sábado, 5 de julio de 2008

Animales asesinos

El otro día tuvo lugar en la redacción de Paranoia con Patatas una reunión para dirimir los planes vacacionales de sus redactores... sin embargo, el gilipollas de Proyecto V se trajo una peli y lo único que hicimos fue verla y emborracharnos. La cinta no era otra que Ovejas Asesinas.



La verdad es que en PcP no sabemos qué decir... sobre todo si tenemos en cuenta los precedentes de temibles asesinos del reino animal. Arañas, tiburones, serpientes, abejas, hormigas, dinosaurios, osos polares, osos no tan polares, condones asesinos... todos estos matan realmente... sin embargo hay otros que, por su proximidad al humano, nos sobrecogen especialmente por mostrarnos nuestra naturaleza de criadores maltratados. Hoy vamos ha hablar de esas otras especies que pueden darnos por culo si estamos en plena película.

1. Conejos Asesinos
Night of the Lepus



Los conejos asesinos no sólo son una idea cogida por los pelos por el hecho de ser conejos giigantes mutantes antropófagos, y también por la forma en que fueron creados: una manada de conejos se está comiendo las cosechas de unos granjeros, así que les dan unas hormonas que deberían matarlos...
Algo sale mal, y los ranchos de la América profunda pasan a verse asediados por manadas de conejos asesinos.
La verdad es que esas tomas a cámara lenta, más que hecer parecer grandes a los conejos, lo que hacen es dejarte ver lo mal hechas que están las maquetas.

2. Musarañas Asesinas
Killer Shrews



Temibles ratas grandes del tamaño de perros acechan escarbando a los pobres protagonistas de esta historia, que tratan fútilmente de huir de un enemigo más rápido, más organizado y más cabrón que ellos.
La verdad es que lo de disfrazar a los perretes de bichocosas canta un poco, y la cinta es, en sí, delirante, pero joder... ¡no hay dinero que pague poder ver a las temibles musarañas asesinas en acción!

3. Cerdos Asesinos
Pigs!



Lo de Pigs! nació con la mítica leyenda urbanda de que una vez que comen carne humana, los cerdos se encaprichan y dejan de querer otras cosas. Es así como nace el que en PcP conocemos como el "Fenómeno Pigs".
Sus momentos gore, su historia desenfadada sobre cómo la ineptitud de un granjero desencadenó la tragedia, y el hecho de que los cerdos estos eran unos auténticos hijos de puta, de esos a los que odia Charles Bronson (a quien desde aquí vamos a mandar un saludo), todo esto es lo que motivó que Troma (artífice de grandes pelis como El vengador tóxico) se hiciese con sus derechos.

4. Jabalíes Asesinos
Razorback



Si los cerdos acojonaban, imagínate los jabalíes, que según Mason Verger sí son los más temibles depredadores del reino animal.
Un hombre debe enfrentarse, armado únicamente con un pedazo de escopeto capaz de atravesar paredes, a un horrorible jabalí gigante del desierto, que en uno de sus ataques más zafios llegaba a comerse a un bebé, como si Íñigo el de Gran Hermano se tratase.
La verdad es que en PcP todos tenemos gratos recuerdos de ella, y no nos perdemos en estériles debates sobre lo jodidamente cutre que era.

5. Ranas Asesinas
Frogs



Las únicas ranas asesinas que habíamos visto alguna vez eran las que se intentaban comer a los pitufos (no podemos recordar si esto es verdad o nos lo acabamos de inventar) y las que te atacaban desde los nenúfares del House of the Dead...
Luego vimos frogs. Y manchamos los calzoncillos. Ranas que devoran personas en una isla jodídamente solitaria... el problema es que una rana no pueda tragarse a un tipo de un bocado.

6. Ciempieses asesinos
Centipede Horror



Repasemos. Hemos visto las abejas, las arañas, las hormigas, las alangostas, los monstruos lacustres, pero es que de todos estos insectos sólo algunas arañas son venenosas, y las demás no dan tanta grima como los protagonistas de Centipede Horror: los cempieses y milpieses.
Cuando no había efectos especiales chulos ni miles de maquetas de ciempieses (casi no se fabricaban, no tenían tirón) cogieron a los protas y, como si de pobres jugadores de "El Juego de la Oca", los ducharon en artrópodos. A uno hasta se los meten en la boca y se quedan un rato enfocando mientras se agitan sobre su lengua hasta que los escupe... y se queja Tom Hanks de haber adelagazao para hacer de náufrago...

7. Babosas Asesinas
Slugs: Muerte Viscosa



Es curioso, en la vida real nosotros nos comemos todo tipo de moluscos, y en Slugs, son las babosas los que se comen a todo tipo de nosotros.
No es la única aportación española al género de malvados animales asesisnos, sin embargo, si fue la primera, y además salía la plasta de Farmacia de Guardia.
No sólo fue pionera en su género en España, sino que pronto surgió la americana Squirm, en la que los temibles seres antropófagos eran lombrices de las de pescar.

8. Gatos Asesinos
Noche de los Mil Gatos



Independientes y limpios, los gatos de esta peli se organizan en partidas de caza que hacen lo que les gusta hacer a los gatos: mear por todas partes, arañar sofases y volver tarumba a una familia americana.

9. Pollos Asesinos
Pollo Jurásico



Este ya es bizarro de cojones. Se estrenó poco después que Jurassic Park, y básicamente rescata los mejores elementos de la peli de Spielberg: seres gigantescos y temibles, islas tropicales ("La isla de los huevos podridos"), y reconstrucciones a partir de ADN extraído de cangrejos que habían pellizcado a pollos en el mesozoico.

10. Vacas Asesinas
Zadar, la vaca del Infierno



La peli va de un director acabadillo que lo único que busca es volver a su Iowa natal para crear el filme de terror definitivo. Sin embargo, su familia y amigos (los dos ebstáculos que hay que pisar día sí y día también), no le permiten llegar a generar grandes ideas... y debe recurrir a Zadar. ¡La vaca del Infierno!

Y este ha sido nuestro repaso de hoy... seguro que nos hemos dejado algo en el tintero, pero para eso están los comentarios.

1 comentario:

Oj0 Poderoso dijo...

No dudo de la gran calidad de tan grandes aportes.

En cuanto pille la mula, voy a ver si existe algo de esto...

Si, lo siento, no compro las películas originales, se ke es pekado y ke las productoras están muy mal (si no, mirad las filas kilométricas de los Fnac).

Kosas.