domingo, 12 de agosto de 2007

Juguetes molamucho vol.1: He-Man

En Paranoia con Patatas hemos decidido emprender un nuevo ciclo recordando aquellos años de nuestra infancia. Cuando un estúpido gafapasta repasa su infancia es para recordar como odiaba al estúpido Naranjito y como lo ama ahora... y es que la infancia de los gafapastas acostumbra a ser traumática, desgarrada por pinceladas de indefinición en cuanto a su personalidad u orientación sexual. Por otra parte, en la redacción debemos decir una cosa, y la diremos bien alta: la infancia mola. Entre otras cosas mola por la cantidad de geniales juguetes que existían. Y no nos referimos ni al trompo, ni al yo-yo, ni a las canicas (aunque aquí seguimos echando de cuando en vez unos vicios a estos juegos para no perder la práctica por si algún día inventan una máquina que te permita volver a ser niño), no señor. Sino a muñecos que representaban a indomables guerreros, que luchaban contra las más terribles amenazas. Y es a éstos pequeños granujas a quienes dedicaremos el ciclo "Juguetes molamucho", que arranca hoy con un protagonista simplemente obligado... He-Man y los Masters del Universo.

Aquí tenéis al autoproclamado "hombre más poderoso del mundo", al defensor del castillo Greyskull, a Adam, príncipe de Eternia. En definitiva, aquí tenéis a He-Man. Esto sí es un muñeco y no las basuras que hacen hoy en día, como ese asexuado Action Man (atención padres, se ha comprobado que este peligroso muñeco incita al metrosexualismo, y de ahí a la indefinición sexual, y de ahí a Dios sabe que atroces comportamientos). No hay más que mirar a Adam para comprenderlo... hombros de motero, bíceps gigantescos, antebrazos que parecen muslosy esa gran cantidad de músculos que se mean por encima de todo atlas de anatomía que pueda manejar un ser de este planeta. Esa piel de becerro rojo autóctono de Eternia con la que se cubre pies y partes nobles y ese arnes son lo único que necesita un guerrero de verdad parqa combatir, no como este action-man corresponsal de guerra (o Félix Rodríguez de la Fuente) joder, que ya toman a los niños por subnormales. Y es que joder, no le era más fácil hacer un travelling que colgar a este alelao de un cable...



Pero cómo rezaba la canción, He-Man tenía tres amigos: Orco, el Hombre de Armas y la Hechicera...

Era importante abordar cuanto antes este tema. La hechicera no molaba un cagao, no conocí jamás a un sólo niño que tuviese a la Hechicera, al subnormal de Orco lo tenían unos cuantos, pero a la hechicera no la debió comprar ni su puta madre. ¿Acaso os tiene pinta de ser una poderosa guerrera? ¿Acaso siquiera está buena para chavalillos precoces? No no y no. parece recién salida de la cabalgata del orgullo gay y no tiene ni espada mágica ni pistola láser. En definitiva, una mierda. la excepción que confirma la regla.


Y es que el resto de los colegas de He-man eran más normales, como Mecaneck (algo así como mecacuello), que se dedicaba a extender su pescuezo como si del inspector gadjet se tratase para poder mirar a través de las ventanas de las residencias universitarias femeninas del campus de Eternia. Además, al muy jodido solía vérsele en compañía de un garrote más grande que él con el que surtía a bastos al más pintado.

Y ahora viene el banod de los malos. Por lo general, los malos suelen ser malos porque las chicas malas la chupan mejor que las chicas buenas. En el caso de los villanos de Eternia no era así. Los malos de He-Man eran malos porque anhelaban la destrucción del reino o del planeta o de lo que puñetas hiciese falta. Y el más malo de entre los malos era Skeletor.

Skeletor (pronunciado "esquéletor", no "esquelétor", que era como le llamaba Chiquito de la Calzada) era el señor de las artes oscuras, el maestro de las felanías, el amo de la traición, el hechicero más temido de todos los que habían venido de allende los mares. Y no era como los típicos nigromantes to achaparrao, no. Skeletor, como bien podéis ver en el dibujo, estaba ciclado a dolor, habiendo trabajado en el reparto original de 300, y según aseveraban muchos de sus secuaces, era capaz de comerse sandías por los sobacos. La realidad es que no llevaba una careta, era así, con esa clavera verdosilla refulgente y ese capuchón (para no asustar demasiado a los niños de la época), y lo que solía llevar era lo mismito que lleva el muñeco: ese terrible báculo llameante de la muet-te y esa espada mágica, que rivalizaba incluso con la hoja de Greyskull de He-Man.
Skeletor, al contrario que He-man, no tenía amiguetes ni compañeros de borracheras. Tenía esbirros. Uno de los más recurrentes era Trapjaw (algo así como bocacepo):

Bocacepo era una mezcla entre un pitufo culturista cuya mandíbula había sidosustituída por un cepo para osos y el malo de Operación Dragón, sí joder, el chino que tenía una colección de manos. Trapjaw tenía en su haber gran cantidad de gadjets que añadirle a su brazo protésico, capaces la mayoría de ellos de hacer mucha pupita.
Un villano menos recurrente era Rattlor, que era una mezcla entre el Lagarto Juancho y Hulk Hogan, constituyendo un insulto a la inteligencia de estudiantes de biología de todo el mundo.

Otro secuaz de Skeletor bastante segundón era Manyfaces, aquejado de un trastorno de múltiple personalidad que lo llevaba por el camino de la amargura.

En definitiva estimados lectores, que si alguna vez véis a alguno de vuestros parientes, o hijos de amigos jugando con un ser tan asexuado como el anteriormente mentado gilipollas del Action Man, recordadle lo que era un ben muñeco, de esos que tenían músculos hasta en los párpados.

2 comentarios:

Voces dijo...

Joder neno, yo tenía ese Skeletor y mi hermano un He-man que usaba esos petarditos de mierda con forma circular, de manera que cuando He-man pegaba un manporro estallaba un petardo, era algo bíblico. Por cierto, hoy por hoy, están más currados, y lo digo con conocimiento pq las pasadas navidades mi hermano en plan coña me regaló el nuevo Skeletor (existe la nueva serie de dibujos que dan en las teles de pago) y es la polla. Un saludo majete y larga vida a Skeletor

El Staff dijo...

¡Larga vida a Skeletor!