lunes, 26 de noviembre de 2007

Dagon: La secta del mar

Hola queridos contertulios, hoy vamos a hablar de una historia de mucho miedito, hoy vamos a ponernos el traje de amantes de la cultura Lovecraftiana y a hablaros de Dagon… pero no del relato… sino de la peli del sobrao de Stuart Gordon.


Cuando se dijo que se iba a rodar la adaptación cinematográfica de La sombra sobre Insmouth, a quienes nos gustaba el tema de Lovecraft se nos erizaron los pelos del culete.
Cuando nos enteramos de que sería de nuevo Stuart Gordon el responsable… supimos que sería serie B total, y eso fue lo que nos encontramos.

Dagon cuenta la historia de Imboca (no, no había otra forma de llevar a las costas gallegas el pueblo de Innsmouth, que si se llamaba así en Nueva Inglaterra, pues con traducirlo un poquito lo arreglamos todo), el pueblo en el que se instaló la Esotérica Orden de Dagon, dios del mar.
La cosa está en que los turistas de turno van a caer en el poblacho (que realmente es Combarro, así que ya sabéis a donde no ir a comer pulpo) y observan que está habitado por una raza de hombres anfibios, gobernados por un culto que adora a Dagon, el Señor de las profundidades, una criatura lovecraftiana con todas las de la ley, perteneciente a la ancestral raza de "los Profundos". Eso sí, dominan el llamado gallego normativo, con lo que hacen un gran favor a la Comunidad Autónoma.
Como no podía ser de otra forma tratándose de Stuart Gordon , el prota es Ezra Godden, su actor fetiche, del que ya hemos visto su historia de los Cuentos de la Casa de la Bruja (Tras las paredes) y la adaptación de Herber West: Reanimator. Ezra llega allí con su mujer (Raquel Meroño) y su suegros (o eso hemos entendido en la Redacción) y se ve obligado a enfrentarse a esos bichejos asquerosotes.

Hemos de decir, que pese a ser un truño de serie B, que nos obligó a verla teniendo ya suficientes prejuicios como para preferir irnos a cagar antes de la primera escena, que se trata de una de las adaptaciones más fieles que se han hecho de una obra de Lovecraft.
Estos son los mejores puntos del filme:
1. El puto Ezra Godden y la madre que lo parió. A este hombre sólo lo hemos visto en el cine con una camiseta de la universidad de Miskatonic de Arkham, lo cual ya nos empieza a inflar las pelotas, pero nos hace mucha gracia porque somos unos frikazos.


Pido perdón por la cara de subnormal que tengo


2. El puto Paco Rabal… joder… nunca, y digo nunca, hemos visto una Rianxeira peor cantada que la que vomita él, en su papel de borrachazas en la cinta.
3. Las tías. Que vienen siendo las dos protas femeninas, que estan de buen ver… o eso parece…



Esta pierde bastante de cintura para abajo...



4. El puto Stuart Gordon, que con tal de hacernos vomitar no sabe que hacer, parece que si no al nene no le dan bocata. No podían faltar pues un par o tres de escenas asquerosas, como la del desmembramiento de Raquel Meroño colgando en pelotas por encima de un pozo la mar de chungo o el desollamiento de Paco Rabal. ¿Cómo? ¿Qué llevais una vida esperando para ver el desollamiento de Paco Rabal y que somos unos hijoslagranputa por no darle publicidad? Bueno, allá vosotros… dentro desollamiento (no apto para lectores sensibles… aunque bien pensado… no tenemos lectores sensibles). Ah está en italiano, pero bueno, como si lo ponéis sin sonido.



5. El puto pueblo de los cojones, que no pisaremos en nuestra puta vida, y que tiene una pinta de oler a pescao que tira para atrás.

Pero claro, si hay estos detalles… ¿por qué nos gusta Dagon: La secta del mar? Por Lovecraft. Lovecraft. La peli es lo más lovecraftiano que jamás se ha rodado, es visualmente perfecta. Sí, es cutre. Sí, es siempre de noche. Sí, más que serie B es serie Z. Pero si no os fijáis en eso y os olvidáis de que existen efectos especiales que no parecen pegatinas… entonces disfrutaréis de la Esotérica Orden de Dagon, del oro venido del mar, de la degeneración de los habitantes de Imboca, de las calles de este ruinoso pueblo, de la lluvia, de “Los Profundos”, del cántico Iä Iä Cthulhu Fthang!
En definitiva, que es una buena adaptación., bastante recomendable para frikis como vosotros e incluso para dioses hechos carne como nosotros.

Por úlitmo, y como apéndice de nuestro artículo sobre canciones Cthulianas, os dejamos el tema Dagon, we thank for all the fish.

1 comentario:

Wintermute dijo...

Ummm dandole al botón de entrada aleatoria del blog he llegado hasta aquí, y como poder resistirme a esta maravilla del cine!!! Descargada ipso facto.

Por dios, mira que son cutres los efectos especiales... pero sí, MOLA. MOLA que te cagas.

Se nota, se siente, Chutulhu Presidente! Un primigenio, en cada ministerio!