jueves, 2 de agosto de 2007

Red Son



No, no es Superman no, es Red Son. ¿Pero si son igualitos? Nooo, no lo son. Red Son no es Superman, en el mundo en el que existe Red Son no existe Superman, porque nunca llegó a convertirse en eso. ¿Por qué no? Pues porque la nave en la que lo embarcaron sus padres para deshacerse de él de una putísima vez (no os imagináis lo que es un superbebé cuando llora), no llegó a caer en Kansas, sino en Ucrania.





Red Son no es Clark Kent, su nombre e identidad son secreto de Estado. Secreto de la Madre Rusia.




Y es que en vez de luchar por la verdad, la justicia y el amercian way of life, Red Son será, un instrumento de propaganda del régimen soviético como "... el defensor del proletariado, que lucha en una batalla sin fin por Stalin, el socialismo, y la expansión internacional del Pacto de Varsovia". Debemos decir que esta faceta mola cacho más que la de ese puto meapilas pesado de Clark Kent, al que nadie aguanta en esta redacción.


Al mismo tiempo en que reinventaron a Superman, Mark Millar y sus compinches reinventaron gran parte del Universo DC, cambiando todo de sitio, desde casando a Lois Lane con Lex Luthor, hasta convirtiendo a Batman en un terrorista anarquista que lucha contra Red Son.
Nominada al premio Eisner como mejor serie limitada, la historia está dividida en tres etapas, los 50, los 70 y el año 2000, debiendo Kal-L hacer frente a diferentes situaciones a lo largo de estas épocas, siempre e defensa de los valores ya citados.
Al mismo tiempo, otros intentaron aprovechar el éxito del título para sacar basura al mercado, como pudo ser Superman: True Brit, en el cual cae en Inglaterra. na puta mierda, vamos, nada nuevo.

No hay comentarios: