martes, 25 de noviembre de 2008

El jorobado de Notre Dame y la Pantera Rosa

Hola, banda de eunucos y follacabras que visitais este blog con el único fin de

a) Vivir de recuerdos, que no deja de ser una estupidez.
b) Cagaros en la madre que parió a los que lo escriben diariamente, que siempre es más productivo que lo de los recuerdos.
c) Sacarle mejor partido al porro que os acabáis de liar.

Hoy estamos aquí, no para seguir hablando de las pelis del 84, que fue un año muy rico, y no nos referimos a la muerte de Paquirri, que sin duda fue una tragedia; sino para recordar a dos personajes que acostumbramos a olvidar a menudo: al jorobado de Notre Damme y a la Pantera Rosa.

Quasimodo es uno de esos personajes con vocación friki que nos presentan un mundo extraño pero a la vez, curiosamente familiar: el del tipo feo que se pasa todo el puto día metido en casa sin que le de la luz del sol, rebentándose granos, viciándose a la consola, pintando figuritas, echádose solitarios con dos mazos de magic, leyendo tebeyos y matándose a pajas mientras espía a una prostituta a la que no se atreve a entrarle con dineros por delante.

Copón, me han votado "cansina" en menéame


La Pantera Rosa nació como un diamante del tamaño de un puño (de un puño del Gran Khali), y pronto fue apodado como tal el hombre que logró sustraerlo. Sin embargo, cuando hablamos de la Pantera Rosa, sólo podemos recordar a ese dibujo animado encargado al creador de Bugs Bunny con sólo cuatro premisas: debía ser una pantera, debía ser muda, debía tener su gracia la condenada, y tenía, por encima de todo lo demás, que ser rosa. Fritz Feleng lo consiguió, y surgió una de las series que más reconcoña os hizo durante vuestra ya de por sí triste infancia.



Pues resulta que ahora, a finales de 2008, tras la entrada del tercer milenio, estos dos personajes frikis, el feo halitósico y la paria de las panteras, se han dado la mano en un spot publicitario de Nike.



Y pensar que para una vez que sacan al jorobado de la catedral, va y nos jode el mundial entero...

Es curioso, pero Puma no ha tardado en contraatacar con Puma Pink.



Esto... difícil elección.

Hala, a mamarla, mañana otro vendrá que de memeces os hablará.

No hay comentarios: