jueves, 3 de julio de 2008

Pelis que molan: Batman 1966

Para que os sigais haciendo una idea de cuales son las pelis que debéis ver para ser unos grandes lectores de Paranoia con Patatas, hoy vamos a continuar con nuestra gran videoteca que entretiene a la par que educa, con la primera película del más temible detective de todos los tiempos: Batman... rodada en 1966.



Exacto, elenco de retrasados que sería más útil como sujetos de experimentos, exacto. Se trata de la película (como claramente indica el título "En el cine y en color") de la serie original de Batman, en la que Adam West daba vida a Batman, y Robin era interpretado por Burt Ward.
West era un más que digno Bruce Wayne, con su aspecto de galán y sy aguda perspicacia, afilada como un punzón de hielo. A lo mejor le fallaba un poco el físico, pero joder, a Michael Keaton también y por eso le pusieron una armadura en vez de un traje de lycra, que si llegan a ponerle el traje de los sesenta le saldrían las lorzas por encima del bat-cinturón.

La película tenía un argumento bastante sencillo, aunque para la época seguro que se las traía: los cuatro villanos más temidos por los ciudadanos de Gotham se han aliado, secuestrando al inventor de un dispositivo de deshidratación de agua. El malvado plan está servido.



Por su parte, Bruce Wayne se enamora de la siempre seductora reportera Natasha Kitka... que realmente es... Catwoman, arriesgando su identidad secreta con su más temible enemiga. Sin embargo, Bruce y Dick (siempre nos ha hecho gracia que "el chico maravilla" se llamase Dick) detendrán a los criminales, salvarán Gotham y acabarán con todos los problemas que acechaban a Gotham.

No obstante, nuestros héroes no nos defraudarán en ningún momento, dejando multitud de escenas para el recuerdo. Hay que señalar que en castellano, con una labor de traducción realmente horripilante, la cinta gana enteros hasta el punto en que no existe diálogo que no sea realmente complicado mantener las lágrimas dentro de los lacrimales.

Frases memorables, como "aunque sean borrachos también merecen vivir", "¿qué pesa y está en un árbol? ¡un gorrión con una ametralladora!", o "fue muy noble por parte de ese delfín interponerse en la trayectoria del torpedo... sacrificó su vida para salvar la nuestra", difícilmente serán olvidadas por cualquiera que se trague este pedazo de peliculón.

LA LUCHA CONTRA... EL TIBURÓN EXPLOSIVO



LA ESCENA DE LA BOMBA

Calificada por algunos como una escena "IMPAGABLE, TREMENDA E INIGUALABLE", la escena de la Bomba define perfecamente la ideosincrasioa de un héroe como Batman y la filantropía del señor Wayne, capaz de arriesgar su vida por los seres más desgraciados de Gotham... los borrachos.



EL CUARTEL GENERAL DE LOS VILLANOS



Y como gran spoiler... LA LUCHA FINAL

Ya sabemos de donde salió la idea de Humor Amarillo.



En definitiva, banda que sois una banda, olvidaos de Michael "Lorcitas" Keaton y la estética burtoniana con pingüinos voladores asesinos y bromas psicodélicas; olvidaos de Val "Inexpresivo" Kilmer; y sobre todo a George Clooney, protagonista de aquella peli tuning que fue subtitulada como "La fantasía homosexual de Joel Shumacher". Sólo hay un Batman, y es Adam West. Sólo hay un Robin, y no es Chris O'Donell. Sólo hay un dúo invencible, y no son Malena Gracia y Yola Berrocal. Dejad de hacer el mongo y miraos este peliculón.

1 comentario:

nagasia dijo...

pero porque las guaridas de los malos siempre estaban desniveladas? esque no sabian usar el aparato ese de la burbujita cuando las hacian? ._.