martes, 19 de junio de 2007

Leyendas urbanas: el último capítulo de Doraemon

Hoy, en Paranoia con Patatas trataremos otra de esas leyendas urbanas tan difundidas... hoy hablaremos del último capítulo de Doraemon.

Y ahí va la bomba: no existe capítulo final de Doraemon. No existe, nunca se llegó a... a lo que se haga con los dibujos animados. Jamás vio la luz. Uno de los dos artífices de las aventuras del gato del espacio murió (no sabemos como murió, si lo supiésemos tened claro que os lo contaríamos) poco antes de que acabase la serie, y nunca, jamás decidieron como terminarla.

Sí existe un principio. ¿Que no sabéis por qué Doremon viajó al pasado? Pues porque el tataratatara(etc)nieto de Nobita sabía que tenía un antepasado un poco desastre (desde Paranoia con Patatas pensamos que una de las razones era que Nobita era además subnormal y bastante afeminado que era probable que nunca llegase a tener descendencia sin la ayuda de un robot del futuro) así que envió a Doraemon en su ayuda. Esta es la llegada de Doraemon a casa de Nobita:


Si tu llora, gilipollas, que la de veces que te va a salvar el culo el gato azul ese de los cojones.

Sin embargo sí que existieron finales para Doraemon, el manga (vamos, pa la serie no, pero pa los tebeyos sí), que fueron tres diferentes, aparecidos a principios de los 70 en la revista Sogaku.

1. En el primero de los publicados Doraemon le explica a Nobita, que lo de ser un crononauta mola mucho, pero que no es bueno, porque no es bueno. Y que él está encantado de comer pasteles de esos de chocolate (que en realidad son de judías) pero que sintiéndolo mucho, tiene que volverse para su época (año 2112) porque tantos viajeros temporales estaban causando muchos desaguisaos. Doraemon se despide del subnormal de Nobita and gets back to the future.

2. En el segundo final, Doraemon TIENE (aunque las razones las desconocemos, probablemente esté hasta los cojones de solucionarle la vida al puto criajo ese que le está dejando el bolsillo como una boca de riego de tanto sacar cacharros) que volver al futuro, así que le cuela a Nobita que tiene un problema mecánico y que necesita que se lo reparen ya mismo. El niño en cuestión le dice que lo comprende y que le esperará hasta que esté bien, pero Doraemon, que se siente culpable por mentirle (y además, irse así, con ese requemor no le hace bien a nadie, y menos a un gato cósmico) le cuenta la verdad. Así Doraemon vuelve al futuro y se separa de Nobita.


3. En el tercero, Nobita vuelve un día a casa llorando (como siempre) porque Xigante le ha pegado una paliza (como siempre, si yo nunca le entendí cómo no le retiraba la palabra al mamón del Xigante) y Doraemon va y le suelta que se va. Me lo imagino: "estoy hasta los putos cojones de que me vengas con esas mierdas, imbécil, estoy harto de que el Xigante te pegue coño, cuando lo veas cruza de acera, y ¿sabes lo que te voy a sacar del peto?, el bote de betadine. Y me marcho ya, joder". Pero antes de hacer efectivas sus intenciones, él y nobita dan un paseo por el parque... hasta que se encuentran con Xigante. pero esta vez, Nobita le planta cara (me imagino que Doraemon se iría a sentarse a un banco y a cagarse e la madre del niño). Finalmente Xigante se deja ganar porque le da pena ya el niño y Doraemon y Nobita vuelven a casa, a abusar de nuevo del bote de betadine. Esa noche, mientras Nobita duerme, Doraemon vuelve al futuro.

Esos fueron los tres finales del Manga original de Doraemon. Ahora atenderemos a las leyendas urbanas esas del amigo del primo que vio un día en versión original el último capítulo de Doraemon. Si tu amigo te dijo eso nene, te mintió. Estas tres versiones son todas todas todas mentira. Pero algunas son siniestramente graciosas.


1. Doraemon es un sueño de Nobita.

Tiene bastantes variantes. En todas ellas Nobita se despierta y se da cuenta de que todo ha sido un sueño. El cómo y dónde se despierta varía en función de quién te cuente la historia. Puede ser que despierte de un coma, o con una enfermidad terminal, o tetraplégico, o como superviviente de un accidente de coche cuando viajaba con sus padres, ambos muertos.


2. A Doraemon se le acaban las pilas.

A ver, esta es menos dramática aunque no deja de ser una putada. Nobita la vuelve a joder en el cole, yo que sé con loq ue sea, porque Xisuca le miró mal o algo, así que vuelve a casa corriendo a pedirle ayuda a Doraemon... pero Doraemon... está apagado: un ratón le ha robado la pila cósmica. ¿Y ahora que hacemos? Entonces Nobita repara en un artilugio con un calendario y lo usa, viajando al futuro, donde un señor de bata blanca muy amable (en Paranoia con patatas pensamos que ese señor quería algo con Nobita, algo sucio sucio sucio) le dece que pueden hacerle un reset a Doraemon, pero que olvidaría todas sus vivencias y aventuras. Nobita dice que no, que ni hablar (fijo que el gato le debía cien duros) y que ya se las apañará él. Y eso hace. Tras volver a su época, Nobita se cconvierte en un estudiante modelo. Tras casarse con Xisuca y convertirse en un brillante científico al fin alcanza a inventar un chip que devuelve la vitalidad a su mascota robótica cósmica del futuro que cohabita con él y su familia el resto de sus vidas.

En este caso sí se cumplen los deseos del tataratatara(etc)nieto de Nobita, pues su abuelo había pasado de ser un retrasado mental con el cociente intelectual de una ameba a un hombre de provecho (y de paso se había currao a una tia güenorra).

3. La pistola solucionadora de problemas.

Este sin duda, nos parece el más viable de todos.

Haced click encima pa no quedaros miopes.

Y aquí acaba el post de hoy, damas y caballeros. Y hoy hemos hecho frente a un misterio y lo hemos rebentao. Y recuerden, si alguien les dice algún día que conoce a quien vio el último capítulo de Doraemon, péguenle una colleja y échenle en cara el no haber visitado Paranoia con Patatas el 19 de junio de 2007.

5 comentarios:

Musrha dijo...

Pffffffff xDDDDD Casi me escojono conque Nobita es tetrapléjico... : 'Mira lo que hago yo con tu puto Doraemon!!!' Hhahaha, eso se merece un OWNED como una catedral...

Bueno, realmente nunca me he cuestionado si había últimos capítulos de Doráemon... Me preguntaba más cosas de Oliver y Benji, como eso de que si el campo era tan largo que daba la curvatura de la tierra, que si eran atletas de élite, porque nunca se cansaban... Dónde solía estar el árbitro... Etcétera etcétera.

Xou dijo...

Cierto, lo de Oliver y Benji se merece un aparte, pero el caso es que el tema del último capítulo de Doraemon es una leyenda urbana mitiquisima (a mi me habian contado la version de Nobita despertándose en el ohspital tras sufrir un accidente de coche en que murieron sus padres).
En japón, llegó a haber manifestaciones delante de la cadena de televisión, que tuvo que emitir que dicho capítulo no sólo no se haía emitido, sino que no existía.

Neodian dijo...

Aparte del articulo que esta genial ,otra cosa, me mola el detalle de que tienes el blog en blogger, propiedad de google, y tienes los cojones de poner la direccion de correo en hotmail, ole tus huevos.

No es que pase nada pero me he quedado con el detalla, tipo, jamelgas aqui.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Jajajajja me meooo de lo que sale entre paréntesiisss!!! XDXDXD
A mi me han contado en el que Nobita se despierta de un coma despues de un accidente de coche!
Pero yo no me lo creía!