domingo, 17 de febrero de 2008

Jeroglífico geek

Como es costumbre, ayer sábado, los miembros de la redacción nos reunimos fuera de nuestras instalaciones, porque ahora está de modalo de congeniar, y ser amigo de tus compañeros y todo ese rollo. Fue cerca de las doce de la noche, coincidiendo con nuestra segunda ronda de "tumbadioses" cuando apareció el último de los componenetes de este magno equipo, Proyecto-V, sobre cuya virilidad llevábamos haciendo chistes desde las diez.
No le habíamos dado importancia a su ausencia, supusimos que estaría ocupado con la latosa tarea de contestar a mails, comprobar comentarios, dejar los nuestros propios y lidiar con quienes nos felicitaron el aniversario. Un trabajo de mierda, pero que le mantiene ocupado.



Nunca le habíamos visto tan alterado. Se dirigió a la mesa de nuetra taberna amiga sin mediar palabra y se bebió de golpe dos de los chupitazos.
Luego nos miró uno por uno, con sus greñas empapadas en sudor y dijo, al tiempo que dejaba caer un pequeño trozo de papel impreso: "lo entendí".
A sus palabras les siguió una sonora carcajada, y a ésta, su huida del local.
Nos miramos unos a otros y dirigimos nuestra vista al papel...



La verdad es que ninguno de nosotros lo entendió, pero no le dimos la mayor importancia. Yo, sabedor de que me tocaba escribir el post de hoy lo guardé en mi bolsillo para "estudiarlo detenidamente"... y si a eso le sumamos la excusa de la interactividad con nuestros lectores pues... hala, post hecho. ¿Alguien nos puede descifrar este extraño jeroglífico geek? Es que Proyecto-V no coge el teléfono: para él los domingos son suyos y de su colección de vídeos guarretes; y a nosotros nos puede la intriga.

No hay comentarios: