viernes, 19 de septiembre de 2008

Aquí sólo se habla de mierda

Ayer por la noche, tras la clásica reunión de grupo de la redacción de Paranoia con Patatas, que suele consisitir en ocupar un club social y jugar al backgammon mientras charlábamos sobre Shopenhauer, cuando recordamos aquél sketch de La Hora Chanante sobre las aventuras de Bizcoché y Ojos de Huever.



Y es que es más habitual de lo que parece que un grupo de adultos responsables que abusan de las bebidas espirituosas, terminen hablando de comida, después de sexo, y después e inevitablemente de ir a cagar. Es por eso que van surgiendo expresiones, y nos vamos preocupando por su origen y correcto uso... hasta el punto en que nos hemos regalado un post sobre el tema.

Deeeentro repertorio.

Plantar un pino

Popular expresión que, como os imagináis, evoca la españa rural y profunda, en la que cagar de campo era algo más que habitual. Era ahí cuando los payeses se excusaban equiparando el propio producto a un pino que pasaba a formar parte del sustrato del monte.

El perrete empieza a asomar el hocico

Gráfica a la par que humorística, se trata de equiparar la salida del zurullo al hocico de un entrañable perrete que comienza a asomarse al mundo. Es una metáfora que hará las delicias de grandes y pequeños, y que es susceptible de ser pronunciada en cualquier tipo de reunión social. Risotada asegurada.



Parir un mulatito

Expresión reminescente de la época de las américas coloniales, en las que el hecho de que una mujer blanca tuviese un hijo mulato, o viceversa, convertía a la mujer y al bebé en unos parias. De ahí los comentarios racistas que derivaron en esta expresión.

Tirarse un pedo con sombra

Responde a un plano digno de Lars Von Trier: lo que vería el fondo del WC si mirase para el trasero del usuario, que es quien dice la frasecita.
El retrete oye el pedo, y luego ve la sombra, de ahí la expresión.

Desechar una hipótesis

Esto era lo que hacía Aristóteles cada vez que iba a cagar. Por eso hay quien llama al vater "máquina de pensar", ya que está probado que es uno de los lugares donde nacen las grandes ideas y los sueños, y también donde son descartadas las que no son tan buenas.

Tener una charla con el señor Roca

Hace referencia a los largos ratos que suele pasar el ciudadano medio hablando sólo en el retrete, con el inodoro como único interlocutor.

Que te entre un fax

Vosotros, que sois pobres niños menosmola no tenéis ni puta idea de de qué va esto, pqeo es porque no tenéis una redacción, y claro, tampoco tenéis un fax. Es más, si eres el lector medio de este blog, la palabra fax sólo te suena de las pelis porno yankis que te bajas del emule... pero ese es otro tema.
¿Pero por qué te entra, si realmente sale? Ho ho ho, Billy, estás hecho un pardillo de primera, pero es que los faxes entran hacia afuera.

Descomer

Sin duda una expresión más que acertada. Utilizar el prefijo des- para indicar que vas a revertir la situación al momento anterior a comer. Desde luego la más leída de todas las analizadas.

Sacar lo mejor de uno mismo

Esto sucede en el caso de quienes hacemos posible esta página.

Liberar a Willy

Hace referencia a esta basura de los 90.



Hay quien habla de liberar a Nelson Mandela, pero nos parece más representativo del sentir popular lo de la orca.

Darle sabor al caldo

Desde luego la más escatológica de todas, en la que se está equiparando a la mierda propia de uno mismo a los taquitos de avecrem que tan buen color le dan al caldete, que en este caso, sería el agua del fondo del WC. Una marranada, no recomendable si te encuentras en una cena de etiqueta, donde, como ya sabes, si quieres causar la impresión de ser un tipo sin complejos, con un gran sentido del humor y seguro de tí mismo debes recurrir a la frase del perrete.


En fin, panda de somorgujos y cuentifantes, aquí termina nuestro estudio de hoy a la prosa vernácula española. Lo que interesa: os hemos dicho las frases propias... pero... ¿cuáles usáis vosotros? Venga, sin miedo a ser tratados como parias ni ridiculizados por vuestras chabacanerías... ¡queremos saber!

8 comentarios:

m0nz0 dijo...

-Hechar un tronco al aserradero.

-Flotar un barquito.

-Hacer un muñequito de barro.

-Tirar una boya al mar.

-Tirar lastre.

-Perder peso.

Y listos, que ya on se mas jeje

Lady dijo...

-Mandarle un fax a la Sirenita ;)

José Miguel dijo...

Bueno, y asi una paranoia rapida... ¿porque se le llama "inodoro", si, en contra de lo que su nombre indica, al final de su uso oler si que suele oler?

El Staff dijo...

Pues es curioso, según Fernando Lázaro Carreter y su indispensable manual, "Con el nardo en la palabra", el inodoro evita que el olor de las deposiciones llegue al usuario del cuarto de baño de tu casa o al del de los evacuatorios públicos. También dice que en la India la gente caga en la calle, y que huele muy mal, que ahí está la diferencia... además, al pie, añade que está algo sueltecico...

novAmaz dijo...

Os ha faltado: "poner un huevo"

saludos

Musrha dijo...

'Hundir la flota'
'Remojar la morcilla'
'Lanzar un obús'

Y no se me ocurren más

Denis dijo...

Yo suelo decir. "Voy a destruir el univierso". Especialmente cierto, si el dia anterior te has hechado un kinito con kalimocho. Lo que sale ahi, es mejor que no tenga voluntad propia...

ShaneLee Lane dijo...

Pues tiene razon el Staff tio la taza sirve para que cuando cages caiga en un lugar y que al tirar de la cadena se lo lleve el desagüe, y no se quede allí convirtiendose en una forma de vida y lo mismo al mear..., macho como si nunca hubieras pasado por Principe Pio xDDDDD o por sitios que huelen a meado xD.

Por cierto lo de "Plantar un pino" ya esta puesto?