martes, 14 de agosto de 2007

Fauna urbana: los pijopunks

Finalmente y tras varios días de intensas votaciones, el Pueblo ha hablado, y el colectivo del que hablaremos serán los Pijo-punks (también llamados “pijos-patinete”).
El aspecto de estos seres viene determinado por una mezcla de estilos derivada de su propio nombre:
Punk: movimiento derivado del rock surgido en los años 70, caracterzado por el pensamiento anarquista, una actitud violenta de sus integrantes y por llevar prendas antiestéticas.
Pijo: persona caracterizada por llevar prendas costosas de teórico “buen gusto” y con unos modales muy marcados.
Físicamente la subespecie de los pijopunks desconoce la estatura media casi en su totalidad, puesto que los seres que la componen acostumbran a dejarla lejos, sea por exceso o por defecto. Acostumbran a su vez a ser delgados, y no por matarse en el gimnasio, sino porque muy a su pesar, esa es su constitución.


Un dato a tener en cuenta es que piensan que lo que para ellos no es punk, no es guay, aunque lo que para ellos es punk para un verdadero punk no sería ni la mitad de punk de lo punk que ellos piensan que es.

Cómo ser un pijopunk en diez sencillos pasos:
1. Empecemos por la cabeza: para ser un pijopunk tienes tres opciones. La primera, la menos agresiva sobre tu organismo es comprarte una gorra y ponértela mirando para Cuenca. No te equivoques, no eres un cani ni un bakala, esa gorra no puede ser de los chinos ni de naik, ha de ser una gorra de camionero (de esas que llevan malla atrás) llena de cuadraditos e insignias de grupos neo-punk (aún no hemos entrado aquí, pero ya verás ya te vas a hartar…). En segundo lugar, si eres pijo de nacimiento y esta es tu mera evolución en pos de esa personalidad de la que careces pero añoras encontrar, puedes optar por dejarte el pelo pijo de toda la vida, el que va montado sobre el otro lado y cae ligeramente sobre tu frente, pero haciendo que caiga un poco menos ligeramente (aunque pueda parecer algo emo, es también sencillo, y tal y como te vas a vestir nadie te confundirá con uno de esos otros subseres…). La tercera posibilidad viene siendo echarte laca y rizarlo ligeramente, hasta que aparente ser un casco. Se dice que esta última opción puede causar daños irreversibles en tu cerebro, así que ten cuidado.
2. De la cabeza daremos el salto a los pies: repite conmigo “soy un pijopunk”. Bien, pues ahora dime ¿qué pintas tú con esas puma? Amigo, estamos hablando en serio. Tíralas a la basura, deshazte de ellas. Ahora vamos a lo que vamos. Tus zapatillas deben ser zapatillas de alguna de estas cuatro marcas (es fundamental que sean de marca y no paleras, cachogañán): Converse, Adio, North Star o Vans (también llamadas “zapatillas de la abuela”) de las anchas anchas eh (que pongan VANS bien grande). Si el calzado que has elegido acepta cordones preocúpate por NUNCA usar lo que vienen con las propias zapatillas. Compra unos nuevos, de colores que destaquen, y no te los ates bajo ningún concepto.

3. Vestimenta general: al principio, para cubrir tu delgada figura de torso para arriba podrías conformarte con una camiseta de Blink-182. Así la gente ya sabrás que no eres como todo el mundo. Después debes ir haciendo algo que no has hecho en tu puta vida: tratar de buscar una serie de prendas que definan tu estilo. Han de ser raras, sin necesidad de recurrir siempre a la marca Merc o que tengan siempre cuadraditos al estilo Vans. Hay muchos grupos de música pijopunks que comercializan gran cantidad de camisetas para que retardados mentales como tú las compréis. ¿A qué esperas para hacerte con una camiseta de The Offspring o Green Day (aka. Gay Day)? Las calaveras caricaturescas también son muy socorridas. Si eres chica bastará con un top, ¿para qué una incómoda camiseta, cuando con un top eres mucho más rebelede? En cuanto a tus delgadas pero fibrosas (al menos es lo que tu dices) piernas deberías optar por pantalones SIEMPRE vaqueros, eso sí, tendrás que tener un montón de vaqueros. Los que llegan a la rodilla, los que llegan un poco por debajo de la rodilla cerca de los tobillos, los que son muy apretaos (los últimos que compró tu hermana en el Bershka servirán a este propósito) y, finalmente, los que no dejan que se vea tu calzado pero sí tu calzoncillo. Con uno de cada te llegará, recuerda: un verdadero pijopunk no viste el mismo pijopunkismo dos días seguidos.

4. Complementos. Los cuadraditos estilo Vans son fundamentales, debes tener al menos unos tirantes, una corbata y una o dos muñequeras de cuadraditos. A mayores no deben faltar en los cajones de tu dondeseaqueguardesesamierda alguna pulsera de pinchos, y muchas de cuero de estas que venden en cualquier puesto ambulante, para darte un toque grunge. Nunca sobra un collar de trisómico, estilo el de Ismael del Gan Hermano, y si vas a la playa nunca dejes en casa una tobillera con conchitas. Las gafas de sol deben ser de espejos, y lo más estrafalarias posible.

5. Cosas más caras. No eres un bakala ni un cani, tu medio de transporte es el autobús, así que no hablamos de esas cosas. Hablamos de cosas… inútiles. La batería es el instrumento musical que a partir de ahora siempre has querido tener, así que, como ya sabes como esquilmar a tus viejos (mamá o papá son dos términos que nunca dirías, estás en la onda) pídeles la batería. No hace falta que la toques nunca, sólo que la tengas y que todo el mundo sepa que la tienes. Por otra parte, antes de esto deberías comprarte un monopatín, para así poder ser como el sk8ter boy de Avril Lavigne… ¿Qué aún no hemos hablado de música? Pues va siendo hora…
6. A partir de ahora sólo escucharás música de los siguientes “grupos” y “temas”: Blink-182 (All the small things y Dammit), Sum 41 (In Too Deep y All Killer No Filler), Green Gay (Boulevard of Broken Dreams, Basket Case y Holyday), The Offspring (Conspiracy of one), Avril Lavigne (Sk8ter Boy) y Good Charlotte (alguna de las mierdas que canta esta gentuza).
7. Ahora que ya vistes como un pijopunk, tienes las cosas que ellos tienen y escuchas lo mismo que ellos, llega la hora del dolor, pero no te preocupes, no es mucho dolor, aunque para ti, que pese a ir por ahí con el monopatín temes a los codos y rodillas peladas quizá sí lo sea. Hazte al menos un piercing. Si eres chico con un pendiente o uno en la ceja o labio bastará, si eres chica el del ombligo es casi obligatorio. Una vez te lo hayas hecho cuéntale a todo el mundo lo mucho que te dolió y lo mucho que se te infectó en los días siguientes. En definitiva, lo mucho que te lo curras para ser molón.
8. Repasemos tu actitud, tu forma de comportarte. Un pijopunk debe saber comportarse en parte como un emo (mirada siempre hacia el suelo, cabeza gacha que sólo se levanta para que el pelo deje de estorbarte delante de los ojos), en parte como un pijo (sintiéndote superior aunque no lo demuestres a todo el mundo y pidiéndole siempre dineros para todo a tus allegados, por lo que eres tú no vas a dar golpe en tu puta y miserable vida).

9. Puedes llegar a montar una banda de pijopunks con tus colegas, a la que dar nombres como los siguientes: Burla 56, 74º de alcohol, 69 enfermos o 100 de salchichón (todos estos verídicos). Lo habéis pillado: número y nombre y que tengan un mínimo de sentido.

10. Si has cumplido todos estos pasos y no quieres recurrir al método del nudo corredizo o del tiro en la sien, haz un favor a la humanidad y vasectomízate.


Aquí concluye nuestro análisis. Y recordad: si quieres ser guay y gastarte un montón de dinero en ropa sin por ello renunciar a horripilar a tu madre, hazte pijopunk.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hey somos 100 de salchichon, primero gracias por hacernos saber que somos reconocidos tan lejos, aunque su critica burda, ridicula y sin sentido hacia nosotros es un poco vergonsosa, nos esforzamos por hacer musica que nos haga sentir bien, ademas generalizar es un poco estupido y mas para alguien que no tiene una vida y que en vez de eso hace criticas pateticas a personas que si la tienen, para terminar gracias porque eso es publicidad gratuita.
jajajajajaja maldito gilipollas los españoles apestan como los detesto ah viva Colombia y 100 de salchchon!!
imbecil... :)

Pedro dijo...

Siempre agrada ver que una persona el capaz de hacer una crítica constructiva, educada y sin caer en el insulto. Así, sí.

También resulta revelador que alguien diga:

'generalizar es un poco estúpido' y luego diga que 'los españoles apestan'

Y que finalmente escriba mal el nombre de su propio grupo, para rematar la faena del todo.

Lo único que pido a dios es que cuando por fin cambie el gobierno en Colombia y el padre de este personaje tenga que huir del país, que por favor, no decida inmigrar a España y que su bella descendencia le acompañe.