martes, 27 de febrero de 2007

Historias prohibidas de lujuria robot

No fue culpa suya. Estaba programado para el placer.

No hay comentarios: