miércoles, 31 de octubre de 2007

Mitos de la farándula: Verne Troyer

¿Que nunca has oído hablar de este tipo? ¿Que ni flautas de quién es? ¿Que te importa una mierda, pero esperas que sea una cachonda que salga enseñando el culo? Pues esta es la verdad, queridos lectores, todos conocéis a Verne Troyer. Adorado por las mujeres, envidiado por los hombres... con todos ustedes Verne Troyer.


A sus treinta y ocho años luce sus 81 centímetros de estatura con orgullo por las pantallas de medio mundo, los lucía con más orgullo cuando aún estaba casado con su señora esposa, la modelo (mo de lo) Genevieve Gallen.


Pal chaval está bien


Su papel más popular es el de ese pequeño clon del Doctor Maligno llamado Mini Yo, pero a lo largo de su carrera ha interpretado otros muchos personajes (de los cuales la mayoría no hablan), como en su aparición en El Grinch (esto lo hemos leído, no veríamos esta peli ni jartos de grifa) o su papel de empleado del casino Bazooka Circus en Miedo y asco en Las Vegas. Además ha trabajado como especialista en escenas de riesgo de multitud de filmes (por lo general sustituyendo al bebé de turno) y ha obtenido papeles secundarios en gran cantidad de series.


Le llamaré Mini Yo




¡Desházte visión perversa!



También ha protagonizado varios anuncios, de los cuales el más rayado es el de Apple, ya sabéis, la marca esa de ordenadores para snobs y gafapastas, en el cual sale también Yao Ming.


En Yankilandia su persona ha adquirido una nueva dimensión (ha paado de ser un adorable personita a ser considerado un alcohólico y un exhibicionista) tras participar en el reality The Surreal Life, que era una especia de Hotel Glam, pero a lo bestia. En este vídeo lo podéis ver con una borrachera de esas que hacen época.



Aunque se ve que lleva peor las resacas que las melopeas descomunales.



En fin, porque debéis adorarle, pusto que a pesar de ser un tarado mental es un hombre hecho a sí mismo, y es el puto amo. Probablemente sea el mejor en lo que hace... aunque no tengamos muy claro lo que eso significa.

martes, 30 de octubre de 2007

Top Ten: Monstruos gigantásticos

Ayer hablábamos de los diez monstruos en miniatura más cabrones que había parido la industria del cine en su historia (no, no hablamos de los de La Parada de los Monstruos, pedazo de gafapasta pesao, joder, estamos hartos ya de verte por aquí). Pero esto es como las que se operan las tetas: es tan malo el defecto como el exceso; así que hemos decidido ponernos manos a la obra y presentaros nuestro top ten de monstruos mega grandes del cine.

10. El Balrog (LOTR: La Comunidad del Anillo)


El friki medio (no el que les habla, que es un Dios hecho carne) peca de tres cosas:
1. Viste raro y habla más raro aún.
2. Compra cosas que para el resto de la gente son "de niños" que lo único que reportan es una acumulación de polvo en la estantería.
3. Se queja cada vez que algo que tenía en la cabeza no es como realmente se lo había imaginado.
Y esto es lo que pasó con el Balrog de Moria. Nadie se lo esperaba así (y no me digas que tú sí, porque mientes). Todos pensábamos que sería un bicho muy cabrón y muy grande, con unas pequeñas alitas. Quizá haya sido eso lo que relegó a este demonio del Inframundo al puesto número diez de nuestro Ranking.

9. Gamera (Muchas)


Primero, las mutaciones por radiación de Hiroshima y Nagasaki las sufrió Godzilla... después Gamera. Éste último, menos conocido, es una tortuga gigante con alas que lanza bolas de fuego por la boca. Tenía que existir por fuerza.
Buano, la cosa es que esta tortuga, como todos los monstruos gigantes de época se dedicaba en todas las películas a cargarse alguna ciudad japonesilla para después ser destruído o devuelto al mar del que había surgido.

8. El kraken (Piratas del caribe 2)


Monstruo visualmente muy molón, chanchi a la hora de ser llamado por su amo y brutalmente efectivo. Si molar molaba un puñao, pero sigue habiéndolos mejores.

7. El tiranosaurus rex (Parque Jurásico)


Hubo una generación de tiernos infantes que, ante la pregunta de ¿qué quieres ser cuando seas mayor? Te contestaban sindudarlo: un Tyranosaurus Rex.
Y es que es verdad. El más grande, carnívoro y cachotas de los dinosaurios conocidos por los niños. El que más molaba. El que cobró vida a lo bestia en Parque Jurásico.
Además de ser un monstruo molamucho nos enseñó una valiosa lección: existen animales e incluso algunas personas que ueden ser burladas simplemente con quedarnos quietos y no hacer nada. Nosotros hemos comprobado que en algunos casos, como las gallinas y algunas mujeres, puedes llegar a huir si permaneces quieto un rato y después retrocedes lentamente sin hacer ruído.

6. Angel (Attack of the 60 foot centerfold)


Pues sí. Es lo que estáis pensando. No es El ataque de la mujer de 50 pies aquella, con tanto rolo gafapastil y tanto poster en tiendas de culto, no señor. Es el ataque de la chica playboy de 60 (se sen ta) pies. Ahí queda eso.
Todo un mito de la serie B, la historia comienza con Angel, que se toma una misteriosa pócima para agrandar sus pechos (nada que ver con el te chino) y la cosa sale mal.

5. La bichocosa de las cloacas coreanas (The Host)


Por fin una peli de miedo actual de japos que no tiene nada que ver con cintas de vídeo, niños, maldiciones de esas malas malísimas, teléfonos móviles ni mierdas cotidianas... ¿Cómo? ¿Que no son japos? ¿Que son de Corea? Vivir para ver, oiga.
Bueno, pues retiramos lo dicho. La cosa va del monstruo este que vive en las alcantarillas y un buen día decide salir a cruspirse a los lugareños.

4. Stay Puft (Cazafantasmas)


¿Quién no recuerda esta escena? ¿Quién no recuerda a esa especia de muñeco de Michelin mezclado con Poopy Fresco, vestido de marinerito que aterrorizó NY en 1984?
¡Que maravilla! Ya no se hacen películas como estas.

3. King Kong (King Kong))


No nos referimos al Kong ese con cara de medianena del Peter "Veo negocio hasta en la venta de piedras" Jackson, sino al original, al que agarraba malamente a la chica, se movía como haciendo breakdance y el que golpeaba a manotazos a helicópteros manipulados por medio de cañas de pescar.
El puto amo.

2. Godzilla (Muchas)


No estamos hablando de esa adaptación amariconada de hace unos años, no... estamos hablando del Godzilla original, el que asolaba ciudades y se entollinaba hasta decir basta con otros monstruos descomunales como el ya citado Gamera.
Fue el pionero en este cine de catástrofes protagonizadas por monstruos de juguete que asolaban maquetas de cartón piedra, y desde aquí queremos enviarle un afectuoso saludo pues sabemos que nos lee a diario.

1. La Reina Alien (Aliens)


Buf. La reina alien tíiiiio. El xenomorfo más cabrón de todos, mucho más grande que la media, y con tantas bocas retráctiles que se la rifan en las pelis porno. La que pone los huevos. El que manda en el cotarro... hasta que se topa con Ripley, una señora que tiene aún más huevos que ella.
Es curioso como el más mejor de los monstruos gigantes del cien es el menos gigante de toda la lista, pero así es. Y si no lo creeis así, para eso están los comments.

Como última duda, sólo nos queda preguntarnos ¿conseguirá el monstruo de Cloverfield desbancar a la reina alien? ¿Será un Puturru o un Nyalratopepe el monstruo de Cloverfield? El tiempo lo dirá...

lunes, 29 de octubre de 2007

Top Ten: Pequeños bastardos el cine

Nuestro Top Ten de hoy va dedicado a esos seres de pesadilla que se han dedicado a aterrorizarnos en la gran pantalla pese a su diminuto tamaño.

10. Los putos Ewoks



Todavía soñamos con ellos. Cientos de Stormtroopers aniquilados por Han Solo, Chewacca y una horda de osos de peluche. Son, quizá, junto con los gungans, la raza más odiada por los seguidores de la Guerra de las Galaxias. Su exterminio resulta más que necesario.

9. Los criajos de El Pueblo de los Malditos



El aclamado Juan Carpintero fue el artífice de este bodrio infumable con tufillo a serie B en el que se remakeaba una peli del año de las quimbambas.
Los niños del pueblecito en cuestión se dedican toda la peli a andar en fila india y en silencio, con sus pelitos blancos, lo que los convierte en seres menos creíbles que Tamariz e igual de repelentes que los ya mencionados ewoks.

8. Los pájaros



Que puto asco de bichos, que puto asco de película, que mierda todo joder. Y ahora es cuando salta el gafapasta de turno y dice que es una obra maestra y que él tiene el poster en la buhardilla en la que vive... matao.
Pues eso, que los cuervos estes eran unos cabronazos y, además, nunca sabremos por qué les tenían tanta manía a las personas, la verdad. E Dr, Hibbert diría que sólo querían sorber sus dulces, dulces fluídos oculares, pero a nosotros no nos acaba de colar.

7. Gollum, el hobbit esclavizado por el Anillo



Que os vamos a decir de este pesao que vosotros nos sepáis. Pues eso, que es un bicharraco de ojos gigantes, medio calvo, que se dedica a arrastrarse como la mala perra que es y a montar una fiesta cada vez que caza un conejo.
El típico hobbit corrupto, diminuto, jorobado, y presuntamente homosexual con el que jamás te irías de cañas.

6. Critters



Estos monstruos espaciales fugados en su pequeña navecita resultaron ser una banda de hijos de puta del copón. Tal fue su éxito en la década de los ochenta que llegaron a protagonizar cuatro filmes (en uno de los cuales están a punto de cargarse al entonces aún más niño Leonardo DiCaprio).
Se trataban de una serie de personajillos similares a los erizos pero con una boca similar aun buzón de correos, capaces de replegarse cual armadillos y arrojar sus púas. Además son capaces de aumentar varias veces su tamañoy se sabe que la dinamita les causa molestas digestiones.

5. Spike y los demás gremlins malos



Sí, tu vas y le compras un Mowai a un chino rarillo. Pero te advierte que nada de sol, nada de agua y nada de darle de comer después de media noche. ¡Eso es como lo del botón rojo giganrte de no tocar!
No se vosotros, yo nada más llegar a casa lo meto en el bidé, a ver que pasa, y en cuento pueda me llevo a todos los animalitos a cenar al MacAuto, a ver que pasa.
¿Y qué pasa? Pues lo mismo que con los bebés foca, que luego crecen y son peligrosos, así que son o tú o ellos...

4. La niña de El Exorcista



Tremendo asco de niña. Volvemos a la polémica del aborto retroactivo.
Además de ponerlo todo perdido a vomitonas, blasfemar en idiomas que ni el Padre Merrin conocía, forzar sus cervicales al máximo y correr escaleras abajo haciendo el pino-puente gustaba de llevar por el camino de la amargura a su pobre madre, que se pasaba dos horas de película llorando porque no sabía lo que le pasaba a su niña.
"Oues que se le ha metido dentro un demonio, señora". Y ya está, y todos contentos, y cura pa aquí y cura pa allá y que el poder de Cristo la obliga y al final reinsertada en la sociedad. Lástima que con los canis no sea tan sencillo.

3. Las arañas de Aracnofobia



A nosotros no nos gustan las arañas, y como podéis imaginaros en la redacción limpiamos tan poco que las hay del tamaño de ponys. Aún así nunca ye acostumbras.
Y más si te pones en la piel de Jeff Daniels, el tipo de Dos tontos muy tontos y 101 Dálmatas, pa morise oiga.

2. El facehugger



Un huevo. Se abre lentamente dejando expuestos unas fibras alargadas rodeadas de mocos que recuerdan a dedos esqueléticos. Una especia de araña con un rabo más largo que el de Nacho Vidal sale corriedo de su interior... ay ay ay que me sabe a Calisay...
Nuestro segundo puesto es para este asqueroso parásito, temido en el universo entero, ya sea por tripulaciones de naves comerciales, colonos, marines, presidiarios, mercenarios espaciales e incluso poderosos Depredadores.
Al principio se pensaba que lo de que sus víctimas tuviesen problemas gástricos tras su ataque era mera casualidad, y que les había sentado mal el menú DiverKing, pero pronto se supo que no. Que eran ellos los que ponían la semillita en la barriguita de sus víctimas para que luego saliera un bichito muy salao y muy besucón.

1. Mini Yo



Sí. Tu lo sabías. Nosotros lo sabíamos. Ellos lo sabían. El bastardo más grande en el cuerpo más pequeño, el siempre aclamado Mini Yo.
Teníamos que hacer esto.
Tú te sabes la letra, pero ons da igual, te la ponemos, para que veáis lo enrollados que somos y que ponemos todo de nuestra parte para satisfacer e nuestros lectores.




Un maligno como yo no cuenta lo que siente
lo siento pero ahora lo que siento es lo siguiente:
alguno me dirá que Mini Yo es un botijo
¿qué quieres que le haga si lo quiero como a un hijo?
pero Scott, no me admira
el negocio familiar no lo cuida,
quiero que mi imperio llo herede Mini Yo
veréis como s epone cuando pegue el estirón
pero Scott, no comprende
que soy un tío legal aunque siempre quise ser maligno
maligno en mi interior,
maligno pensamiento,
maligno corazón.
Y yo pasó de ti, c'est la vie,
paso igual que tu pasas de mí,
¿y sabes qué? que pustos a elegir
Mini Yo es mi super mí.

El es maligno, pero es un tio legal
es maligno es un tío genial,
Doctor Maligno es un tío con corazón
Doctor Maligno... soy genial

sábado, 27 de octubre de 2007

Adivina quién vuelve a casa por Navidad



Por fin, por fin, por fin. Noches de rituales oscuros, de hostias ungidas en sangre de doncella, de invocaciones demoníacas, de partidas de mus con machos cabríos han dado su fruto.
Sólo rezamos para que no nos den por el culo con bazofias similares a los actuales Simpsons. De ser así tenemos preparadas muchas maldades para el ya acaudalado Matt Groening y su descendencia.

Fuente: Tu problema con los Popplers

viernes, 26 de octubre de 2007

Dominando el mundo: los cómics

No sabemos si a vosotros os ha aparecido este botón alguna vez:


La realidad es que nosotros pensamos tanto en lo que haríamos que nos la acaba trayendo al pairo el botón, desencadenamos una melée y acabamos pulsando el botón de los siete días.
Mientras tanto vamos pensando qué hacer, y hoy hemos pensado qué haríamos respecto del mundo del cómic de ser nosotros los amos del mundo:

1. Quemar y borrar de la historia todo lo dibujado por Bill Sienkiewicz (si es que se escribe así), porque es todo una puta mierda y ni su madre da entendido sus dibujos, ni seguido las historias que se encarga de mostrarnos, como el horrible caso de Elektra Assassin.



2. Obligar a Dark Horse a publicar un Aliens vs. Predator vs. Terminator vs. Bruce Lee vs. Batman vs. Rey Mysterio vs. Chuck Norris, en el que indefectiblemente, Chuck acabase con todos sus adversarios por medio de patadas giatorias y que dejase un espeluznante final abierto cuando un facehugger se le agarrase a la jeta.

3. Lapidar públicamente a ese gran entendido en cómics que es Ramón de España arrojándole tomacos del Mondo Lirondo, para que se acuerde de criticar a su puta madre, si es que la conoce.

4. Hacer que Cels Piñol se arrodille ante Chema Pamundi y reconozca que no ha hecho más que aprovecharse de él y de su inventiva a la hora de crear el trasfondo de Fanhunter: el juego de rol épicodecadente, mientras que él se dedicaba a escribir Entrevista con el Fampiro.


Sonríe mientras puedas, anormal


Desconfía de un tipo que publica su biografía un año después de hacerse famoso en el mundillo friki.

5. Obligar a Image y a Pedro vera a colaborar en un crossover entre el Image Lingerie Special y Ortega y Pacheco. ¡Armas pal pueblo!

6. Pillar por banda a Jamie Delano (que trauma de apellido) y hacerle sacar un número de Hellblazer en el que Constantine se matricula en la autoescuela y se presenta al práctico.

7. Quemar todos los ejemplares de la segunda serie de La Liga de los Hombres Extraordinarios y amonestar a Alan Moore para que se tome más en serio su trabajo.

8. Hacer que DC reconozca en una nota de prensa la homosexualidad de Batman y Robin y la zoofilia de Superman (Krypto, el superperro; Streaky, el supergato; Beppo, el supermono; y Comet el supercaballo son sus antecedentes conocidos).



9. Cambiaríamos la historia del Doctor Muerte desde los primeros cómics para borrar del recuerdo Latveria y hacer que fuese de Lepe.

10. Evitaríamos las reediciones obligando a hacer tiradas ilimitadas. No hay nada que más joda que comprarte un cómic y que al día sigiente aparezca una reedición mucho más barata y mucho más currada.

11. Tipificaríamos como delito el abrir un cómic más de la cuenta, y como agravante el hecho de que te miren como a un neurótico por advertir que eso no se debe hacer.

12. Exigiríamos que Eddie Brock alias Veneno acabase de una vez con el anormal de Parker y estrangulase, devorase y violase a Mary Jane por ese estricto orden.

13. No más rejuvenecimientos hacia atrás. No más maduritas guapas. ¿Cuánto habrá rejuvenecido Emma Frost en los últimos seis años?

14. Los bustos, figuras y demás frikadas de personajes pasarían a ser artículos de primera necesidad.



15. No más crossovers estilo Secret Wars, Crisis, Amalgam (Lobo the Duck, tamaña subnormalidad) o Civil War

16. ¿Rob Liefeld? No, no me suena, quizá nunca haya existido.

17. Todos los cómics dibujados por Michael Turner pasarían a no tener diálogos y a ser todo Splash Pages. ¡Nada de medias tintas!

18. Eliminaríamos la editorial Bongo Cómics (Los Simpsons).

19. No más Peter Parker recordando a su puto tío Ben y que un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Hasta el cipote estamos de eso, oigan.

20. Exigiríamos la aparición de un crossover Pantera Negra - Blade - Malcom X.

21. Los mangas pasarían a leerese de izquierda a derecha y en horizontal. No más trastornos de lectura en nuestros infantes y en los no tan infantes.

22. No more cosplay.



23. Ninguna librería especializada se parecería a una juguetería caza niños.

24. Dejarían de existir los cómics "para chicas". Maitena go home.

25. Los mangas sensibleros amariconadetes serían requisados y reeditados, suprimiendo todos los tomos menos el primero y haciendo que el prota se trinque a la chica salvagemente en el primero.

26. No más adaptaciones de cómics al cine para pajilleros. No más Catwoman, no más Elektra, no más Cuatro Fantásticos...

27. No más formatos MAX cómics donde te cuelan un par de tebeos de mierda para poder clavarte un total de doce eurazos.

28. Cuadriplicarles el sueldo a Garth Ennis y a Steve Dillon.

29. Nada de frikazos chapuceros que intentan venderte su mierda de fanzine. Y menos si es de narizones. Ostia ya.


1. ¿No había nadie que pudiese dibujar mejor una tía?
2.¿No había un tema más rayado?




30. No mas propuestas innovadoras de la Marvel com aquél Mes-1 (historias anteriores a las habituales de los presonajes) o aquél otro Mute month (en el que o había diálogos).

31. Que Veneno abandone a Brock y abrace a Chuck Norris.

32. Pediríamos explicaciones a la Marvel de por qué fueron incluídos algunos bodrios infumables (Mística y Dientes de Sable, Diario de Guerra...) en la colección Obras Maestras. Que era para engañar a pardillos ya lo sabemos. Morid cabrones. Blam! Blam! Blam! Blam! Blam! Blam! Clic Clic Clic.

33. Prohibición de sacar cómics sobre películas (sobre todo si están basadas en un cómic, porque eso ya es el timo del timo) o videojuegos.



34. No más cómics para gafapastas, aunque se crean muy graciosos, tengan weblogs y salgan en El Jueves. Pena de prisión para quienes califiquen a Sandman como cómic para gafapastas aunque el dibjo sea una puta mierda.

35. Obligaremos a Garth Ennis a cumplir lo prometido y que siga haciendo Punisher hasta que alguien se lo arranque de sus muertas manos.

36. Tú, Jim Lee, te vas con tus cienes de rayitas a la putísima calle.



37. Más Sin City, menos DK2 y nada de Marta Washington. Él ya sabe por quién va.

38. No más antihéroes que se vuelven "legales", y ni un sólo villano más que se pasa al bando de los buenos.

39. Evitaríamos que los tebeos se publicasen en grapa.

40. Obligaríamos a quienes hayan comprado Maus a usarlo para nivelar la mesa del salón.


¿Qué fue antes, el gafapasta o el cómic?




41. No más resurrecciones sin sentido. Ya ha habido bastantes. Ni siquiera supieron dejar en su buena tumba a la pobre Tía May.

42.V de Vendetta, Watchmen y dark Night serían, junto con La verdad sobre el caso Savolta y Cañas y barro, las obras de lectura obligatoria para selectividad.

43. Menos mierda "imprescindible", "original", enana y en blanco y negro con lo de la Biblioteca Marvel.

44. Crossover ya entre Tintín, Lucky Luke y Astérix en el que Obélix se coma a Milú y al caballo y les parta las tochas a los otros dos moñas.

45. Elektra acabó con Frank Miller. No más profanaciones de clásicos.

46. Los Hero Clix. Lo sentimos (no, no lo sentimos ni un puto ápice), amigos frikis, los Hero Clix nos los cargaríamos al grito de ya. Y que no venga ningún becerro a decirnos que son comol as minis, porque no es así. Son unos jugueticos menosmola y punto. Anmosvengahombre...



47. Castigaríamos crossovers videojueguiles de esos que tanto daño hacen como X-Men vs. Street Fighter. No no no, si estos de la marvel, que ven negocio hasta en la venta de piedras, quieren hacer un videojuego de tollinas ¡que lo hagan! Pero del nivel del Tekken 5 mínimo. Y cosas lógicas por Chuck... nada de Cíclope dando patadas de tae kwon do.

48. David Finch, el hombre de los primeros planos, se dedicaría desde el mismo momento en que pulsásemos el botón a ser probador pasivo de baselina industrial en el Congo. Ahí se acabaría dando cuenta de que los primeros planos no son siempre los mejores.

49. Borraríamos de la historia los últimos 20 años de Mortadelo y Filemón.

50. Por último, exigiríamos una adaptación cinematográfica de "Las aventuras de la brigada de fusileros" que fuese totalmente fiel al cómic original, aunque ni suputa madre fuera a verla.

Seguro ue nos hemos saltado algo pero para eso están los comments. Quizá dentro de siete días apretemos el botón de sí. Un hombre puede soñar... un hombre puede soñar...

jueves, 25 de octubre de 2007

Seguridad japonesa de vanguardia

Hoy volveremos a abordar el tema de las excentricidades asiáticas para hablaros del último grito en seguridad y protección personal en Japón, y no, no nos refermios a una armadura de combate ni a un Mechwarrior de eses, so friki, sino a una seri de artilugios que te dan la posibilidad de emular a los míticos ninjas y ser invisible a plena luz.

Ponte en situación, eres esta joven:


Para que quede claro que no todas las japonesas son guapas

Y te ves acosada por un maromo, un esquizofrénico, Patrick Bateman o simplemente Pocholo que se ha terminado de descontrolar al ver tu roja falda. Pues tú vas doblas la esquina y haces uso de tu camuflaje urbano.


Y ya está, ya dominas el temible arte del shinobi, te has escondido a plena luz:



Ahora, amigo japonés, ya puedes estar tranquilo, tu mujer está segura... pero ¿es que nadie piensa en los niños? Sí. Sí piensan.

Supongamos que eres este niño, que vueleve de clase con su mochila roja repleta de libracos. Hoy se ha aprendido catorce de los tres mil kanji que tiene que saberse y está bastante contento, porque la niña que le gusta le ha escupido.



Y de pronto aparece Gigante, o Tou Pai Pai montado en un tronco, o doce docenas de ninfómanas que amenazan tu infancia... pues corres y haces esto:




Lo dicho, invisible del todo.

Por último también se estila un bolso muy especial, preparado para protegerte totalmente de manguis y para perpetrar los tuyos propios:



Por ejemplo, huyes del Corte Inglés marcándote un simpa de puta madre, pita el sensor y arrojas a la calle la bolsa. Et voilá. Nada por aquí.

Ah, ¿y si eres un hombre? joder, si eres un homre y eres japonés tienes tres opciones:

1. Enntollinarles hasta que digan basta.



Joder, lo llevan en la sangre (ya sabemos que Toni Jaa no es japonés, pero que coño, con que tnega los ojos rasgados nos basta).

2. Parar el tiempo y partirles la cara, y si algo sale mal salir de allí cagando leches.



3. Corre, corre como alma que lleva el diablo.



Sí, este video ya lo hemos puesto hace meses, pero nos parece que procedía, qué cojones pasa.

miércoles, 24 de octubre de 2007

Definitivamente, los frikis son unos salidorros

Tras un sólo día de votaciones podemos aseverar que, según nuestros lectores, los frikis son unos salidorros y unos pajilleros.


¿A qué clase de anormal se le ocurrió tan soberana mierda?

Tened en cuenta, amigos lectores, que el friki medio tiene un grave problema a la hora de ligar. Lo que te gastas en cinco cubatas en una noche, a él le da para un mes de las reediciones que va sacando Planeta de los antiguos y geniales comics de Norma; e incluso lo que te gastas tú en un botellón, él te lo traduce en una mini o en un sobre de las putas magic y claro, no hay color.
Por otra parte, un friki en una discoteca se encuentra totalmente fuera de sitio: tanta gente a la que no entiende (nuestro friki diría de ellos que están atrapados en un mundo que ellos no han creado) y con esos neones que hacen que les brillen ls espinillas... Para más joder el pulirse esos dineros en cubatas y en el venga pa aqui venga pa acá no les garantiza nada de nada, así que ellos deciden, juicosamente que eso de salir pa ligar no vale para nada.

Estamos hablando del caso menos patológico de frikis, el más grave se pondría a saltar en la pista esperando a que la sangre brotase del sistema antiincendios o se quedaría en una esquina pensando en cómo rediseñar el local para montarse una Bat-Cueva. Pero ese es otro tema.

Esta situación, que para otros sería un problema, para ellos no lo es. Un friki sae que si va a su librería amiga se encontrará con el Eros, el Kiss, el mítico Penthouse Comix y todo el Hentai que quiera, así que las mujeres de carne y hueso no son del todo una prioridad.


Hala, todo lo que un frikazo de cojones necesita para una noche loca.

Lo llamativo de estas revistas es que ninguno de sus consumidores habituales las hojea. Joder, estamos hablando de gente que discute sobre las diferentes versiones de Punisher, las mierdas de crossovers estilo Civil War y quién ganaría en una pelea de bufas, si el Capi de Liefeld o Pamela Anderson... esa gente hojea y comenta en voz alta todos los comics que pillan a mano.


Gana el Capi fijo

Es lo típico. Tu entras en tu librería amiga y te encuentras con tres o cuatro tipos mirando los tebeyos. Puede que sólo lo hagan para ver como salen de gordas las domingas dibujadas por Michael Turner o Madureira (el hombre de las proporciones nulas), o que están pasando para atrás un manga de esos que se leen para atrás (para atrás... hay que joderse...), todos con su cara de intelectualoide y que al final van y los dejan en la estantería.


Pero... ¿a cuántos véis mirando para comics eróticos? Ahá.
Los ya mentados clientes, tras aburrirse de cojer y dejar cómics en las estanterías, van seleccionando los que se van a llevar. Unos seis o siete tebeos, un montante de unos veinte euracos y al final, y sólo al final, se acercan furtivamente a las Eros, se pillan la que está encima y la barajan entre lo ya acumulado (igualito que cuando Homer se compraba los fugos artificiales ilegales) y le plantan el montón ante el buen librero. El primer paso hacia la mujer ha finalizado.

Huelga decir que si al final llega a la zona donde están acumuladas esos cómics y se encuentra con que, po hache o por be no están allí, el antiguo comprador pasará a dejar por estricto orden todo lo que ha ido cogiendo en sus respectivas estanterías (eso es sagrado) y se irá con una frase como "bah, ya te los pillaré otro día". El mismo efecto tiene lugar en caso de que la que despache sea una mujer, en esta ocasión prima el "hay más librerías, plan B".
Ahora toca lo que más duele al friki. El librero.
Coge uno, coge otro, coge otro, el sudor empieza a brotar, coge otro, el corazón se acelara, coge el del Hentai, le da la vuelta para pasarlo por el lector, miradas hacia los lados, coge otro, y el último, todo para la bolsa, la respiración se relaja, son 24'95 euros, hasta luego, todos contentos. Todo ha salido a pedir de Milhouse.
Pero ¿y si el librero está de malas? ¿Y si hay dos niños gilipollas revolviéndole las novedades, un pesao preguntando por si le llegó lo del Cthulhu, un anormal comiendo un bummer flash delante de los Ultimates, y la madre de otro quejándose de lo caras que son las Magic, si sólo son cartones...?
Entonces está jodido.

Coge uno, coge otro, coge otro, el sudor empieza a brotar, pero hay tanto jaleo que no se está tan mal, coge otro, el corazón se acelera, la señora la señora la señora, coge el Hentai, le da la vuelta para pasarlo por el lector dejando a la vista portada y título (algo así como una señorita que se gasta todo el dinero del mes en colirios vestida de enfermera y en letras gigantes "Turgencias"), el lector no lo lee, le da mil vueltas ante la mirada de los lugareños, introduce el código, la tempratura de la cara sube, y por fin coge otro y otro más. Ah, que no le quedan bolsas, pues te toca llevártelo a tu casa a la vista del mundo, reza para no encontrarte con la chica (de carne y huesto) que te gusta o directamente con ninguna que pueda pararte por la calle.

Bueno, ahora os dejamos, que tenemos que poner un poco de orden en la sala de reuniones de la Redacción, que está todo hecho una mierda.


martes, 23 de octubre de 2007

Fauna urbana: las calientapollas

De las 21 personas que han respondido a nuestra encuesta sobre la elección del tema semanal, 10 han votado a las calientapollas como colectivo a analizar en profundidad. Esto es lo que nos ha movido a proponer una nueva encuesta sobre si los frikis son o no unos salidorros del copón, en función de los votos se hará el artículo.
Pero esas son otras historias, hoy toca lo que toca. Paranoia con Patatas presenta una nueva edición de una de sus secciones estrella... fauna urbana: las calientapollas.

Las calientapollas conviven con el hombre desde el principio de los tiempos. Son algo qe va con la mujer. Por supuesto, no todas las mujeres son unas calientapollas, ni hablar, ni de lejos. Sólo algunas, pero si decimos que conviven entre nosotros desde el principio de los tiempos es porque hemos investigado y cotejado todo tipo de datos históricos. Eva, sí, la señora de Adán, era una calietapollas. En bolas por el jardín del edén adelante, de la manita de Adán, que la llevaba ya como la lanza de un caballero medieval y ella a tontear con la serpiente que le ofrece la manzana, aunque realmente ella ni siquiera quería la puñetera manzana, sino calentar a la serpiente y dejarla igualita que a Adán.

Desde entonces hasta ahora las calientapollas han tomado muchos aspectos y formas, pero huelga decir, que acostumbran a tratarse de chicas de buen ver, que saben lo que tienen y lo explotan con un único fin: calentar al pobre tipo de turno. Pocas palabras explican tan bien una conducta como la de calientapollas.
Su táctica preferida suele basarse en seducir al chico de turno hasta hartarse para, al final, evaporarse en el clímax masculino (del macho que ya se sentía vencedor) y dejar al pobre desgraciado con el mástil como el de la bandera, con sus perniciosas consecuencias, tanto físicas com emocionales, y un cabreo de tres pares de cojones. Las consecuencias que para el pobre calentado supone esta actitud se resume en lo que ya decía el tipo de Saber Vivir:



Hábitat

En función del hábitat en el que se encuentren, las calientapollas operarán de diferentes formas, a cada cual más hija de puta. Si bien es cierto que siempre mantendrán el jijiji jajaja ese facilón que tato nos gusta a los tíos.

La discoteca

La discoteca es el hábitat natural de este grupúsculo, es donde se sienten seguras, donde saben que son el centro del universo, y donde sienten que los hombres las acechan teniendo bien claro que no van a hacer nada con ninguno porque en el fondo, muchas de ellas son además unas mojigatas de la reostia.
Sobre esto último existen diversas teorías, siendo la más extendida la que nos dice que ellas se hacen las guarras con el único fin de dejar claro a sus amigas (de entre las cuales es ella la que tiene la fama de calientapollas) quién es la más guapa, quién está mas buena, y quién tiene a más tíos detrás.

Las estrategias más utilizadas por parte de las niás estas en la disco son las siguientes:
1. La provocoación indebida pero buscada con escotes infinitos, camisetas ombligueras y demás parafernalia. Una forma de descubrir a la calientapollas es comprobar si lleva o no piercings en las inmediaciones de la boca (la nariz ya es demasiado lejos). Si los lleva NO es una calientapollas, es una cerda.
2. El sobeteo discotequero ambiguo.
3. Una facilidad de palabra fácilmente soportable e estados de avanzada embriaguez masculina.
4. El bailoteo lo más cerdo posible provocativo.
5. El abuso de la billetera del pobre gañán al que están calentando cada vez que se acercan juntos a la barra. Queremos dejar claro que esto no tiene nada que ver con el pagafantismo, pusto que este hombre, este lechón víctima de las circunstancias lo hace pensando que conseguirá algo, pero la chica no quiere, ni querrá, a contrario que en el caso de los pagafantas.
6. Solicitud de protección ante babosos que sólo lleva a problemas.
7. El ir enseñando su ropa interior sin el más mínimo pudor y sonriendo al mirar de reojo como las miran.
8. En caso de que no tengan claro que te has fijado en ellas te echarán el humo de su cigarro a la cara y a partir de ahí sabrán que las has visto.
9. El subirse a las tarimas mientras sonríen al calientapollado en cuestión.

La universidad / El instituto

El instituto... la universidad... Aunque las calientapollas salgan miércoles, jueves, viernes y sábados, eso es sólo la noche. ¿Y durante el día cómo se comportan?
Durante el día es cuando hacen gran parte de contactos a los que empiezan a calentar bajo la luz de los focos halógenos de su centro de estudios, donde comienzan con su actividad calientapollil.

1. Reclinación en la silla dejando bien claro de qué color es su tanga.
2. Hacer tirabuzones en su pelo mientras sonren entre inocente y simpaticonamente.
3. Estiramientos. La calientapollas prototipo se estira cuando está sentada y te ve, con el fin de que o bien se le suba la camiseta dejando entrever el ombligo, o bien resaltar sus bufas.
4. Las notitas.
5. El juguetear con el material escolar. esto puede consistir en siplemente quitarte lo que estás usando, escribir en tus apuntes o incluso iniciar una guerra de pintarrajeo con rotuladores.

La playa

A las calientapollas les gusta la playa, pero sólo en parte, puesto que en la playa suele haber mucha carne junta y no todas las miradas van hacia ellas.
Aún así, las chicas de hoy son más listas que los chinos, y tienen sus recursos, que van desde la solicitud de que la untes de crema, hasta el de tirársete encima teniendo claro que como es la playa, pues en la playa vale todo.
De nuevo volvemos al caso de los pagafantas. Nada que ver con esto, el pagafantas está ahí al pseudo acecho y ella quiere rollo con él, la calientapollas de la que hablamos está preparando el terreno para la noche.


Internet

El calientapollismo ha entrado con fuerza en la era digital. Las webcams, los chats, el intercambio de fotos, los fotologs, las páginas en las que se cuelgan fotos en busca de votos, son un nuevo campo que las calientapollas que no lo consiguen en la discoteca, la universidad o la playa han aprendido a explotar. Sin duda su mejor táctica es la de la foto-timo de la que ya hemos hablado en otros posts.

O las que son realmente retrasadas y a las que tan bién describe esta canción de El Porta:




Calientapollas famosas

Cristia Aguilera


El polo opuesto a la ahora obesa Spears, la que iba de guarrilla absoluta en contraste con la ya mencionada, pero enseñando menos cacho y haciendo canciones en las que no sólo hablaba de lo guay que era ser guapa y tener a tosos los tíos detrás.

Angelina Jolie


Una fulana que suelta a la primera de cambio que podría pasarse por la quilla a cualquier huesped de cualquier hotel del mundo porque tiene lo que tiene es otro claro ejemplo de calientabraguetismo. Ahora nos vendrá alguien diciendo que es una persona muy solidaria y todo eso, ¡pero eso que cojones tendrá que ver! A ver si vamos a llamar a Fernando Fernán Gómez para que te meta una somanta, bobotonto...

Pícara


Sí, ya sabemos que es un personaje de cómic, pero cómo calentaba a Gambito todo el puto día sabiendo perfectamente que jamás podría ni rozarle sin absorverle su vida. Se trata del personaje femenino más cabrón de la historia del coómic, ningún otro machacaba psicoloógicamente a nadie como ella hacía.

FAQs

Las camareras y las azafatas del Bacardi, ¿son unas calientapollas?
Por lo general no, están contratadas para dispensarte la bebida y ser agradables contigo, pero también para mosytrarse inaccesibles siendo totalmente impermeables a cualquier comentario por tu parte. Eso para con los clientes, puesto que al camarero al que le toca compartir barra con ella suelen llevarlo más salido que el pico de una plancha.

¿Y las Gogós?
Las gogós se dedican a eso, chaval, lo son, claro que lo son.

¿Y las chicas del Smackdown?
Sí, joder, las chicas del smackdown también. Menos Victoria y Beth Phoenix, que seguro que al primero que se les acercan le saltan los dientes.

¿Y las de Rebelde way?
Esas las que más, y calla ya coño.