viernes, 12 de octubre de 2007

Humor patrio añejo

Hoy, día del orgullo patrio, vamos a recordar a esos humoristas de los que nada se sabe, pero arrasaron en su momento, siendo coreados sus chistes por millones de españoles y convirtiéndose en auténticos líderes de masas (esto todo es mentira).

Pedro Reyes y el Señor Barragán
Este dúo de ensueño, a los que todos recordaréis de los mediodías de La Primera en "No te rías que es peor" (y vaya si era peor...), se aliaron posteriormente para colaborar en sus respectivos proyectos. Pedro reyes, con su cara de comedor compulsivo de limones, y el señor Barragán con su aspecto de peensionista indigente y ese nido en la cabeza, cautivaron los corazones de una generación con su humor que clasificaremos de inclasificable.


Martes y Trece
Proletarios del humor, desde abajo hasta arriba, azote de gafapastas y demás malparidos. Josema y Millán fueron los encargados de amenizar la vida de generaciones y generaciones de paisanos nuestros. Sus especiales fin de año encandilaron a propios y extraños, como en este caso, el especial de 1986 (mira que no ha llovido) y su mítico sketch de las empanadillas de Móstoles.

Incluso llegaron a entrevistar a Madonna, aunque existe la creencia más o menos extendida de que es una leyenda urbana. Pues no, pues no, y Paranoia con Patatas, como siempre está aquí para demostrarlo.
Martes y Trece SÍ entrevistaron a Madonna, pasen y vean:

Pero las empanadillas de Móstoles y el hacer el conejito con piernas de famosas no llegaban a rellenar el primer volumen de la enciclopedia de la autodestrucción. Años después, tras gozar de un programa semanal de dudosa calidad, ambos se separaron y se dedicaron a sus proyectos. Millán no pasó del proyecto hombre, y Josema Yuste se dedicó a dejarse caer por platós y series de televisión tratando de recordar tiempos mejores... tiempos mejores...

Arévalo
El hombre este que tiene menos gracia que una patada en los dientes. Existe una teoría desarrollada por la Universidad de Wichita que sostiene que las partes graciosas de sus monólogos sólo pueden entenderlas los perros y otros animales que detecten ultrasonidos.

¿Qué es de este hombre hoy en día?

Chiquito de la Calzada
Llegó la moda de los tazos, y al mismo tiempo llegó este hombre: Chiquito de la Calzada (juntos, los chiquitazos fueron imparables). Un tipo que nadie sabe en qué frenopático fue encontrado, pero seguro que era de los malos, porque el trabajo que habían hecho con él había sido de los malos malos.
Provocó, además de miles de dolores de cabeza, la inclusión en el diccionario de María Moliner de vocablos como "el diodeno sesuarl", el "fistro", el ya de sobras conocido"agrangromenauer".

No hemos entendido nada, pero sobre todo, no hemos entendido qué es lo que aplauden estos mendrugos... debe de haber sido muy gracioso...
A su carrera como humorista de barraca cabe añadirle su dilatada experiencia como actor, tras protagonizar sendos filmes: Condemor, en la que interpreta junto con su amigo Lucas a un foragido que, irremisiblemente acaba resultando ser el protagonista su segundo filme, Brácula, en la que se esconde de sus perseguidores en un castilo transilvano haciéndose pasar por Brácula, el Señor de los Infiernos.

Se me olvidó advertiros de que era pegadiza.

Bueno, creo que ya hemos repasado lo más extendido de nuestro humor patrio añejo. No penséis que ons hemos olvidado ni de Faemino y Cansado, Eugenio, Cruz y Ralla, Tricicle... es que de estos sí se sabe qué fue de ellos.

2 comentarios:

Varelón dijo...

Dios, soberanos mitos del humor. Gandes donde los hubiese aunque algunos no tuviesen ni puta gracia, la verdad es que tenía mérito hacer tanto el ridículo y no pasar vergüenza. Sin embargo, casos como los de Martes y Trece pasarán a la historia por amenizarnos las navidades, además de ET y la jodida cerda de Mary Poppins.

El Staff dijo...

Martes y Trece seguirán formando de por vida la santísima trinidad junto con Chuck Norris y Bruce Willis.