viernes, 11 de julio de 2008

Pelis que molan: Spaceballs

Corría el año 1987, nacían los premios Goya (que no nos engañemos, podían no haber nacido), la tumba de Lee Marvin aún estaba fresca, y el plasta de Bono acababa de pasar por nuestro país para dar su primer concierto. Estos acontecimientos son una mierda al lado del estreno de la película de hoy: Spaceballs, del siempre genial Mel Brooks.



La princesa Vespa, hija del rey Roland, rey de los druidios, huye el día de su boda con el narcotizado príncipe Valium. Ante esto, el rey ofrece una recompensa para quien lleve de vuelta a su hija a su amado planeta.
Se cruza entonces en el camino de Lone Starr y su ayudante, Vomito Bars, mitad hombre y mitad perro; quienes mantienen una deuda con el mafioso intergaláctico Pizza el Hut.

Pero el mal en la galaxia tiene un nombre, y ese nombre hace que los habitantes de todo y cada uno de los planetas que la conforman manchen sus calzoncillos tras tirarse un pedo con regalito. Es... Casco Oscuro.



Casco Oscuro intercepta a los protagonistas a fin de conseguir la contraseña para desactivar el escudo de Druidia y poder robar todo el aire de ese bello planeta e importarlo a la capital de Spaceballs.

Nuestros héroes logran huir, para ir a parar a un p laneta desértico... donde no tardarán en encontrarnos utilizando los mejores sistemas a disposición de los locos Spaceballs.



Lone Starr deberá conocer a su mentor, el gran Yoghurt, y aprender a usar ese poder que rige el universo, que vive en todos y que lo crea todo... ¡la suerte! No sin antes ofrecerle algo de merchandising...

¡Grande, Mel, grande!


Esta peli es sencillamente cojonuda. Mel Brooks es un puto genio, y Spaceballs su obra maestra. Ahora alguno de vosotros, sucios frikazos, nos vendrá con el cuento de que tiene obras mejores, como "Sillas de montar calientes" o "Las locas locas aventuras de Robin Hood". La verdad es que ésta última es una maravilla, pero Spaceballs es absolutamente insuperable.
Lone Starr, interpretado por Bill Pullman es una mezcla entre Luke y Han Solo; John Candy, uno de esos grandes actores gordos a quienes les dedicaremos un top ten próximamente; el plasta de "Cariño he encogido a los niños" es el temible Lord Casco Oscuro... Y Mel Brooks... el alfa y el omega, el bien y el mal, el presidente de los Spaceballs, y el gran maestro de la Suerte, ¡Yoghurt el magnífico magnífico!

Para terminar, y en nuestro afán de convertir este mundo en un lugar mejor para los frikis de pro como vosotros, os vamos a dar un consejo: nunca pidais un menú especial en una estación de servicio.

2 comentarios:

gilguero dijo...

¡¡¡¡Que peinen el desierto, ¿me oyen?!!! ¡¡¡QUE PEINEN EL DESIERTO!!!

JAJAJAJA, sencillamente genial

nagasia dijo...

XDDDDDDDDDDD esa es de las mejores escenas de la peli, y no nos olvidemos de la alarma de virginidad!

xDDDDDDDDDDDD