viernes, 28 de noviembre de 2008

Yo SÍ pedí estos poderes

Ay lechón, suelta ese Polo Drácula, guarda esa Pantera Rosa, límpiate la comisura de los labios y sácate la mano de la bragueta. Llega Paranoia con Patatas, y hoy os va a hablar de algo muy serio, algo palpable, algo que constriñe (el verbo constreñir siempre nos ha puesto brutos) los cimientos de nuestra aparentemente idílica sociedad: los mutantes existen, y están entre nosotros.

"¡Pero joder! ¿Cómo que están entre nosotros? ¿Y yo no puedo ser uno de ellos? Joder, hostia, me da igual no haber pedido esos poderes, pero ahora los pido, coño"; piensa el lector medio de Paranoia con Patatas. Pues nosotros te damos la razón: está tirao ser mutante. Lo de los genes y los poderes de la hostia es una engañifa, símplemente deséalo, deséalo con todas tus fuerzas, y como hacía Panchito, súbete muy alto y pídeselo a las nubes. A Cifra y a Estrella Rota les salió bien, ¿por qué a ti no? Sólo hay que tener un poder que pase desapercibido, como el de cualquiera de estos dos, y ya está, ya puedes cambiar tu vida por la de Cíclope o Mística. Y lo más importante: podrás obviar esos pasos en los que te rocías con agentes químicos o te comes la caca de un perro mordido por un vampiro, tu sólo deséalo y ponte manos a la obra.

Imagínate: escuela de jóvenes talentos. A la mierda el instituto, a la mierda la universidad, a la mierda tu módulo de FP de instalador electricista y tu curso CCC de conductor de ambulancias. Atiende, melón: en una escuela de jóvenes talentos sólo hay engendros y cachondas, así que tú no sólo pasarás desapercibido, sino que además serás el menor de los males. No nos crees porque en tu vida diaria has sido comparado con Chewbacca o con Paquirrín, pero imagínate si las tres alternativas fuesen Rondador Nocturno, el doctor Hank McCoy y la Mole, pues oye, hueles mal, eres peludo, y te sobra peso, pero en este nuevo mundo que se abre ante tus ojos no eres lo peor de lo peor, toma nota, gañán.

Eso sí, niégate a lo de la lycra, porque que seas la única alternativa en tu entorno no debería llevarte a hacer el ridículo en la portada de ningún periódico. En cualquier caso, si no hay más remedio, ya sabes donde venden fajas y en cualquier caso no te combiene que te vean como el tipo de paisano que acompaña al grupo, que suele ser confundido con el bedel, y que termina por conseguir que no se lo tome en serio ni el niño del Domund, que termina por llamarle "señor" para ver si suelta la monedita.

Pero claro, ¿qué cojones os decimos nosotros? Sin pruebas... y una mierda. Cienes de nuestros lectores han comprobado que esto era posible, sin más, y han tirado para delante sin complejos, y ahora, van camino de la fama, el sexo, y el molonismo también.



Eh... bien, este chaval ha optado por algo clásico, pero que va colando. Por lo general hay personajes que son mutantes y que deben demostrarlo constantemente, al fin y al cabo, están rodeados de seres horrendos, por lo que o le recuerdan a todo el mundo que tienen algún poder o van a tomárselos a pitorreo en poco tiempo. Fijaos que este joven friki está dajando clarinete que con él no se juega. Gámbito hizo esto durante años y sólo fue tachado de homosexual.



Este documento gráfico es el claro ejemplo de hombre que se ha ganado el respeto de sus semejantes gracias a la lectura asidua de PcP, logrando gestar su propio poder sin tener en cuenta ni la biología ni hostias: con muy pocos mimbres consigue dar hambre a cualquiera que le contemple. Observad ese queso, y ese jamón, y detrás, un adalid de la justicia (o la injusticia, o de lo que le salga del nabo, eso nunca lo sabremos) preparado para llegar y besar el santo. Él lo ha conseguido, ahora es adorado por las mujeres y envidiado por los hombres.



Antes de leer Paranoia con Patatas, el lector que nos ha enviado esta foto, que prefiere permanecer en el anonimato (no te preocupes Federico Sánchez de Peláez, no vamos a dar tu nombre en internet), era un pobre "cuerpo-triste" que se mataba a pajas con vídeos subidos de tono en tu.tv. Después descubrió el blog, y con él, el amor propio. Siguió un programa de musculación avanzada que convirtió su piel en acero, sus músculos en adamantio y sus cojones en barro. Ahora, gracias al anonimato que le proporciona una fuente de arcilla, este simpático montaraz del macizo ibérico puede decir que los superpoderes han llegado a él.



Fermín es funcionario de correos en Alpedrete y ha conseguido llegar al punto de que no sólo quiere ser mutante, sino que si le pones una gabardina y le dejas los cutters al aire lo parece. Además, se lo ha currado joder, contemplad esas pedazo zarpas, y ese pelo cenicero moldeado por el mejor de los carbonillas. Por lo que nos comenta, sus problemas tienen que ver con las aglomeraciones en discotecas y con la necesidad vital de "descomer" y la posterior higiene (sostiene que con una de las manos come y con la otra hace todo lo demás), pero claro, nadie dijo que ser un mutante capaz de arrancarle la cabeza a un perro de un puñetazo fuese fácil.



Otra de nuestras lectoras nos envía, vía Facebook, su intento de lograr la mutación. Práctico y fácil de conseguir en tu tienda amiga. Una prueba más de que las mujeres tienen más fácil que los fracasados lo de adquirir superpoderes: con ponerse un traje apretado o ir enseñando la altanalga tienen mucho ganado. ¿A quién cojones le importaron alguna vez los poderes de Emma Frost o de Mariposa Mental? Ese alguien no merece hacerse llamar persona. Eso pensó nuestra lectora al buscar su alter ego mutante. Podéis ponerla entre cualquier grupo de personajes de Jim Lee que da el pego.

¿Habéis visto, banda de inadaptados? Pues eso, que no basta con quererlo, hay que ponerse manos a la obra, como cuando te sacaste el graduado en ESO. Hala, a chuparla, mañana ya os dará candela otro.

2 comentarios:

suguru dijo...

Juasss,, muy buen aporte, me he reido bastante con los comentarios y viendo las fotos.

En serio, dejando de lado ciertos aspectos pueriles del macho ibérico que se siente atrapado, os ha quedado estupendo. Mis felicitaciones.

Un saludo.

suguru dijo...

Y por cierto, le enseñé las imágenes a mi mujer y el que más le ha molado ha sido el "Lobezno", que es de lejos el más currado, la nena ha dicho que si era catwoman, casi sin pensar pero lo mejor ha sido cuando ha visto al "Juggernaut" , que primero ha dicho que si era "El Duende" xDD, al comentarle yo que no, entonces perpleja, me ha preguntado: ¿Qué es entonces.. una Tortuga Ninja? Y yo ya partiendome...