viernes, 29 de junio de 2007

Dos reflexiones sobre el mundo onírico

"Estoy dispuesto a que se apodere de mí un sueño"

Shakespeare
"Mi experiencia no me permite dudar de que el hombre, cuando pierde la conciencia terrena, realmente habita durante algún tiempo en otra vida incorpórea de naturaleza muy diferente a la vida que nosotros conocemos, de la cual, cuando despierta, sólo perviven los recuerdos más insignificantes y más confusos. De estos recuerdos dudosos y fragmentarios podremos deducir mucho, pero comprobar poco. podemos suponer que en sueños la vida, la materia y la vitalidad, tal como el mundo entiende tales cosas no son forzosamente constantes; y que el tiempo y el espacio no existen tal como nosotros lo comprendemos cuando estamos despiertos. A veces creo que esta vida menos material es nuestra más auténtica vida, y que nuestra vana presencia sobre el globo terráqueo es en sí misma un fenómeno secundario o meramente virtual"
H. P. Lovecraft; Al otro lado de la barrera del sueño
(relato contenido en el fantabuloso libro del que
hablé en otra ocasión y el cual estoy gozando)

No hay comentarios: