lunes, 23 de julio de 2007

El arte de la guerra, de Sunzi

Una obra a la que siempre se le ha dado mucho bombo es El arte de la guerra, de Sunzi. Hace unos meses que compramos este ejemplear, de la editorial Trotta, prologado por un"licenciado en Filosofía y diplomado en Estudios de Extremo Oriente", y como no, con más notas al pie que Arte de la Guerra.

Se dice que todas sus ideas son aplicables a la vida cotidiana, pero la verdad, después de haberlo leído (y leído rapidito que es un cuasi panfletillo), es justo decir que nanai, que la mayor parte de su contenido es un tratado militar, un ensayo sobre la guerra. Y punto.

De hecho, sólo hay contados detalles aplicables al mundo moderno, y sólo en algunos capítulos. En otros se dedica a dar la tabarra con suministros y demás... pero que coño, Sunzi no tiene la culpa, el escribió un libro sobre guerra, queun atajo de gafapastas subnormales dijese que era la releche y que era totalmente aplicable hoy en día era imposible de prever...

Os dejamos, paa ahorraros cincuenta páginas de lectura, los mejores párrafos, así como el capítulo en el cual se encuadran:

Capítulo I: Cálculos

"La guerra es el arte de engañar. Así, si eres capaz, finge incapacidad; si estás preparado para entrar en combate, finge no estarlo; si te encuentras cerca, finge estar lejos; si te encuentras lejos, finge estar cerca. Si el enemigo es ávido en ganancias, sedúcelo. Si está confuso, atrápalo. Si es consistente, prepárate. Si es poderoso, evítalo. Si es colérico, provócalo. Si es humilde, hazlo arrogante. Si está quieto, oblígalo a actuar. Si está unido, divídelo. Atácalo cuando no esté peparadi, lánzate sobre él cuando no se lo espere. Estas fórmulas propician la victoria a los estrategasm pero no pueden decidirse de antemano".

Capítulo III: Planes Ofensivos

"Por lo general, en la guerra es preferible preservar un país que destruirlo, preservar un ejército que destruir,lo, preservar un atallón que destruirlo, preservar una compañía que destruirla, preservar una brigada que destruirla. Por tanto, obtener cien victorias sobre cien combates no es lo mejor. Lo más deseable es someter al enemigo sin librar batalla con él."

Capítulo IV: Disposiciones

"Los expertos estrategas de la antigüedad trataban primero de seer invencibles para, luego, aguardar a que el enemigo fuera vulnerable. La invencibilidad depende de uno mismo; la vulnerabilidad, del enemigo. por tanto, el buen estratega puede hacerse invencible pero es incapaz de hacer que el enemigo sea vulnerable. Por ello se dice: es posible saber como lograr la victoria y sin embargo no poder realizarla".

Capítulo VI: Lo hueco y lo consistente

"Sé sutil hasta el punto de no tener forma. Se inescrutable hasta el punto de ser inaudible. De este modo serás el amo del detino de tu adversario".

Capítulo VIII: Las nueve variables

"Siempre hay y habrá senderos que no deben ser recorridos, ejércitos que no deben ser atacados, fortificaciones que no deben ser sitiadas, terrenos que no deben ser disputados, y órdenes del soberano que no deben ser obedecidas".

La verdad es que el tratado este, nossotros lo dejaríamos con estos párrafos en lo relativo a la actualidad. Eso sí, si te interesan tácticas militares de la antigüedad, las cuales desconocemos si serán a su vez efectivas en la actualidad, pues el libro es muy recomendable, porque te vas a hartar de provisiones, prisioneros, unidades de élite y envolturas de flancos.

2 comentarios:

Fastfood dijo...

¿SUNZI? CREIA QUE ERA SUN-TZU. BUENO, DA IGUAL. TIENES UN BLOG ESTUPENDO.

El Staff dijo...

Cierto, yo también lo conocía como Sun Tzu, lo que pasa es que se pronuncia Sun Zi (el tzu ese es una cosa rara), así que dependiendo del traductor puedes encontrarte con los dos nombres.
Me alegro de que te guste el blog, un saludo.