jueves, 14 de febrero de 2008

Cupid's Bloody Valentine

Hace muchos, muchos años Dios se sentía mal: pese a estar siempre respaldado por sus ángeles estaba sólo. No tardó mucho en crear a otros. A otros que pudieran decidir amarle o no. Otros con libre albedrío. Y creó a los hombres.
Los ángeles pasaron a servirle en la tierra. Había trabajo para todos. El ángel de la alabanza, el ángel de la mañana, el ángel del sol poniente, el ángel de la muerte, el ángel del amor, el ángel de la venganza...

Hoy, el trabajo de uno de los ángeles a quienes Dios asignó la vigilancia de Su creación se está viendo obstaculizado... por los hombres. Y a nadie le gusta el intrusismo profesional...



1 comentario:

Rare dijo...

Nunca pensé que un tipo con pañales pudiese molar tanto.
Impresionante.