sábado, 3 de noviembre de 2007

Golpeando con barras hasta ver las estrellas

Y es que el cine de artes marciales, tollinas como burros y patadas voladoras hace años que no es exclusivo de Oriente. Allá por los años ochenta, cuando en Hong Kong se producía cine de chinos partiéndose la cara en proporciones industriales, y siendo su aceptación total porla sciedad, que lo mismo se te alquilaba una de Bruce Lee, como una de Jackie Chan como de quien fuera con tal de ver una buena somanta de palos; en Hollywood una idea se estaba gestando.
- Oye Phil
- Dime
- Joder, con tanto cine de chinorris no hay dios que produzca algo que venda, o que simplementse alquile... la gente sólo quiere ver esas mierdas de El Orgasmo del Dragón, o Karate a Muet-te en el Barrio Xino...
- Mmm... ¿tu cres que si nosotros hiciésemos esas mismas películas, pero cambiando a los chinos por personas (sí, habéis oído bien, pero eso fue lo que dijeron) triunfaríamos?

Y así fue como comenzaron los Yuesei a realizar pelis de hostias a puño descubierto. Hoy, haremos un repaso a muchos de esos títulos.

Karate Kid (1984)

No se podría hablar de acción Made in Usa sin hablar de esta peli, básica para todos los amantes del género.
La historia de como Miyagui-sama, un maestro japonés del Karate, alecciona a Daniel-san hasta convertirlo en un gran karateka.
¿Quién no ha hecho alguna vez esa subnormalidad ese gran ejercicio del "poner cera, quitar cera", que tiene como fin adiestrar el movimiento circular d elas manos? ¿Quién no se ha subido al borde de una barquita manteniéndose allí durante horas con el fin de conseguir que el cuerpo y la mente sean sólo uno?
Todos hemos querido ser Daniel Larusso.



No retreat, no surrender (1985)

"Retroceder nunca, rendirse jamás" es una obra maestra del cine de acción yanqui (siempre y cuando entendáis por "obra maestra" lo mismo que nosotros), en la que, ni cortos ni perezosos, explotan la por entonces popular imagen de Bruce Lee, que vuelve en forma de fantasma para adiestrar (igualito que el maestro Miyagui) al prota en el arte del Kung Fu y que así éste pueda derrotar a Van Damme, que viene siendo el ruso malo (no olvidemos que en esa época, los rusos eran el eje del mal).



American ninja (1985)

"El guerrero americano", que cuenta con cinco secuelas (pa cagarse), es quizá uno de los mejores productos de propaganda hollywoodiense y un claro intento de desbancar a las producciones orientales, con menos presupuesto pero con verdaderos artistas marciales.




De aquí a unos años este vigor de las artes marciales como tal se fue perdiendo, hasta que volvió (como Alf, pero no en forma de chapa) a mediados de los 90 con Mortal Kombat.

Mortal Kombat (1995)

Se trata de otro de esos pestiños de adaptación de videojuego, pero que va directo al grano: campeonato de artes marciales, chinos, Cristopher Lambert, ninjas, combates a muerte, efectos especiales que para la fecha no estaban mal del todo, y Sub Zero, uno de esos personajes molamucho al que todos adoramos.
Todo esto por no mencionar la banda sonora makineto total que hizo todavía más sangrante a la peli en cuestión.



Romeo debe morir (2000)

Muchos se sorprendieron al ver al chino de Arma Letal 4 (el que inflaba a hostias a Riggs y a Murtaugh) protagonizando una peli en USA, pero así fue.
Y este fue la primera de muchas, que provocaron la aparición de una nueva gran época de cine de patadas voladoras americano con este chinito de protagonista, como fueron El beso del Dragón, El Único, Nacer para morir, Danny the dog y la recién estrenada War.



Transporter (2002)

Jason Statham, que ya había salido en alguna peli de palos como la de El Único pasó a ser el prota de esta peli, en la que se lia a patadas con todo cristo. Tuvo una secuela y supuso la inclusión definitu¡iva de Statham en este tipo de cine.
Actualmente se prepara para estrenar Hitman. A ver que pasa.



Y aquí termina nuestro repaso de hoy. En caso de que echéis en falta alguna ya sabéis lo que tenéis que hacer.

No hay comentarios: