miércoles, 8 de agosto de 2007

Cuentos desde la Cripta

Hoy, en Paranoia con Patatas recordaremos a una de esas series que nos hacían sentarnos gozosos ante el televisor, con una sonrisa en la cara y una canción en el alma. Hoy, damas y caballeros, hablaremos de Historias desde la Cripta.



Ay... qué mejor que la maravillosa musiquita de Danny Elfman para llevarnos al encuentro del Guardián de la Cripta, quien nos hará de cicerone de las más increíbles, terroríficas y macabras historias de la televisión de principios a mediados de los 90. Ésta era una época en la que la gente ya se había acostumbrado a las películas de terror, pero temas como el sexo, la profanación o la desnudez no estaban muy bien vistas en la pequeña pantalla.

La serie está basada en un comic de los cincuenta que nos presentaba exactamente lo mismo: una serie de historias de terror, siendo pionero en el género dentro del mundo del noveno arte.

Pero no os penséis que, de buenas a primeras, ahí por los novente les dio por llevar a la pequeña pantalla una serie sobre un comic de los cincuenta. No. Esto ya había sucedido allá por el año 1972, cuando HBO sacó la primera versión de esta serie.



Death lives in Tales From the Crypt

Pero basta de cosas aejas, volvamos a los noventa. Sin duda, el punto fuerte de la serie, el que hace que ésta tenga una legión de seguidores por todo el mundo, y otros tantos que deseamos que vuelva, es el Guardián de la Cripta, ese cadáver cochambroso y semidescompuesto que, a veces acompañado de una o dos jamonas, o de un macete de carnicero en otras ocasiones, nos narraba las terroríficas y arrepiantes historias que conteían sus polvorientos volúmenes.

Mira que no era feo ni nada el condenao...

Aquí podemos verle jugando al piedra papel tijera con La Muerte, si es que el tío siempre fue un cachondo...



No contentos con esta serie, pronto sus productores dieron el salto a Hollywood con sus dos filmes. En primer lugar surgió Caballero del Diablo (Demon Knight), película que hemos visto como poytorrochocientasmil veces, en la que un grupúsculo de variopintos personajes debían proteger la sangre de Cristo de las hordas demoníacas. Vamos, que a todas luces, un lujazo de película (ya estáis poniendo a trabajar la mula o el ares pequeños cabroncetes). A continuación sacaron Bordello of Blood, en la que era algo parecido pero con vampiretes.

En definitiva, que nunca es tarde para rememorar irreverentes y escalofriantes historias de miedito. Por último, os ejo un trocito de un capítulo, para que veáis lo bien que sale uno de nuestros Mitos de la Farándula.

No hay comentarios: