sábado, 24 de noviembre de 2007

Aliens vs. Predator: El negocio

Hoy vamos a hablar de una rivalidad de esas que son pa jiñarse por la pata abajo, y no, no vamos a hablar de un par de chicas del Smackdown... sino de las dos especies más letales de la galaxia: los xenomorfos y los depredadores.


Aunque sean dos especies completamente diferentes, el hecho de pertenecer a la misma productora ha hecho que se crease una especie de saga que los une, iniciada en Depredador 2, cuando el alienígena en cuestión muestra su sala de trofeos, entre los cráneos de los enemigos abatidos podemos ver claramente el de un xenomorfo.


Mientras que los aliens son seres de costumbres, que viven tranquilamente en sus colmenas aguardando la llegada de algún incauto al que endiñarle una de esas asquerosas arañas con rabo, y baboseando ácido sulfúrico, los depredadores son una raza mucho más individualista, donde el concepto de grupo se haya por debajo del del individuo, y que se rige por un estricto código de honor y unas costumbres ancestrales. Lo que sí tienen en común es que ambos son más feos que el prepucio de Johnny Ramone.

Esta rivalidad de la que vamos a hablar se basa en el rito de iniciación de todod depredador quese precie, que viene consistiendo en un paseo por la galaxia en buca de bicharracos a los que dar caza, para algo tan interesante como absurdo como es el colgarse los cráneos del cinturón o explotar dejando un rastro de destrucción en el intento.

Los cómics
Y es que esta idea de enfrentar a las dos razas se parió cuando Dark Horse adquirió los derechos para llevar al comic ambas especies. Así, comenzaron a salir como churros una serie de títulos, la mayoría de ellos malos como ellos sólos, como fueron


Fue más divertdo cuando comenzaron a desmadrarse del todo, llegando a ver la luz aberraciones tales como estas:





Los videojuegos
No nos tiembla el pulso si decimos que Aliens vs. Predator fue, e su momento, el mejor shooter que había parido madre.
La experiencia de estar con los amigotes en un ciber, echando una partida en red en la que siete marines debían acabar con un alien (y cogíamos al alien porque el depredador era un puto abuso, con sus armas de muerte automática) era, cuando menos, orgásmica.
Pese a que el modo red de aquél juego era el más jugoso de todos, las misiones para jugar en casita no se quedaban nada cortas... sobre todo las del marine, en las que el puto sensor de movimienot acababa volviéndote jodidamente loco.
Después sacaron la versión Gold de este título. Pros: mantenía la esencia. Contras: era una copia descarada.
A partir de ahí los videojuegos sobre este lucha galáctica fueron degenrando hasta lo que son hoy día: una basura.

Los muñequitos
Arrrrr, bastardo el que califique de ese modo a las geiales maquetas de vinilo o plasticopolitulitulieno de AVP, o de A, o simplemente de P... ¡Qué puta gozada!



¡Mi reino por alguno de estos!

Las películas
Y es que si lo anterior fue resultando... ¿por qué no? Y así fue co´mo un relisto osó producir esta cinta. Bueeeno. Una mierda, por lo menos la primera, la de la antártida y la pirámide, menudo asquete...
A ver si con la segunda se lucen un poquito más hacen algo decente. Por lo de pronto os dejamos aquí el trailer de Aliens vs. Predator: Requiem.


En cualquier caso, y para que veais que somos gente civilizada, os ponemos la foto del enfrentamiento más modélico que ha existido entre ambas especies:


Llámame Romario, nena

2 comentarios:

Steve Zissou dijo...

no sabia yo q karpov y kasparov eran aficionados al "cosplay"... vaya par d freaks.

aun recuerdo el dolor cuando me deje mis 5,80 eurillos en ir a ver la primera al cine y sali con una mala gaita q pa que contarte xD

El Staff dijo...

Más te hubiera valido haberte gastao esos dineros en una casette de los chichos en una gasolinera...