jueves, 10 de enero de 2008

Once pares de botas y una cámara

Hay tres cosas que hacen que los seres humanos se congreguen en torno a una pantalla de televisión: el fútbol, el cine, y el porno. Pues hoy vamos a hablar de dos de estas… y no, panda de reprimidos sexuales, sátiros y frikis de buen corazón, no va a ser del cine porno. Va a ser del fútbol en el cine. Nos da igual que la última película que hayas visto sea una mierda de esas de Adam Sandler, y tampoco nos importa que la cosa más parecida a un balón que hayas visto en tu vida sea una tableta de chocolate. Toca el fútbol en el cine, y vamos a empezar por el principio.

Ah, se me olvidaba. Vamos a ver. La única condición que se ha puesto para que este artículo saliese adelante era que ni se nos pasase por la cabeza hablar de las películas españolas de mediados del siglo veinte. Así que sólo mencionaremos que existían, que fueron ellas las que convirtieron a Di Stefano en uno de los más grandes y que tenían títulos como La Saeta Rubia, Once pares de Botas (que pese a ser basura da título al post) o La Batalla del Domingo. Hay que reconocer que aunque las pelis fuesen de las mayores mierdas que se rodaron en la historia del celuloide, los títulos son curraos y evocan gloriosas noches de pasión balompédica, no como Quiero ser como Beckham, que es una mera oda al homosexualismo. Bueno, eso, que no empezamos por el principio, que es una mierda, como en todo. Toca hacer una breve selección.

Evasión o victoria (1981)



También conocida como “dásela al negro y corre”, Evasión o victoria nos contaba una historia de puta madre, de esas épicas que te hacen levantarte del sofá con una sonrisa en la cara y una canción en el alma.
Durante la Segunda Guerra mundial, en un campo de concentración, presos y nazis se enfrentan en un partido de furgol.
Por supuesto a los presos ni les va ni les viene el partido, joder, están en un campo de concentración, el partido se la suda a todos… menos a uno, a Pelé. Y quizá a otro, Stallone, que hacía de portero… bueno, no, realmente sólo a Pelé.
La idea era escapar. Aunque no lo decían claramente la idea original de los reclusos era dársela a Pelé y mientras él hacía el imbécil por el campo y decía que había ganado cuatrocientos brasileiraos, Michael Caine y los demás reclusos aprovechaban y huían a través de los barrotes con una lima camuflada en el prepucio de Stallone (en este vídeo os demostramos que no siempre le pegó a los anabolizantes).




Mean Machine (2001)



La misma dicotomía de presos y guardas se mantiene en esta cinta, que se podría resumir en “la vida que a Vinnie Jones le hubiera gustado vivir”.
Danny Meehan es el capitán de la selección inglesa y lo tiene todo hasta que lo largan por amañar partidos y lo encierran cuando, muy borracho, le atiza a un policía. Lo dicho, el guión que la madre de Vinnie Jones quiso para su hijo.
El alcalde intentará que Jones entrene a los guardias, y la cosa se descalabrará con un partido retransmitido entre guardias y reclusos en el que Jason Statham (Transporter) defenderá la portería de los presos.
A esto le añadimos un par de escenas de folleque y ya está, puro cine inglés.

Shaolin Soccer (2001)



¿Os habéis visto el trailer? Pues ya sabéis de que iba esto... ah, ¿cómo? ¿que si no os lo dice Muzzy el inglés no lo pilláis? Bueeeeno, vael.
A ver, la cosa está en una mezcla entre Dragon ball, Oliver y Benji, y las comedias chinas de lso últimos años (de hecho, el gordo de KungFuSion es unod e los del equipo). Un grupo de antiguos practicantes de Kung Fu se reúnen de nuevo para aprender a jugar al fútbol y ser los amos del cotarro. Vamos, que ni el Brasil del 70, un escandalazo... hasta que se topan con el equipo de los malos, que visten todos de negro y tienen muy mal café. Entonces es cuando se libra lo que podríamos denominar, en un alarde de imaginación sin precedentes, "el partido del siglo".

Días de fútbol (2003)



Cuando "El otro lado de la cama" arrasó, lo intentaron conesta peli, que fue la rebomba. Nosotros no la vimos, ni esta ni la siguiente de la que vamos a hablar, así que os la ponemos por completismo, y porque sabemos que si no algún merluzo nos la recordará.

El penalti más largo del mundo (2005)



Pocos tipos hay más feos en el cine español que Fernando Tejero, que fue a un casting para un papel de subnormal y el director le acabó preguntando si realmente lo era. No hemos visto esta película.
A ver. Confesamos que en el fondo somos un poco snobs, y en cuanto alguien se pone de moda pasa a parecernos un coñazo de tipo. Cosas como estas las han sufrido ya Carlos Latre, el tipo alto ese de HomoZapping y de Aída, el pesao de Fernando Tejero, Flo, Corbacho, y en general, los tipos que hacen lo mismo durante años y siguen pretendiendo ser "lo más" por haberse pasado al lado "cool".

El portero (1999)



Esta sí que la vimos, va de Carmelo Gómez, que pasea su cara de la España profunda por la gran pantalla, interpretando a un portero de primera división al que la guerra le ha cortado la progresión (joder, en aquella época, tu decías que eras portero de primera, encontrabas una caja de cerillas con la foto de un tipo que tuviese tu mismo corte de pelo y ya dabas el pego delante de cualquiera) y que se persona en un pueblo y comenta a los lugareños (que, como siempre sucede en la España profunda lo miran como si fuese un extraterrestre y piensan "cabrón, eres un extranjero cabrón") en qué consiste su numerito de feria, que viene siendo jugarse dineros a tirarle penaltis.

¡Gol! (2005)



¡Gol! es un videoclip de 117 minutos que cuenta la historia de un mexicano que se va a jugar al Newcastle United. Una mieeeeerda de proporciones epopéyicas, con fugaces apariciones de Zidane, Shearer y Beckham, y con un doble que canta más que un enano en un probador cuando el prota toca bola. Eso sí, los ovimientos de cámara fugaces y la música potentorra de camuflaje no sobran. No la veais. Nunca.


Y aquí se acaba nuestro análisis. En definitiva: Evasión o victoria y Mean Machine. El resto... caca de la vaca. De hecho, salvo esas dos, el resto se ven ampliamente superadas por el anuncio del portero de Coca Cola:



¡Llorad como magdalenas, llorad!

2 comentarios:

nagasia dijo...

en la pelicula de shaolin soccer los jugadores son los mismos personajes q en la peli de kung fu hustle esa, si es que es del mismo director!
XDDDDDDDDDDDDDDDDd

por lo demas, el anuncio de cocacola y evasion o victoria son GRANDES MOMENTOS de la vida de todo ser

Mellington dijo...

Enorme el anuncio aquel de la Coca Cola. Andrés Palop puede atestiguarlo.