miércoles, 19 de noviembre de 2008

Pequeños cabrones televisivos

No, Webster y Arnold no tienen cabida en el post de hoy. Hoy vamos a hablar de esa tradición de los ochenta que llevaba a los productores televisivos a ir sacándose de la manga especies de personajes de fantasía, todos ellos enanujos perdidos, que pretendían vendernos como los amigos de los niños, cuando realmente, la mayoría de ellos eran uno hijos de la gran puta que sólo se preocupaban por su bienestar.

Los Snorkels

¿Corto Maltés... y los Snorkels?


No nos cabe duda de que el que creó a los snorkels se había fumado algo muy duro. No en vano, estos seres diminutos vivían en el fondo del mar, eran de vistosos colorines y presentaben un "snork" en su frente, que era una especie de pitorro que utilizaban como sistema de propulsión submarino. Sin embargo, este apéndice cabecil les delataba cuando se excitaban.

Las costumbres humanoides fueron adquiridas por estos divertidos personajillos durante el siglo equis uve palito palito, cuando un desafortunadamente célebre capitán pirata entabló contacto con ellos y les instruyó en el mundo de lo material. Es curioso que eones de nudismo snork se fuesen a la mierda por la intervención de un tipo que estaba vestido por casualidad.

Toda especie, y más si sale en una serie de dibujos animados, debe tener un héroe. En el caso de los snorkels, su paladín era All Star, un joven y aguerrido snork, atlético y con un cerebro dotado para la invención, vamos, un parto aprovechao, de estos personajes de rol que ningún máster querría en su partida por descompensado.



Los pitufos



Los pitufos, por su parte, eran una variante de la leyenda urbana de la caza de gamusinos, eso que te decían tus amigos que iban a hacer y que tu no podías ir con ellos porque era muy peligroso. Los pitufos eran igual de enanujos que los snorkels, pero en vez de vivir en el fondo del mar vivían en setas venenosas. Vamos, que si el de los snorkels se metía lo que se metía, el que parió a los pitufos tenía otra fijación. Si los snorkels eran de colores y tanían un pene en la cabeza, los pitufos eran azules, llevaban siempre gorro, hasta cuando dormían, y tenían una obsesión extraña con el verbo "pitufar".



Al igual que los snorkels, los pitufos adquirieron costumbres humanoides como consecuencia del contacto con los humanos. En su caso, ese encuentro fue mucho más precoz, ya que no nos olvidemos de que los pitufos viven dentro de setas, un lugar mucho más accesible que el fondo de las marismas, y que esos lugares atiborrados de hongos son frecuentados por jevochos, tirados y otras personas de baja catadura espiritual (de esas que nos leen diariamente) que sólo buscan empaparse de sustancias psicotrópicas.

Familia de pitufos sintiendo la crueldad del hombre en su propio domicilio


El abanderado de los pitufos era el más aguerrido de todos: el Pitufo Fortachón, un tipo duro donde los haya, con un pasado carcelario, un tatuaje de "amor de madre", y una pitufina siempre en la reserva para cuando la necesidad apretase.

Me gusta machacarme en el gym


Los diminutos



Los diminutos eran una comuna de okupas que vivía dentro de los conductos del aire de los edificios habitados, aprovechándose de su calefacción y comiendo de sus sobras sin ser vistos.

Realmente los caminos de Quique, el niño humano protagonista de la serie, y esta curiosa banda de músicos callejeros se cruzaron cuando él tuvo que pasar un tiempo en casa de su tío Augusto, que era bastante dado al jarabe de cinturón. Fue allí donde se hizo colega de estos antisistema que le ayudaron a huir y abandonar una vida de palizas a cambio de una bohemia vida callejera. Al final, como suele pasar en estos casos, el chaval de vida callejera nada, así que se los llevó a su piso. De todas formas se sabe que si la serie hubiese durado más de tres temporadas, el Quique este habría terminado por dilapidar la fortuna de sus adinerados padres y habría terminado por vivir en alguna casa okupada de alguna zona marginal de Carabanchel. De hecho ya hubo un amgago de esto en la última temporada, cuando los diminutos se dedicaron a patearse el mundo aprovechándose del eurorraíl y el autoestop.

Los diminutos: una familia de niños vagabundos explotados por un gordo de pobladas cejas


Los Fraggles

Jim Henson es el anticristo


Huy, vuestros queridos Fraggles eran los más cabrones de todos los seres en miniatura de los que podríamos hablar en este blog.

No te fíes, cuando menos te lo esperes ¡tenedor en el ojo!


Fraggle Rock era un intrincado laberinto subterráneo excavado en la propia piedra que servía de guarida a esa banda de oportunistas y forajidos conocidos como Fraggles. Pero claro, ¿acaso pensábais que todo el mogollón de trabajo que suponía vivir en un sitio así lo hacían ellos? No. Las paredes de esas cuevas estaban adornadas con la expresión "El trabajo libera", y los curris, seres verdes y más pequeños que los propios Fraggles (y por lo tanto, por debajo en la cadena alimenticia), se dedicaban a currar (su propio nombre indica) a cambio de la mera supervivencia día tras día.

Además, esta plaga se dedicaba a amargar la vida de los Goris, unos pobres granjeros con poco más que un asqueroso chamizo de cuatro metros cuadrados que vivían en una de las salidas de Fraggle Rock, que no tienen ni donde tirar su propia mierda.

----------


Y como siempre, antes de irnos, lanzamos una pregunta a alguien: si tal y como debería haber sido, las cuatro especies luchasen a muerte por la supremacía del microverso, ¿cuál saldría vencedora? ¿Serían los superevolucionados Snorkels? ¿Los montaraces Pitufos? ¿Los despreocupados y vandálicos Diminutos? ¿O por el contrario, hablaríamos del mundo de los despiadados Fraggles, en el que las demás especies servirían como esclavos?

6 comentarios:

Denis dijo...

Una pregunta muy interesante

La respuesta tras meditarla con mis otros amigos frikis y no-frikis es clara. Ganarían los Pitufos

Los snorkels serian los primeros en caer. Atacar la superficie nunca ha sido inteligente, y aunque tienen acceso al vapor y a tecnologías superiores eso nunca ha ido a nada. Pensad en Namor, Atumma y todas las veces que Atlantis ha salido a la superficie a conquistar la tierra y han regresado al agua apaleados. Además para conquistar un territorio tienes que poder mantenerlo, y siendo un pueblo submarino, es difícil mantener los suministros en tierra.
Serian los primero apaleados por los demás.
Los siguientes en caer serian los diminutos, ya que aunque es cierto que tienen aviación, tambien es cierto que es escasa y que sus pilotos no son muy listos. Ademas sus armas consisten en chinchetas, clavos y gomas. Muy lejos de las Maquinas de Guerras de los Fraguel pilotadas por curris empapados en setas, o las bolas de Fuego de Papa Pitufo y sus Summon Bicho de lo Oscuro.

La cosa quedaria entre los Pitufos y los Fraguel.
Ambos son un pueblo igualado.
Los Fraguel tienen explosivos, (hace falta mucho plastico para demoler esas rocas tios) pero los Pitufos tambiénn. Lo que pasa es que los Fraguel nunca usaron los explosivos contra otros, mientras que los Pitufos si.
Ademas Gargamel les ha entrenado perfectamente en tácticas de comando: Infiltración, rescate, eliminación. Y los fraguel carecen de ese entrenamiento.

Los fraguel tienen miles de curris para mandar a la guerra con sus maquinas de guerra, sip. Pero los pitufos tienen a los pitufos negros, que valen para lo mismo. Además los Fraguel tienen hembras, que no sirven para combatir, mientras que los pitufos son todos hombres. (menos pitufina, claro y esta tambien fue producto de la alquimia).
Por otro lado los Pitufos surgieron de la alquimia, como los Urku de Saruman, y todos sabemos que son mejores guerreros los que se fabrican, que los que nacen.

Pero en cualquier caso, lo que decanta la victoria para los pitufos, es la gema de Papá Pitufo para viajar en el tiempo. Con esta tecnológica cuantica de viaje espacio tiempo, lo tienen ganado, si no que se lo digan a SkyNet y a Sara Conno ¿no?.

Lo único que tiene que hacer Papa Pitufo es mandar a un comando de infiltración y asesinato a la cueva de los Fraguel antes de la guerra y matar a los lideres de los Fraguel.

Sin duda, este seria un mundo pitufado.

Un saludo

Anónimo dijo...

A primera vista yo creía que los Fraggles serían la especie dominante, pero a tenor de la exposición de denis y de sus irrefutables argumentos he de otorgar mi voto a los pitufos.
Asi todas las especies estarían tristemente sometidas en un microverso de color azul.
O muy contentos y con sobredosis de viagra...

roger dijo...

La exposición de Denis es del todo acertada, salvo por un motivo... si los Snorkels no saliesen del agua, nadie podría derrotarles en su propio elemento, donde tienen la tecnología y el entorno completamente controlado. Su civilización vivía protegida tras barreras de corral, impenetrables para el mejor nadador pitufo, que a la postre es el fortachón, porque los demás son unos maulas; y patrulladas constantemente por guripas montados en caballitos de mar. Ahora que bien es cierto que la conquista del mar no ha sido nunca uno de los intereses fundamentales de los megalómanos...

Los diminutos por su parte, si mal no recuerdo, son una puta familia, nada más, además son los más enclenques de todos los expuestos, así que como no tome partido el niño emo no les veo yo ninguna posibilidad.

Por lo que como bien decía Denis, nos quedamos con una lucha por tierra firme entre fraggles y pitufos, un duelo en el que sólo el tiempo podrá dirimir entre una civilización paciente y una aniquilada. Se trata de dos pueblos de similares atributos, incluído la exploración e infiltración. ¿Acaso los comandos fraggels no deben acudir al jardín de los granjeros endogámicos en busca del consejo de la montaña de basura? Además, cada poco los Goris capturaban a un descuidado fraggel y nunca llegaban a servirlo para la cena: la respuesta de los ejércitos de Fraggel Rock era inmediata.

Además está el factor numérico y la especialización. Los fraggels son más, es obvio, con sus legiones de curris y su habilidad artesanal para construír máquinas de guerra. Pero es que además, la especialización juega a su favor. Me explico: ¿qué sabe hacer el pitufo bromista? ¿y el dormilón? ¿y el filósofo? Joder, son los mejores del microverso en lo suyo, pero no es que no sepan pelear, es que es como si no tuviesen brazos, sin embargo, los fraggels son un pueblo perfectamente apto para la guerra, incluso sus semi-inteligentes hembras.

No se, creo que la balanza se terminaría por decantar por los fraggels, pero en cualquier caso es un debate que da bastante de sí. Una buena iniciativa, me gusta.

Un saludo.

Denis dijo...

A este respecto dire, que las ultimas informaciones indican que la aldea de los Pitufos ya esta siendo atacada, por los Obuses de los Fraguel, aqui tenemos un enlace a las imagenes de ultima hora

http://www.absurddiari.com/gifs/fotos/pitufos.jpg

suguru dijo...

Jejeje, muy ingeniosos los comentarios y el debate generado, bien por PcP esta vez.

Y ya centrandonos en el debate pueril, de los que me gustan y obviando el Ghetto de los Snorkels, por que ni ganan ni les pueden ganar en su terreno, yo consideraba también por méritos más que suficientes, a los Pitufos, pero con el último comentario, no se... ya me queda la duda con los Fraggles... o_O Aunque por la sensación de indisciplianado, bohemios y casi hippies de estos frente a la sistematica sincronización de Los Pitufos, creo que ellos tendrian algo más de posibilidades... pero aun estoy dudando!!!!

**PD.: Tampoco habría que olvidarse del Los Krostones, que aunque sean de cómic, también son diminutos y encima son los únicos que reconocen abiertamente su propósito de dominación mundial con un ejército de Krostones.

Mellington dijo...

Los pitufos ganarían la guerra sin ninguna duda. Su especialización profesional y sus tácticas de guerrilla les darían la victoria definitiva. El único pitufo lamentable era Vanidoso. Filósofo estaba como una cabra pero era de los que más molaba. Y Bromista era el artificiero definitivo.