domingo, 22 de junio de 2008

Hijo de puta hay que decirlo más

A estas alturas, el himno de La hora chanante que defiende el uso del "hijo de puta" como el insulto definitivo, debería ser por todos conocido.
Por si acaso no lo es, y dejando claro que aquí esa canción hace que se nos caiga el choripondio, os la ponemos y os colocamos nuestro definitivo karaoke para que canteis con papá:



Hijo de puta hay que decirlo más,
hijo de puta más
Hijo de puta hay que decirlo más,
hay que decirlo más.

Hijo de puta
¡que sonoridad!
es el alfa y el omega de la vulgaridad.
Cuando lo dices te quedas guay
porque hijo de puta no tiene igual;
gilipollas, es más coloquial
y cabronazo reconozco que no está nada mal,
pero hijo de puta es especial
porque es un concepto como mucho más global.

Hijo de puta hay que decirlo más,
hijo de puta más
Hijo de puta hay que decirlo más,
hay que decirlo más.

Hijo de puta
para saludar.
Hijo de puta
cuando te devuelven mal.
Hijo de puta
cuando quieres faltar.
Hijo de puta
¡en plan hermandad!

Hijo de puta hay que decirlo más,
hijo de puta más
Hijo de puta hay que decirlo más,
hay que decirlo más.


Pero... ¿de donde viene esta maravilla de la reivindicación? ¿Es acaso algo nuevo? ¿Es un homenaje? ¿Es un plagio de algo? ¿Es una simple ondanada de ordinarieces? Aquí teneis la respuesta, osobuzos:



Exacto. Se trata de un cover de un tema del siempre moralizante Mr T. Y es que los tipos gigantes de la época, en vez de darse de palos con otros cachalotes dentro de un ring y seguir absurdas tramas argumentales en directo, se dedicaban a demostrar que debían ser buena gente. Y es que a tu madre debes hablarle correctamente.

Así que ya sabeis: no permitamos que la palabra "hijo de puta" desaparezca de nuestras vidas, de nuestras calles y de nuestras escuelas... ¡hay que decirlo más!

No hay comentarios: