domingo, 25 de febrero de 2007

300

El ejército de Persia, una fuerza tan imponente que la tierra tiembla a su paso, se dispone a aplastar Grecia, una isla de razón y libertad en un mar de barbarie y tiranía.
Entre Grecia y esta oleada de destrucción se interpone un pequeño grupo de trescientos guerreros.
Pero esos guerreros son más que hombres...
Son ESPARTANOS.
En 300, Frank Miller, guionista y dibujante de Sin City y autor de las mejores historias de Daredevil y Batman, apostó por un género que en el mundo del comic estaba completamente desahuciado: el histórico. Y lo hizo con geniales resultados, obteniendo varios galardones en los años 1999 y 2000. He de decir que pese a seguir la obra de Miller, no fue hasta ayer cuando adquirí esta obra de arte. Siempre me había hecho dudar su formato apaisado en vez de vertical, que convierte mi estantería en una suerte de montaña rusa con peligrosos salientes...

Frank Miller escribió este texto para su comic Sin City: La gran masacre:

"480 A.C. El rey Leónidas de esparta y su guardia personal de trescientos hombres se prepararon para la batalla. El destino de Grecia estaba en juego. persia había reunido el mayor ejército de todos los tiempos. La tierra temblaba bajo el impacto de su marcha. Los ríos se secaban ante su sed. El ganado era devorado por una especie de Dios hambriento y furioso. Se detuvo, preparado para conquistar la pequeña Grecia, para aplastar ese invento impertinente de la democracia y extinguir la única luz de razón del mundo. los espartanos estaban en desventaja de cien mil a uno, pero Leónidas había elegido con cuidado el escenario de la batalla: el paso de las Termópilas, un estrecho corredor en forma de embudo donde los persas descubrieron que su superioridad numérica era inútil. Los espartanos resistieron lo suficiente para permitir que Grecia despertase y reuniera a sus hijos para la guerra. La esperanza de la civilización se mantuvo viva gracias al valor espartano... y una cuidadosa elección del escenario de la batalla."

Zack Sneider (El amanecer de los muertos) fue quien decidió llevar esta obra al cine. Tras haber visto Sin City, y como se podía mentener en la pantalla el esquema cromático de Miller pensé que eso no podía ser superado. Sin embargo he de decir que en este caso, la diferencia entre la imagen y el comic es minúscula. Pese a que Frank Miller suele dibujar en blanco y negro, en ocasiones (300, Elektra Lives Again) cuenta con la colaboración de Lynn Varley, que aporta un color artístico y atípico, que en este caso se ha contagiado al filme.

"Espartanos, desayunad bien... ¡Porque esta noche cenaremos en el infierno!"

No hay comentarios: