lunes, 9 de julio de 2007

Fauna urbana: los pijos

Buenos días queridos lectores, hoy hablaremos de un fenómeno que pulula a sus anchas por nuestras ciudades desde hace ya muchos años: los pijos.
Ancestralmente los jóvenes hijos de las familias acomodadas lucían símbolos que reflejaban su alta alcurnia. Bien fueran las gemas egipcias, los blasones del medioevo, las armaduras ceremoniales de los samurais, los vástagos de los poderosos se distinguían del resto por su aspecto.
Ahora también.


Los ornamentos y las intrincadas heráldicas se han visto sustituíadas por polos de Tommy Hilfiguer y camisetas de Burberrys. Los moños de los samurais han sido sustituídos por cosas como... (preparaos para el horror) ¡ésta!

Si es que no podía ser de otra forma. El pijo medio emplea entre 15 y 60 minutos a cuidar su cabello, disponiéndolo de forma que una parte queda lisa y la otra queda montada sobre el resto de la cabeza (algo así como un decapado, osea) pegándose paulatinamente a su oreja. El hecho de que el pringado de la foto además lleve un polito rosa y la bandera de España no es fruto de la casualidad. Es peor. Es premeditado.

He aquí una serie de indicaciones gracias a las cuales podréis reconocer a los pijos. Son indicaciones que se hacen patentes a simple vista, porque nunca distinguirás a los pijos por sus ideas. No tienen. Ya claro, tú dirás, "pues ya está, si no tienen ideas es que son pijos", pero nada más lejos de la realidad. Los bakalas, los breakers, los tuneros, los emos... ninguno de ellos tiene ideas. Tampoco entraremos en su forma de hablar porque e de sobra conocida, osea jaja piopio blabla.



1. Si es una "chica" y lleva un collar o una pulsera de bolas de plástico la leche de gordas cual Wilma Picapiedra... ¡ES PIJA!



2. Si es un chico y lleva ropa del Zara de niños... ¡ES PIJO!

3. Si lleva pulseritas de cuero, o peor, de cuero con conchas de estas de la Toja o alguna prenda de ropa con la que intente irse de underground... ¡ES PIJO!

4. Si lleva camisa y un jersey anudado alrededor del cuello... ¡ES PIJO!

5. Puedes reconocerlos también por la forma en la que gustan de sacarse fotos. Si cuando se sacan una foto con otro tío lo hacen pegando sus caritas y abrazándose homoeróticamente... ¡SON PIJOS! (a los pijos les gusta sobarse, tocarse el bíceps y esas mariconadas, con perdón).


6. No nos olvidemos del ya mentedo polito rosa... ¡ES PIJO!


O algo parecido al jefe de la foto... madre mía, no será rosa pero... vamos, que también ¡ES PIJO!

7. Por último, si en alguna ocasión les producís un a herida y en vez de sangre surge de ella un ácido altamente corrosivo capaz de fundir el mismísimo plomo... ¡ES UN PIJO!

Ahora que ya sabéis reconocerlos... evitadlos a toda costa, se rumorea que es contagioso. En caso de que creas que has podido infectarte... ya sabes lo que tienes que hacer.

No hay comentarios: