miércoles, 18 de julio de 2007

Las series, capítulo tres: nuestra (in)madurez

Con este artículo cerramos el ciclo de series de nuestra vida. Tras haberos dado la chapa con las series de nuestra infancia y de nuestra adolescencia, llegan las series que seguimos actualmente, que, como es lógico, puesto que somos hombres ocupados y penasmos que la mayoría de las series son la copia de una copia de una copia, son realmente pocas. Así que... ¡allá vamos!

Los Soprano



Todo lo que tengo que decir sobre la que para mí es la mejor serie de televisión que se ha hecho úlltimamente está dicho ya en el artículo de Los Soprano de la A a la Z.


Padre de Familia

Hace ya algunos años que Peter Griffin y su familia entró en nuestras vidas. Primero sólo lo veían algunos frikazos, después los gafapasta decidieron unirse (por su humor sardónico y poco habitual, así como transgresor murga murga murga murga...) y cuando definitivamente La Sexta compró la serie ésta llegó al fin al gran público.

Hay quienes los califican de una copia de los Simpsons (porque los simpsons significaron un hito en la historia de la animación irreverente murga murga murga murga...) pero la realidad es que podría calificarse de evolución. Mientras que Homer y cía ven como de sus bocas manan sus últimos estertores de vitalidad (joder, que prosa llevo hoy) surge un tipo más gordo, más tonto con un humor muco más burro, y por lo tanto histriónico que el suyo. Es la evolución...

Héroes

Si no os planchamos la intro es porque realmente la única intro común dura pocos segundos y se resume en la imagen de la foto.

A estas alturas poco queda por decir de la serie que ha sido la revelación de la temporada. Personajes (en su mayoría, odio a Peter "llorón" Petrelli) interesantes, actores revelación, una trama argumental que empieza bien y acaba bien en lo que respecta a la mayoría de las historias pero se descontrola demasiado en lo referido a otras (joder con la puta animadora, es que llega un punto en que deseas que sea ella la que explote y se vaya a tomar por saco toda su familia de descerebraos, empezando por la guarra de su agüela). Como hemos dicho en otras ocasiones, nos gustaría más que una vez terminada la trama argumental la serie se cerrase (imposible teniendo en cuenta el final) y que no tuviese oportunidad de degenerar, puesto que creemos que una serie de este tipo puede tener un márgen de degenere absoluto.

Hermanos de Sangre



Hace ya unos meses que en la redacción adquirimos la primera temporada para visionarla a gusto. Hemos de decir que en principio nos decepcionó un poco, principalmente el doblaje, que recuerda a telefilmes de las cuatro de la tarde de Antena 3, pero pronto nos enganchamos a la historia de la Compañía Easy, desde sus peripecias en Normandía hasta el ataque al "Nido de Águilas" del Fürer.

Lo que más nos gustó, sin duda, fueron esos movimientos de cá,mara corriendo entre los tiroteos en ciudades ruinosas igualitos que los de salvar al soldado Ryan. Quizá lo más coñazo sean las entrevistas (que sí, que son reales, y son muy pero que muy interesantes :P) a los excombatientes de la 2ªGM, protagonistas verídicos de estas grandes historias.

Smackdown


Para unos ex-adictos del Pressing Catch que realmente se comportan como "niños grandes", la aparición de este show ha sido un acontecimiento cojonudo. Volver a ver a estos cachalotes especializados en caídas y brutalidades varias y a esas jamonas que se tiran de los pelos es, por lo menos, conmovedor.

De lo que no estábamos tan al tanto era de que se trataba de una serie con argumento, con acoontecimientos paralelos, algo que sin duda lo hace mucho más atractivo.

Cálico electrónico

Pese a no ser una serie televisiva, sino que sólo está disponible en la web (bueno creo que también sacaron la primera temporada en dvd, pero con el debido respeto hacia Nico y sus amiguetes, pagar 15 euros por seis episodios de tres minutos cada uno es poco menos que un atraco).

La web de cálico (que ya figuraba en nuestra O.E.A. al margen derecho) alberga las peripecias de este superhéroe, peripecias que os recomiendo porque los episodios son realmente buenos. Quizá hacia el final haya un pequeño bajón, pero que coño, es una serie gratis y en flash... se les perdona. Al poco tiempo, el sensible lobombre, los niños de San Ildefonso, y el "dudoso" Cálico Lúbrico serán vuestros enemigos preferidos.

Lo que sí ya no está a la altura es su secuela, Huérfanos electrónicos, principalmente por la ausencia de Cálico.

Otro puntazo de la serie son las tomas falsas, que se nos ofrecen al final de los diferentes episodios. Cerraremos este ciclo sobre series con un genial colofón, las tomas falsas de Una historia de Amor.


No hay comentarios: