martes, 27 de mayo de 2008

Por un puñado de frikis

A punto de entrar en junio. Se acerca el verano. Frikis obesos se desesperan delante de las pantallas de sus ordenadores mientras gotas de sudor recorren los pliegues de sus lorzas, ignorando que no hace mucho había otros que ignoraban todas las condiciones climatológicas para hacer posibles grandes historias.
Y es que... ¿que sería de los westerns si sus protas estuviesesn hechos de la misma pasta que vosotros? Pues que además de no comerse un rosco y de tener que acabar siempre con la que toca el piano en el salón (sí, la de la pata de palo) no iban a poder realizar las grandes proezas que se nos cuentan estos días.
Hoy, en PcP, haremos un pequeño repaso a algunos títulos del western que de no haberlos visto os harán el culito agua, y que de haberlo hecho, harán que lágrimas de emoción broten de vuestros miopes ojos.

Le llamaban Trinidad

Hay quien dice que las pelis de Bud Spencer (sobre todo "Banana Joe") son un experimento sociológico.
Trinidad en este caso no era en gran Bud, sino Terence Hill, uno de los mayores tronchamozas del western, que encarnaba al pistolero más rápido del oeste.
Se encontraba con su hermano Bud vagando por el desierto y comprobaba que era el sheriff de un poblacho. Terence y Bud se quedaban a cargo d ela seguridad del pueblo y juntos hacían frente al malvado alcalde.
Aquí tenéis el pedazo de trailer de... "They call me trinity". Poned los altavoces a todo volumen y olvidaos de Ennio Morricone y oros y disfrutad de tres minutos del mayor tandem de la historia del cine:



Posteriormente hicieron una segunda parte titulada "Le seguían llamando Trinidad", pero de eso hablaremos otro día.

Regreso al futuro III



No vamos a hablar de esta peli. el condensador de fluzo funciona con PLU TO NIO, no con basura. Hemos visto la patente. Así que no reconocemos esto como tercera parte de nada.
La verdad es que los frikis picamos todos... y la vimos. No nos culpeis, era la segunda segunda parte de una película bastante decente.

Por un puñado de polvos

Era una referencia obligatoria. No recordamos muy bien de que iba. En concreto, yo esta no le veo desde la clase de historia en los Escolapios, así que muy reciente no la tengo.

Bloodrayne II

Increíble. Hemos hablado de una peli de Uwe Boll que sólo sale en DVD dos veces en la misma semana. Y aún por encima ¡estamos hablando de la segunda parte de Bloodrayne!
Ni la hemos visto, ni vamos a verla, pero la perspectiva de una vampiro caza vampiros de tiempos remotos que hace de las suyas en el salvaje oeste no podía dejar de ser mencionada en un breve repaso a westerns para frikis que se precie (aunque éste en cuestión no lo pueden ver ni sus protagonistas sin darse un par de baños para quitarse el olor a fracaso).
Aquí tenéis el trailer de esta pedazo de mierda. No os lo perdáis. Y cuidado con los comentarios o podrías sufrir lo mismo que otros que dijeron grandes verdades del viejo Boll.



Far Far West



Esta película es sin duda el western más absurdo que puede haber existido jamás. Vosotros lo sabéis, y lo reconocéis.
Pero la mera idea de campar a vuestras anchas por el salvage oeste a lomos de una araña robótica gigante dotada de todo tipo de armamento hace que vuestros deseos más onanistas salgan a la luz.

800 Balas



Álex de la Iglesia, quien otrora nos presentó al grupo terrorista de mutilados "Acción Mutante" t nos hizo temer la llegada de "El día de la bestia", se decidió a pasarse varios años tonteando con el género de la comedia negra, rodando Muertos de Risa, la Comunidad, y recientemente Crimen ferpecto. No son malas películas, pero están a años luz de distancia de su primera comedia satánica.
800 balas es la historia de un puñado de extras de westerns (algunos de ellos stuntmans) de un pueblo almeriense, que no han sabido adaptarse a la debacle del spaghetti western.
Película plagada de homenajes y con un par de escenas memorables. Lo mejor de todo, su banda sonora, a cargo de Siniestro Total.



Las aventuras de Brisco County Jr.



Si es que un tipo como Bruce tenía que haber tenido un personaje en el Far West por fuerza.



Bruce encarna a un abogado licenciado en Harvard que se dedica a perseguir a la banda de foragidos que asesinó a su padre a través del amarillento oeste yanki. Un personaje perfectamente delimitado y sin ningún tipo de fisuras. Todo esto con malos típicos, jamelgas buenorras y una pequeña cosa más: el orbe.
¡Y es que todo estaba aderezado con un poco de ciencia ficción! A los guardapolvos y gorros de cowboys podían acompañarles pantalones vaqueros, motos o incluso tanques; y las referencisas sobre dólares y salones, podrían acompañarles datos sobre Elvis o musicales de Broadway.
¡Grande Bruce, grande!

Predicador



Nos vamos del cine para irnos de cabeza al comic. Podríamos hablaros de Just a Pilgrim pero no nos pagan por hablar tanto, y la verdad, ya os llevamos dando la chapa un rato largo y estamos un poco hartos, así que nos vamos directos al mejor western que he visto en noveno arte: Predicador.
¿Cómo? ¿Que no es un western?
¡Y una polla ocmo una olla!
Es un western. El predicador, John Wayne, el Santo de los Asesinos, la américa profunda, los ladrones de caballos, el álamo, el desierto como fondo siempre presente, el sheriff de Salvacion... no son detalles puestos ahí por casualidad.

Y aquí acaba nuestro repaso de hoy a westerns para esquizofrénicos. Esperamos os haya sido de utilidad, y que comentéis algo, panda de medias-nenas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pero es que Uwe Bold no se va a morir de una puta vez?