domingo, 9 de diciembre de 2007

Smackdown Vs. Raw 2008

Y al final, caímos.
El sábado, uno de nuestros becarios entró en la Redacción sin hacer ruido, portando un paquete bajo su brazo, un paquete con forma de caja de DVD. Fue detectado y reducido. El material que transportaba fue requisado. Y el vicio absoluto comenzó esa tarde, haciendo que desatendiésemos a familia, amigos, mascotas y todo tipo de notificaciones y requerimientos notariales… porque, dentro de ese paquete estaba esto:



Sí, el juego que siempre pensamos que sería una puta mierda, un engañaniños. Y una mieeeeerda engañaniños, este juego es la polla con cebolla. En este artículo rompemos una lanza a su favor, y lo haremos punto por punto:

Las entradas
Juzgad vosotros mismos, panda de monos con el culo pelao. Os dejamos con nuestras preferidas. ¿Son o no son lo más ajustado a la realidad que se podía hacer?

Undertaker
Como siempre, con su puta marcha fúnebre con la que pretende que se nos suelte el vientre cual si de brutal diarrea se tratase.


Shawn Michaels
Su musiquita pegadiza, su rollo molón… el Herat Breaker Kid y sus fuegos artificiales son también de lo más logrado.


Melina
Absolutamente identical a la real, con cruce de manos, fotógrafos y espagat incluídos.


Ya ya, muy bien, pensaréis, esto es todo muy bonito, pero ¿aquí se juega a algo o son todo putos vídeos? No desesperes amigo lector, se juega, vaya que si se juega. Y las posibilidades no se agotan fácilmente.
De golpes típicos, a llaves míticas, llaves de control definitivo, de estas en las que te cuelgas al otro a la espalda, subirse a la tercera cuerda, forzar sumisiones… todo depende en cierta medida del personaje y de qué estilo de lucha practique, distinguiéndose entre Dirty, High Flyer, Showman, Hardcore, Powerhouse, y otros.



Ya vemos que empiezas a salivar, y a pensar en las múltiples posibilidades que se te ofrecen. Ahora piensas… ¿y cómo de gañán puedes llegar a ser? Mucho, querido oligofrénico sin vida social, mucho. Curiosamente bajo el ring aguardan sorpresas como pueden ser martillos pilones, sillas, bates de baseball forrados de alambres de espino, y en sus aledaños encontrarás extintores, cubos de basura y un largo etcétera.

Y… y… ¿peleas especiales? En jaula, a primera sangre, a lo bestia sin reglas y por todas partes, con escaleras, por parejas, por tríos, melées multitudinarias de 20 hombres… todo a lo que vienes acostumbrado, fanático de la WWE.

Y… ¿y los finishers? Joder, para muestra un botón:

El rompequijadas musical de Shawn Michaels

Sólo por esto se merece que lo juegues.

El Tombstone Piledriver del Undertaker


El 619 del chaparro mexicano, el Rey Mysterio


Pero algo malo tiene que tener, ¿no? Sí, lo tenía que tener por fuerza. Se echan en falta algunos luchadores, como Los Travoltas Deuce y Domino, Los Vitamínicos Kendrik y London, varias divas (sólo salen siete), al Boogeyman, y a más Leyendas de la WWE para desbloquear (joder, sin Hulk Hogan no tiene gracia… ¿quién puñetas se cree que es The Rock?). Además, las pantallas de cargando son un poco coñazo, y si no has jugado antes te cagas para pillarle el truco a los controles, pero una vez los dominas el mundo es tuyo.

Pues eso, que si quieres cumplir tu sueño frustrado (porque sabemos que es tu sueño) convirtiéndote en una superestrella de la WWE es tu juego, y si sólo quieres ver como El Gran Khali le hace la exprimidora de cráneos al anormal de Carlito… pues también es tu juego.


Love to play the game

No hay comentarios: