jueves, 18 de diciembre de 2008

Fauna urbana: los cardgamers

Más que dentro de la fauna urbana, los cardgamers podrían incluírse, junto con roleros, viciados, wargamers, marvel zombies y DC adictos, dentro de un subgrupo de fauna friki.

Vamos a dividir el estudio de estos personajes en sus distintas fases vitales. A diferencia de otros colectivos de la sección de fauna urbana (ahora mismo se nos vienen a la cabeza los emos y los metrogañanes), los cardgamers y frikis en general no tienen una fase de larva ni de pupa, naciendo del vientre materno, como los conejos.

La infancia

Cuando es niño, el cardgamer se cría entre colecciones de cromos, como los demás niños. ¿Quién no recuerda como inocentemente coleccionaba los cromitos de Dragon Ball o el Rey León.

"Que levante la mano el que no recuerde esta colección"


Pero pronto llegan a sus manos las cartas. El primer contacto del friki primigenio con las cartas es de la mano de las conocidas fichas de la liga, que son como cromos pero se meten dentro de álbumes (presígnate, presígnate) y se llevan en mazos atadas con gomas. Era curioso, porque pese a que la periodicidad de las fichas era siempre la misma, todo el mundo pensabe que que le tocase Finidi era la hostia (así de bien lo vendió Lopera), y todo fichaje del año se convertía en un tesoro que los niños guradaban en sus bolsillos.

"Sin duda, este cromo marcará una época"


Cuando los miembros de esta redacción hacían colección de fichas de la liga no era tan claro el espíritu friki de las cartas que venían en sobres, hoy en día, las diferentes colecciones ayudan a que se desate el escándalo.

"Que le den por culo al Maradona ese, oigan"


Sin embargo, el acabose dentro de este mundillo es el reciente Yu Ghi Oh, que no tenemos ni putifa idea de lo que es (seguro que no es nada que gracias al google no podáis superar), pero si te venden mazos de cartas es que es un vicio y que se te puede caer la pinga.

"Cartas, niños y manga... una combinación mortal"


La adolescencia

Es aquí donde las cosas se tornan trágicas. El otrora niño escucha una palabra que no podrá olvidar el resto de su vida... "Magic".

"Maaaaaaagiiiiic"


Cuando nuestro taciturno friki comienza en el Magic no lo tiene nada claro. No entiende por qué ese cacharro que cuesta 0 y sólo da maná es tan bueno, y por qué el bicho ese que es 11/11 y arrolla no lo quiere nadie... serán burros... ¡Si con ese te zumbo dos veces y te mando para cuenca! Cá cá cá cá

"Supera esto, pringao"


Lo de comprar sobres comienza a convertirse en algo compulsivo, y el mazo rojo y el negro reparten buenos piñacos... el friki no entiende qué le verán de bueno al azul... Esta etapa no es infinita, y nuestro amigo el cardgamer acaba bastante desencantado, vendiendo sus cartas para salir por las noches para tratar de integrarse.

La madurez

No nos engañemos. Un frikazo que se gasta los dineros en cartones con los que se pasa horas jugando con otros tipos en lugares de dudoso olor no puede llegar a socializar, nunca. Es por esto por lo que vuelve a caer. Pero no en el Magic, del que está escarmentado ya.

Ahora el cardgamer se ha ido a cosas más cool. Hace años era el Rage, o el Kult. Después vino la Leyenda de los Cinco Anillos.

Todos estos juegos parecen, o así te lo venderá el cardgamer, mucho más complejos, tácticos, y jugables que Magic, por no mencionar que gozan de una mayor versatilidad y puedes ganar de diferentes formas. Además Magic es un robo...

"Magic es un robo comparado con esto"


Y. Una. Mierda. Lo cool no tarda en destaparse como lo mismo de siempre, y en ese momento, el friki ya ha caído en la red de los juegos de cartas coleccionables.

La adultez

El friki ya ha entrado en la treintena. Ha probado casi todos los juegos de carta que ha podido y, seamos serios, ha vuelto al Magic. No compra sobres, sino que recurre a webs como la famosa MetrópolisUsura. Su objetivo ya no son bichos gordísimos. Se trata de un sibarita de los juegos de cartas, por dios, va a tiro fijo. Se documenta. Conoce los mazos ganadores. Domina los diferentes tipos de torneo. Tiene un par de mazos de combos, una suicide o una stompy y uno más elaborado, donde va metiendo sus nuevas adquisiciones, todas ellas de un precio considerable.

"Me voy de cinco, prosperity de diez, me voy de diez, prosperity de veinte, me voy de veinte, drain life de 38, no puedes hacer nada por la city, ¿otra?"


Ha llagado a ese punto en la vida de todo friki en que la peligrosa expresión "no me vas a decir tú en qué gastar el dinero que gano con el sudor de mi frente" comienza a brotar de sus labios.

"Te maté, perdedor"


Este es el punto en que los conocidos no frikis del cardgamer (es decir, su padre y su hermano), deben hacer algo por él.

Terminamos el post de hoy enviando una misiva a familiares y amigos del cardgamer adulto: no le abandonéis, no le dejéis perderse en esa espiral de decadencia... haced algo por él... lleváoslo de putas.

6 comentarios:

janusz dijo...

Luego estamos los, ya muy enfermizos, que encima diseñamos juegos. Yo mismo. Con mi hermano.
Ayayayayay!

Oj0 Poderoso dijo...

Existen alternativas de desenganxe: juegos de cartas no coleccionables como "Munchkin", típicos del Friki de Juegos de Mesa.
La verdad ke están bien. El que comento se parece a jugar a Magic, todos con barajas azules, puteando, robando y apuñalando a los demás jugadores.

Adrián dijo...

Una puntualización: no es cierto que todas las estampas en los coleccionables de liga aparecieran con la misma periodicidad. Había cartas que intencionadamente eran poco distribuídas en una zona o en general, para generar más mercado (si poco probabilidades de que te toque, más veces tienes que comprar para conseguirla, o más estampas tienes que darle al que ha tenido la suerte de tocarle una o varias veces)

Todo esto acaba repercutiendo en mayor gasto medio que si la distribución fuera equitativa, hay muchas más estampas sobrantes en las manos de los compradores

Denis dijo...

¿Como no se menciona el Vampiro juego de cartas?. Con lo que me costo conseguir a los del Circulo Interno...

Mellington dijo...

Sublime. Un análisis de escalofriante exactitud sobre el escalafón más bajo del frikismo... quién iba a pensar que a las Magic se llegaba por los cromos de Panini y de Colecciones Este...

Maestre dijo...

Llevo tiempo de leerlos y es la primera vez que comento (perdon por eso). Lo hago ahora por que todo lo que dijeron es cierto, me paso a mi, solo que entre directamente al Magic y lo jugue (bastante mal) por 3 años, en cuanto me di cuenta cuanto costaba armar un deck de campeonato lo mande todo al diablo y ni por error me le acerco a ningun juego de cartas, je. Desde Mexico les mando saludos a todo el staff.