miércoles, 11 de junio de 2008

"No, por favor, no quiero morir así"

Hoy vamos a hablar de un tema del que no nos gusta hablar. De la muet-te. Y vamos a hablaros de las muertes más desagradables que recordamos. No, la de Chanquete no está en la lista.
No es ningún secreto que en la redacción de PcP somos todos unos ex convictos hijos de la grandísima puta, y que, quien más y quien menos quiere ver muerto a alguien. Recordamos muchas y muy desagradables muertes, pero vamos a hacer hincapié en aquellas que pensamos que nadie debería padecer.

Cagando



Nadie debería morir incómodo. Nadie debería morir mientras hace sus necesidades vitales. Es por esto por lo que no le deseamos a nadie una muerte mientras hace aguas mayores. Nuestro lema es "caga feliz, caga contento y, sobre todo, caga dentro".

Cagando al aire libre

¡Juro que sólo cagaba!


Ya es incómodo de cojones cagar al aire libre, y más en un urinario público, para que aún por encima los últimos segundos de tu vida los pases intentando planter un pino y que no te oigan los demás viandantes.

Devorado por Sarlacc

Te voy a comer asao, asao, asao con ensalaada, buen menú, buen menú, buen menú señor


Lo jodido de que te devore esta bichocosa primigenia, impía y blasfema no es que te devore, sino que el muy cabrón te droga y te va digiriendo durante el resto de tu existencia sin matarte. Sus jugos gástricos te van deshaciendo poco a poco y tú, como mucho, te puedes echar una partida de cartas con Boba Fett.

Por culpa de unas náuseas de la hostia

Una muerte horrible. De hecho es de las visualmente más horrorosas que puede haber, y si te pasa a ti tiene que ser todavía peor. Sí, de náuseas. Ved el vídeo, ved.



¿Qué? ¿Os habéis quedao con hambre?

Devorado por tu familia



Si que se te coma el Sarlacc es, de por sí, una putada como un mundo, que sea tu mamá, tu abuela y tu hermano Bobby los que se te coman después de convertirse en horrendos zombies también es una putada de las gordas.

Enterrado vivo

Esto tiene mala pinta...


Sabemos que la mayoría de vosotros disfrutais acinados en vuestros diminutos guetos, jugando al Warhammer en zulos ruinosos y contandoos veinte en esos simpáticos dados poliédricos, pero aún así, aunque os guste la oscuridad y no os importe entreteneros pelándoosla como monos de esos que salen en el Youtube esta muerte no os iba a gustar.
Para sobrevivir a esto tienes dos opciones: ser el protagonista o un personaje importante para la trama de alguna serie, o haber entrenado bajo la despiadada tutela de Pai Mei.

Siendo golpeado hasta la muerte por gigantesco cipote

No nos referimos al famoso chiste del "unga munga hasta morir", sino de la horripilante escena de La Naranja Mecánica.



Esta es quizá más por el tema de la ridiculez, que nos parece degradante cuando hablamos de la muerte. Imagínatelos en el velatorio: "no, le dieron con la polla hasta que le saltaron los sesos" o "le dio con el cipote en toda la boca y lo dejó fuera de combate". Vamos vamos vamos. ¡Nunca esta muerte!

Tras haber sido parasitado por un facehugger

Le dijimos que no le echase ketchup al San Jacobo, que era sacrílego


Y aquí termina el repaso de hoy al mundo de las muettes macabras e indeseables. Hace tiempo hablamos también de muertes ridículas, pero ahora no nos vamos a poner a buscar el post, así que si interesa haced uso del buscador utomático que os hemos agregau en la barra de la derecha.

No hay comentarios: