sábado, 19 de julio de 2008

Choques culturales; hoy, Portugal

Hace un par de semanas abrimos en esta, nuestra casa, una sección segregacionista a la que titulamos choques culturales; y dejamos bien clarito que Francia no molaba. De hecho, los franceses odian a España porque, según ellos, somos sus vecinos pobres, y nos tratan como si fuéramos portugueses... tendremos que explicarnos, así que vamos a hablaros de Portugal.

Portugal está más o menos al oeste de la península, y está mas o menos poblado de portugueses, que son como los españoles sólo que sus mujeres son más feas, sus casas tienen un aspecto dejado, sus pelis están todas sin doblar (si a esto le sumamos que no hay ni una sóla película portuguesa decente, nos encontramos con una población eminitemente asivestrada), y en general se toman él trabajo como una especie de religión... en definitiva, una calamidad de país para la generalidad del público pero... ¿lo será también para PcP?

Sabemos que desde el escándalo de las toallas no os gusta Portugal, sabemos que no estabais preparados para que se destapase toda aquella trama de dominación mundial, sabemos que el pegadizo eslogan "Todos buscan con anhelo y reclaman dando gritos toallas portuguesas para secarse el culito" hizo mella en vosotros, y que se os pegó hasta el acento después de que esas microbacterias penetrasen por vuestras vías anales y se instalasen en vuestro cerebro al grito de ¡Purtugal! ¡Purtugal! Hoy, sin embargo, os pedimos que obvieis esas artimañas de biólogos, políticos y megalómanos y os centreis en lo que importa... ¿Portugal mola o no mola? Alá imos!

1. El precio del bebercio

Nos atrevemos a decir que no existe lugar en el mundo en el que te puedas pillar una melopea tan gorda como en Portugal por un precio tan bajo y con una rasaca tan de putísima madre.
Dos solysombras y dos cañas te pueden salir en la friolera de 2'40 euros en total... afiuuuu... Os diremos simplemente que el café sólo, lleva incorporada aguardiente...
Y para los frikis abstemios que piensen que el Capitán Planeta no les querrá si beben, en tu cantina portuguesa amiga tienen un agua con gas al limón que se llama Fritz por 50 céntimos, que acojona tronco acojona. Portugal es una especie de happy hour constante.
Los precios populares MOLAN.



2. Las portuguesas

Tienen más pelo en la cara que la bañera de Chewacca.
Las portuguesas NO MOLAN.

Soy una portuguesa que nació en el lugar equivocado


3. Cristiano Ronaldo

Si buscas "portugués" en intenné la imagen más repetida es la cara del chaval este, que será muy bueno (vosotros ni puta idea, que la única vez que visteis un partido de fútbol fue en "Space Jam"), pero que no deja de ser un gilipollas, un niñato y un amadrao... además de un tronchamozas de la hostia y un icono gay.
Cristiano Ronaldo NO MOLA.

Estoy encantado de haberme conocido


4. El picnic

Si hay algo testimonial de que una manada un rebaño de portugeses han pasado por alguna zona determinada suele ser la cantidad de papeles albales y cubiertos de plástico... ¿por qué? Porque los portugueses, como los P. Tinto, SIEMPRE viajan con su propia energía. Siempre. Y su energía va dentro de tupperwares.
Es curioso, de hecho, un estudio de la universidad de Cuenca ha señalado que no tiene nada que ver con ser portugués, sino que está relacionado con las condiciones del propio terreno del país. Eso explica el por qué cuando los españoles visitan portugal pasan a comportarse como los propios portugueses.
En cualquier caso, si alguna vez cuentas con algún portugués para comer o algo similar olvídalo: el ya contaba con eso, y tu no entrabas en sus planes.
Los picnics portugueses NO MOLAN.

Son ricas, son sanas, recetas muy variadas que cocino cada día para ti


5. El bacalao

Allí lo llaman directamente Bacalhau. Al principio, cuando lo pruebas, sabe más o menos a pollo. Bueno claro, ¿qué no sabe más o menos a pollo?
Los portugueses están todo el día con el Bacalhau y conocen miles, ¡que digo miles! ¡cienes de formas de prepararlo!
Bacalhau à Brás, Bacalhau à Gomes de Sá, bacalao guisado, en pastel, en pataniscas, en buñuelos, en cocretas, en rebanadas de pan de molde... dicen que hay 365 formas de comer el bacalhau... una para cada día del año.
Por eso cuando estás varios días en el país vecino y vas al baño, tu mojón tiene pelitos.
El bacalhau NO MOLA.


1/4, Portugal NO MOLA

¿Qué queríais? ¿Que os pensabais que Portugal era el Decathlon? ¡Que no hay nada! Hay autopistas, cojonudas sí, pero más caras que la colección de cartas de Richard Garfield, así que ni las valoramos.


Nota: "Paranoia con Patatas" es una página web que desarrollan VARIAS PERSONAS. "Paranoia con Patatas" no se responsabiliza DE FORMA COLECTIVA de las opiniones vertidas por ninguno de sus redactores, ni tampoco de ninguno de sus miembros reservistas.

No hay comentarios: