domingo, 6 de julio de 2008

Pelis que molan: Holocausto Samurai

Ha vuelto, es él, el hombre que escribe en domingo... Steve Zissou

Hola mis pequeños drugos (men-drugos). Tras varias semanas desaparecido por culpa del Metal Gear 4 reaparezco con la sana intención de hablaros de una película que no deja indiferente a nadie: Holocausto Samurai.

“¡¡Ya disponible en tiendas!!”


Este film estrenado en 1998 y cuyo título original era Six-String Samurai (que le pegaba mucho más, la verdad) tiene un argumento, cuanto menos, curioso: nos encontramos en una línea temporal alternativa en la que en 1957 la URSS conquista Estados Unidos mediante ataques nucleares. ¿Conquista todo? No, chavalada, Las Vegas resiste gracias a su héroe número 1: Elvis que reina en la región entre California y Lost Vegas. Tras la muerte de éste, los mejores guitarristas y espadachines del mundo se dirigen hacia Las Vegas para reclamar el trono. Entre ellos nos encontramos a Buddy, un tipo vestido de traje (bastante zarrapastroso), con gafas de pasta (pero no escucha a Bjork, tranquilos), una katana y una magnífica guitarra.

“Pon la boca así como si fueras a beber”


Buddy se encuentra con un niño al que salva la vida nada más comenzar la película. Así que el crío no deja de seguirlo por lo que, nuestro héroe, le suelta este discurso: “¿todavía estás ahí? Si cruzas esta línea, chico, te partiré tu osito por la mitad. La última vez que un niño cruzo la línea tuve que invocar al monstruo de las espinacas con mi rock & roll mágico. El monstruo de las espinacas lo cogió, lo puso bajo tierra y le obligó a comer espinacas cada día. Se rumorea que el niño aún sigue allí...” (esto da más miedo que María Antonia Iglesias defendiendo la libertad de opinión).

Un gran paso para el hombre, un pequeño paso para el samurai


La serie de guerreros con los que se tienen que enfrentar es de lo más variopinta: unos vestidos de astronautas, los vestigios de la armada roja, una familia canibal, los tíos con ropa de bolos y trenzas a lo Tou Pai Pai...

Las referencias musicales son continuas: el protagonista se parece a Buddy Holly e incluso lleva su nombre, el malo es “clavao” a Slash de Guns & Roses, Elvis, las guitarras, el grupo rockabilly...

“Dime que es el móvil”


El protagonista de esta maravilla es Jeffrey Falcon, actor experto en artes marciales cuya carrera no ha sido muy larga que digamos y en la que encontramos títulos como: Operation Pink Squad, Blonde Fury, Lethal Contact y Oh! Yes Sir! entre otras.

Y lo más que puedo hacer es recomendaros que la veáis y disfrutéis. Y como digo siempre: hasta luego, “freacs”.

No hay comentarios: