lunes, 29 de septiembre de 2008

Tarantino dentro del plano

Hoy, como penúltimo día del ciclo atarantinado que nos ocupa, vamos a abordar otra faceta de Tarantino diferente a la de director y guionista: la de actor. Y vamos a hacerlo dando un repaso a los papeles que este encargado de videoclub ha ido interpretando a lo largo de su vida, empezando por el primero de los principios... este:



Tarantino participó en casi todas sus películas. Fue el Señor Azul en Reservoir Dogs, acaparando ese diálogo memorable sobre Madonna y Like a Virgin; fue Jimmie en Pulp Fiction, permitiendo que Vincent y Jules se cobijasen en su casa y prestándoles las bermudas; fue Chester, también conocido como "el hombre de Hollywood" en Four Rooms, un pervertido aburrido ya de sus habituales locuras; y puso voz a una máquina en Jackie Brown.

La primera vez que Quentin se puso delante de una cámara para otro director ya era el hombre de moda, y Robert Rodríguez el amigo que le pidió el cameo. Quentin interpretó a un traficante de coca que entra a hacer tratos a un bar, pide una cerveza, y se tira a hablar de forma histérica para ser asesinado finalmente por uno de los cuates con los que iba a hacer tratos.



Lo curioso es que cuando en una entrevista le preguntaron a Tito Larriva, el mexicano que le pegaba un tiro en la frente, que qué se sentía al matar a Tarantino, no sólo confesó que era una maravilla hacerlo callar, y que Steve Buscemi se quejaba amargamente de no poder hacerlo él mismo.

Repitió después con Robert Rodríguez, esta vez con un pepel de protagonista, el desquiciado Gecko, pareja de baile de George Clooney. Psicópata, asesino en serie y fetichista de los pies, Richard Gecko es una mala bestia, y cuando le muerden se convierte en un tipo aún peor.



Otros papeles menos conocidos fueron el del convicto Johnny Destiny; el de Sid en "Duerme Conmigo", o de uno de los directores neoyorquinos que aparecen en "Girl 6". Colaboró también en Little Nicky, donde interpretaba al diácono, un fanático religioso.



Desde que se estrenó la serie de Alias (de la que mantenemos que es una serie para pajilleros), Tarantino se declaró acérrimo seguidor de la misma, hasta el punto que le dan un papel a su medida, dando vida a Mackenas Cole, un antiguo miembro del equipo que se pasa al bando enemigo. En el capítulo de "La Caja" rememora la secuencia de tortura de Reservoir Dogs y recibe una paliza de manos de Jeniffer Gardner.



Sus últimas apariciones fueron en las dos obras de Grindhouse.

En Deathproof, un bodrio descomunal que casi no queremos ni recordar, se metía en la piel de Warren, barman y propietario del Texas Chili Parlor.



Planet Terror, sin embargo, es la hostia. Es una de esas pelis que molan, que molan tanto que no nos cansaremos de ver. Desde luego la cinta más fresca que vimos en los últimos tiempos, y esa Rose McGowan que parecía feorra antes... En fin. Tarantino interpreta a uno de los soldados infectados por el gas que decide violar a Cherry y a Dakota mientras las tienen apresadas...



Ha hecho más papeles, como el de Ringo en un recién salido western oriental, pero nosotros ya hemos cumplido. Ahora una pausita que refresca, y mañana fin del ciclo.

2 comentarios:

Manituan dijo...

Este tipo tiene muy buen gusto musical. Las bandas sonoras de todas sus películas son fantásticas.

ShaneLee Lane dijo...

Tarantinoooooorlll es la ostia... si pudiera, me tatuaria su nombre en la espalda... pero una libelula ya ocupa esa parte =/.

TARANTINO TE QUEREMOS!