viernes, 20 de julio de 2007

Top Ten: Escenas más macarras del cine

El pueblo ha opinado, y tras varios días de apretada votación, la opción de las escenas macarras se ha impuesto de forma pírrica a la de las cachondas de los videojuegos. En la redacción de Paranoia con Patatas nos hemos esforzado para encontrar las escenas más macarras jamás rodadas, aquéllas en las que el prota es más duro que un clavo en un ataúd, y en las que la idea de vértelas con él te provoca una horrorosa sensación de pánico. Y lo hemos conseguido. Ahí van.
10. La Jungla de Cristal



Tras acabar con uno de los doce terroristas del edificio Nakatomi, a John McClane no se le ocurre mejor idea que sentarlo e una silla y dedicarles felices pascuas al resto del club del gatillo fácil. Sin duda, una macarrada única, digna de uno de los mayores macarras del cine. Y es que esos aires de policía descuidado e irónico son lo que convierten a John en una auténtica mosca cojonera.

9. 300



¿Cómo iba a esperar los arcadios que Esparta sólo enviase a 300 hombres a las Termópilas? Aquello parecía una broma de mal gusto. Pero claro, no contaban con que esos hombres eran espartanos, que llevaban siendo machacados desde niños, que se curraban los abdominales muchísimo, que repartían tollinas como nunca antes se habían rodado y que su mayor deseo en la vida era morir por Esparta. Tremenda macarrada la frase final de Leónidas.

8. Arma Letal



Martin Riggs, uno de esos personajes que, como John McClane o Kasey Ryback se han ganado un hueco e nuestros corazones tras sagas de trepidantes aventuras y películas con más explosiones que diálogos.
En esta ocasión vemos como Mel debe hacer bajar a un suicida "porque su jefe le está mirando desde abajo". En esta escena, macarra como pocas, podemos empezar a hacernos una idea de las tendencias suicidas de Riggs.

7. El Bueno, el Feo y el Malo



Esta película es, de por sí, la macarrada más grande que se había parido hasta su fecha de estreno. Frases como "hay dos tipos de hombres, los que tienen el revólver cargado y los que cavan" han hecho que esta cinta pase a la historia. Grande Clint, grande.

6. Lock, Stock and Two Smoking Barrells



El mayor problema para entender esta escena es el hecho de que hablan en una jerga barriobajera de la ostia, loq ue motivó que el director decidiese incluír los sutítulos en inglés. Como podési ver, nadie debería de interrumpir a Ruby Breaker mientras ve el fútbol. Se vuelve relativamente peligroso. La escena es cojonuda por el paso a paso que se va viendo, el como primero saca el extintor y a continuación se pide la bebida más alcohólica del bar. Que buenos tiempos.

5. La Chaqueta Metálica



Si existe un tipo realmente odioso en el cine, seguro que es al menos tan odioso como el Sargento de artillería Hackman, protagonista de una de las escenas de violencia verbal más fuertes del cine, y sin dudarlo, del tramo más violento de La Chaqueta Metálica. Su manía de amenazar a los reclutas con fornicarlos hasta sus mismísimas entrañas es lo que le hace particularmente molesto y nocivo de escuchar.

4. La Roca



Otra macarrada sin precedentes, pese a que todos sabemos como acaba... En fin, la música del siempre genial Hans Zimmer unida al par de cojones del tamaño de sandías brasileñas que se gasta el Comandante Anderson manteniendo una actitud resignada a la par que macarrilla, hacen que sea una de las escenas preferidas por los miembros de la redacción. Sin palabras nos hemos quedado.

3. Snatch, Cerdos y Diamantes



Una vez, a Tony le disparó un chicano. Lo hizo en una barra americana londinense, y lo hizo seis veces. Cuando el revólver del chicano quedó en silencio, Tony se acercó a él con un gigantesco cuchillo mientras repetía "ahora sí que la has cagado". Hizo que tras extraérsele las balas le fabricasen moldes de oro para poder implantárselos en la dentadura. Desde entonces se le conoce como Tony "Dientes de Bala", y es uno de los mejores papeles interpretados por Vinnie Jones (partiendo de que Vinnie Jones siempre hace el mismo papel... SU papel).

2. El Último Boy Scout



Realmente cualquiera de estas dos escenas podría ostentar el número uno de nuestro ranking, sin embargo, la veteranía y el resto de la película ha pesado en favor de nuestro ganador, y ha dejado a Bruce en segundo puesto.
No diremos nada más, simplemente que El Último Boy Scout es un peliculón, tachada de mala o zafia por algunos estúpidos gafapastas que califican de obra maestra bodrios como Annie Hall o la última de ese director kurdo de cuyo nombre no me acuerdo.

1. Harry El Sucio



La escena ganadora es una de las más famosas del personaje, "¿te sientes afortunado?". Ha sido frustrante no encontrarla en castellano, peor bueno, habla lo suficientemente lento como para que se le entienda. Si es que a Clint, cuando se pone el traje de Callahan y empuña la magnum (si pudiese reencarnarme en un objeto, sería en la pistola de Harry el Sucio) no hay Dios que le tosa.

2 comentarios:

zonulacatro dijo...

Os habéis dejado una grande en el tintero (aunque sólo pa primera mitad): EL SARGENTO DE HIERRO, aunque bueno, habiendo puesto al Clinis de Harrilsusio pos os lo perdono...

El Staff dijo...

Tiees más razón que un santo, esa película es un compendio de escenas macarras entrelazadas. Pese a no haberla puesto en este post, sí que hay varias frases del Sargento Hackman, como su célebre tarjeta de presentación:"Soy el sargento de artillería Highway. He bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más polvos y he chafado más huevos que todos vosotros juntos, capullos"
Un saludo.