viernes, 13 de julio de 2007

La dura vida del esbirro, vol. 2

Ahora con pistolas.
Si no lo recordais os lo recuerdo yo. Hace unas semanas planteaba las que a nuestro juicio eran las mejores luchas contra esbirros del cine, pero por aquellas no valían pistolas. Pues bien, hoy sí valen pistolas, asi que aquí van las cuatro mejores.
Desperado

Cuando vi por primera vez esta escena, hace ya muchos años, descubrí lo chula que podía llegar a ser una película. Luego iba bajando, pero esta escena, en la que moría hasta el barman era la apoteosis. Hay que recordar que Quentin Tarantino moría durante esta escena, pero esa parte ha sido cortada. lo hemos hecho en señal de amistad con Quentin, para que no lo interprete como una amenaza y deje pacíficamente de hacer pelis de mierda.

Asesinos de reemplazo

Cuando Chow Yun Fat voló a Hollywood para continuar haciendo el mismo papel de siempre: el de asesino a sueldo en pelis de John Woo. Es decir, antes de que empezase a hacer mariconadas del calibre de Ana y el Rey.
Propongo un concurso: ¿Cuántas pistolas usá John Lee durante el tiroteo?

The Matrix

A estas alturas esta escena es ya un clásico, pero no podía faltar en un recopilatorio de tiroteos. Aquí empezaban las balas de verdad, eso sí, hay que reconocer que cuando se pegaba con Smith un cuarto de hora después, ya cansaba la ostia y estabas deseando que se acabase, pero esta escena del hall era la bomba.

Los Intocables
Esta escena se merece estar en el ranking ya no sólo por su espectacularidad, sino por lo mititiquitiquísima que es. Parodiada en sinfinidad de películas, asociada al Acorazado Potemkin en infinidad de ocasiones. Un genial colofón para tremendo peliculón.
¿Cómo? ¿Qué no pasa nada, que es un rollo, que es muy lenta? Y qué si es lenta. Es la ostia y punto, amosvengaombre...

No hay comentarios: