miércoles, 11 de julio de 2007

Las series, capítulo dos: nuestra adolescencia

Tras haber hablado de las series de la infancia de los miembros de la redacción, hoy pasaremos a hablar de las series de nuestra adolescencia. La adolescencia, según la wikipedia es un continuo de la existencia del individuo, en donde se realiza la transición entre la infancia y la edad adulta. La edad adulta... En fin, la edad adulta aún no ha sido alcanzada por muchos de los miembros de la redacción, psicológicamente, claro, pero bueno, entendemos que la adolescencia recorre la época de nuestras vidas que va desde los 12 a los 18 años, como si fuésemos personas normales y no dioses hachos carne y calamares nacidos en los albores de la aparición del cosmos.
Sin más dilación, aquí va nuestro repaso (hemos obviado Salvados por la Campana porque ya le hemos dedicado el tiempo suficiente la semana pasada).
El Príncipe de Bel-Air


Esta serie era bastante graciosa por muchas cosas; entre ellas, el gra papel de Will Smith, que hacía de sí mismo, partiendo de los barrios bajos de Philadelphia para vivir con sus tíos porque era un traste y un hijo de la grandísima puta.

Y allí se fue, con los gentlements de Bel Air, una de las zonas más pija de los yuesei, donde en un principio desencajaba, pero al final se convertía en el rey del mambo.

Aparte del humor gamberrete y zascandil de la época del que hacía gala el bueno de Will, la serie triunfó porque podía aunar muchos tipos de gags por lo particular de la familia Banks, siempre dentro de una normalidad cuasi-creíble. Por un lado teníamos al tío Phil, quien solía hacer gala de un humor violento, con amenazas del tipo de "soy juez, puedo hacer que eso ocurra"; estaba Carlton, que aportaba el toque de secundario cómico y niño de papá, al mismo tiempo que realizó una de las mejores imitaciones de Tom Jones que se han visto en una serie de televisión; el humor fácil, el de reírse de la subnormal de Hillary; y, por último, el humor de Jeffrey, el más sarcástico de los habitantes de esa casona que era la repolla.

Otro de los puntos de la serie era el MC Jazzy Jeff, con el que Will popularizó la coletilla poor todos de sobra conocida y que siempre era arrojado fuera de la casa por el tío Phil, quien no lo quería como novio de su hija mayor... aunque recuerdo un capítulo en que se la ligaba, pero creo que el capítulo terminaba con él siendo lanzado fuera de la casa.

Los Simpsons


¡Que levante la mano quien piense que hace unos años que esta serie se fue a tomar por el culo para convertirse en bazofia pura! Joooder, tampoco levantéis todas a la vez, que escándalo, si ya lo decía yo...

Matt, sé que leerás este artículo, espero que no me guardes rencor, pero joder, no hay más que sacar de ahí, ya está, ya se acabó... ¿por qué no reúnes a unos buenos guionistas y haces una temporadita más de Futurama?

Os dejamos (porque somos unos tíos molamucho) también dos webs:

1. ¿Recordáis el capítulo en que Homer ganaba el Pulitzer haciéndose pasar por El Señor X? Pues esta es su web: http://www.mrxswebpage.com/

2. La web, bastante buena y completa de la película que se estrena a finales de mes: http://www.simpsonsmovie.com/. Si yo fuese Dios (no os diré si lo soy o no), haría que la serie terminase con la película. Pero creo que Matt no tiene pensado eso, sino más bien torturarnos con más bazofia de episodios en los que se cuenta una historia aglutinada en 20 minutos.

Futurama
Cuando salió todo el mundo la comparaba con Los Simpsons. La mayor diferencia entre estas dos series era el carácter de los personajes, que, a diferencia de nuestros amarillos colegas, no se quieren en absoluto, es más son todos unos bastardos hijos de siete padres.

Cosas de Casa

Paralelamente a "El Príncipe de Bel-Air", existían multitud de series de afroamericanos que siempre pertenecían a las clases altas de la sociedad, viviendo en una casona inmensa, con una familia inmensa.

La serie se pensó, en un principio como un núcleo familiar común, hasta que contrataron tras un casting al Urkel, para interpretar al vecino y compañero de clase de Laura. Resultó un exitazo, puesto que el friki en cuestión acaparó grandes elogios, y ya tras la segunda temporada se convirtió en el protagonista.

Sobre los miembros de la familia destacaré tres puntos:

1. Reginald Veljohnson, el policía de La Jungla de Cristal, era un pedazo de personaje. Amén de haberse encasillado en el uniforme azul, y de odiar a Urkel, protagonizó momentos memorables, como cuando se subió a la cinta de correr del gimnasio de policía sin saber que un psicópata había colocado una bomba con el fin de acabar con su jefe (otro mítico personaje de la serie).

2. La hija menor de Carl ¿cómo que quién?Claro, quizá no la recordéis, pero la regordeta de Laura tenía una herman pequeña... quien llegado un punto descubrió que se ganaba más con el porno y se pasó a ello.

3. Los personajes... desaparecían... le sucedió, además de a esa hija menor, a la tía Raquél. El colmo fue cuando, para la última temporada cambiaron a Harriett, porque la original se había pasado al teatro.

Expediente X

Esta pedazo de serie era la requetegaita, una de las primeras series de auténtico culto que llegaron a nuestras pantallas, durante las noches de los jueves de Tele 5.

Sin duda Mulder y Scully marcaron la adolescencia de todos y cada uno de los miembros de la redacción, que jamás se someterán a una operación de cirugía estética; que siempre vigilan a sus hermanas pequeñas no sea que les pase algo; que no se sienten seguros cuando escuchan como las cañerías del baño suenan como si algo se deslizase en su interior; que jamás se meterían en una casa de paletos tejanos; que nunca comerían productos salidos de una factoría cuyo slogan fuese "buena gente, buena comida"; que siempre correrán en dirección contraria a un campod e maíz; y que siempre desconfiarán de los hombres serios que fuman. Algunos de ellos, cuando tienen un problema incluso colocan en la ventan de su cuarto dos tiras de esparadrapo formando una X...

El mayor contra de esta serie es que cada temporada en DVD cuesta... 120 euros.

Policías, en el corazón de la calle

Sí, una serie española, increíble ¿no? ¿Cómo dices, cacho gafapasta pesao? ¿Que qué? Anda, El Comisario, te lo puedes meter por el culo; Periodistas, también; Hospital Central, también; y si no te callas la boca acabaré publicando que el que te ponía de compañeros era Quimi, y no Valle. Que tienes una cara de bobotonto...

Esta serie era la única quenos ha gustado en la redacción de todas las paridas en la España reciente. Personajes como el de Pedro Casablanc (Ruso, el tipo más macarra y duro de la comisaría), o del genial Jose María Pou (Ferrer, el inmediato superior de los protagonistas) siempre quedarán en nuestra memoria. Tampoco olvidaremos esa forma de terminar los capítulos, plantando la cámara en el suelo dos minutos antes del final, obteniendo una perspectiva dela escena desde abajo que quedaba la gaita de bien mientras sonaba la musiquilla.

No nos ruborizamos si decimos que si estuviese disponible en DVD, la adquiriríamos.

Walker, Texas Ranger

Chuck es Dios. Siendo él patrocinador de Paranoia con Patatas, y nosotros fans acérrimos de su persona, no podemos hacer menos que rendirnos ante el mejor papel que ha interpretado... Walker, el puto amo de las tollinas, el rey de la patada giratoria, el de "¿Eres de los Seals?" "No, soy un Ranger de Texas". Buf, es tan chulo que mea colonia, eso son personajes de verdad, y no el resto.

Esas peleas de dos contra cinco, acompañado por el Ranger Trivette; esos capítulos extraños de flashback ambientados en el salvaje oeste; esos crossovers entre villanos; esa manía por salir con una fiscal cuyo lei motiv era condenar a todo el mundo a muerte, pero eso sí, a "una muerte legal". Si es que era el puto amo.

Rescato el mejor diálogo de la serie, poco después de que derrotasen a los malos y un estudio hollywoodiense les pagase por llevar a la gran pantalla su historia.

Trivette (el ranger negro): Una película sobre nosotros ¿eh? Increíble... pero... ¿quién nos interpretaría?

Alex Cahill (la ayudante del fiscal): Buff, a mí... a mí me encantaría que lo hiciese Michelle Pfeiffer...

CJ (el viejo de pelo blanco, ex ranger): Vaya, yo creo que Anthony Hopkins podría interpretarme perfectamente... (todos ríen)

Trivette: Denzel Washington. Denzel podría hecer de mí... Y tú Walker... ¿quién podría interpretarte a tí?

Walker (El Hombre): No sé Trivette... la verdad es que...

Trivette: Un momento, ¿sabies quien te podría hecerlo? Chuck Norris (todos ríen y asienten)

Walker: ¿Chuck Norris? ¿Chuck Norris? Vamos a ver, Trivette, a tí te interpretaría Denzel Washington, que tiene un Oscar; a tí, CJ, Anthony Hopkins, que tiene otro Oscar; y a Alex, Michelle Pfeiffer, que también tiene otro Oscar... Y a mí... ¿Chuck Norris? ¿Quién es Chuck Norris comparado con esos tres?

Trivette (con mirada decidida): ¿Qué te parece cinco veces campeón del mundo de artes marciales?

Walker (esbozando una sonrisa): Mmm, ¿sabes qué te digo? Chuck Norris no estaría mal.

Si yo fuese Chuck Norris también estaría encantado de haberme conocido.

2 comentarios:

Pau dijo...

Y frasier por dios!!!!!!!!!!!! Aparece el tarado del chuk norris y no frasier crane?!!!

El Staff dijo...

En Paranoia con Patatas odiamos al doctor Frasier Crane.