sábado, 13 de diciembre de 2008

20 años de Prince of Persia

Hay dos cosas que nos atrevemos a decir que han hecho alguna vez los lectores de PcP: la primera, la masturbación; la segunda, jugar al Prince of Persia. Ambas tienen cosas en común, la principao es que las dos te pueden dejar ciego, y los que hayáis ido a un colegio de curas o hayáis hecho uso de un Amiga 500 mientras luchábais contra el cruel visir Zervan y saltábais sobre fosos llenos de estacas.

Ayer nos topamos, a través de menéame, con que había cumplido veinte añacos por lo que toca dedicarle un post a uno de los juegos que más han entretenido a los frikazos de nuestra generación.

Pero, ¿quién fue la base para el nacimiento del Prince of Persia?

Pues el padre de la criatura fue Jordan Mechner, un programador neoyorkino que dio vida a esta máquina del vicio a los 25 años, basándose para ello, principalmente, en la cinemática de su propio hermano pequeño. ¿Cómo cómo cómo? Eso dijimos nosotros, pero vivir para ver, aquí tenéis a David Mechner, el primer Prince of Persia:



Lo sabemos, os acaba de venir un flashback que os jiñáis.

El argumento del videojuego era de estos sencillos y sin fisuras, de estos que ningún frikazo con demasiado tiempo libre como los que visitáis PcP podría tirar abajo con preguntas chorras: una jaca, un malo obsesionado con llevársela al catre, y un aventurero que tiene una hora para rescatarla de las manos del malvado visir para darle matarile al estilo Bruce Campbell.

Esto eran gráficos


Y es que este post de sabadete no va a tratar sobre el Prince of Persia 2, ni sobre el 3D, ni sobre las Arenas del Tiempo, El Alma del Guerrero o las Dos Coronas ni el que pronto verá la luz, The Journey Begins. No. Estamos aquí, única y excluisvamente para ofrecerte un reencuentro con aquellos monitores que hacían ruído, aquellos pasos calculados, y aquellas curradísimas luchas a golpe de espada. Estamos aquí para que volváis a jugar al Prince of Persia.

Podéis descargarlo en esta página, de todas las que hemos probao es la que más garantías nos ofrece. No os preocupéis, los equipos infromáticos de la redacción no corren peligro, para todas estas cosas usamos el portátil del becario, quien desde que organizamos el visionado de Reservoir Dogs nos lleva mucho menos la contraria.

1 comentario:

Adrián dijo...

Endemoniadamente difícil, o al menos eso me parecía a mi de pequeño xD