miércoles, 10 de diciembre de 2008

Pelis que molan: Sospechosos Habituales

Estamos a miércoles, amiguetes, y vamos a dedicar el post de hoy a una de esas películas que molan cojón y medio. No, "Ensalada de pepino en el colegio femenino" la dejaremos para otro día, hoy tocan los Sospechosos Habituales.



Repasemos a este grupo de pardillos:

Dean Keaton



Este personaje, que lleva el nombre de pila de Gabriel Byrne (no hay como ser actor para cambiarte el nombre), es el líder del grupo, el cerebro, el que cuida de los suyos y atribuye los papeles. Se trata de un ex policía, de un ex convicto que tiene a los agentes de la ley en su contra y que trata de reformarse.

Michael McManus



Steve Baldwin, el único de los hermanos Baldwin que es actor interpreta al hombre de acción del grupo.

Fred Fenster



Benicio del Toro interpreta a Fenster, compañero presuntamente homosexual de McManus.

Todd Hockney



Hockney es un tipo desquiciado, peligroso, experto en explosivos, individualista, de gatillo fácil y superviviente, a quien, para más joder y en aras a una buena relación entre compinches, sólo le importa una persona: Todd Hockney.

"Verbal" Kint



Verbal es tullido, padeciendo una parálisis en la mitad izquierda de su cuerpo y siendo, además, tartamudo. Es un tipo inseguro que se ganaba los dineros como timador de poca monta. El grupo le atribuye el trazado de los planes, a Keaton le gusta decir que es "el hombre del plan", simplemente por dotarle de algo de responsabilidad.

Los cinco delincuentes coinciden en una rueda de reconocimiento por el robo de un camión de armas, y entre ellos nace una suerte de amistad, unas ganas de plantar cara a la policía que les había detenido y humillado, unas ganas de enriquecerse... sin embargo, todo se truncaría cuando surgiese el nombre de Keyser Soze.



Keyser Soze irrumpe en las vidas de los cinco delincuentes como un elefante en una tienda de porcelana. Su enviado, el señor Kobayashi, se cita con los protagonistas en un hotel para exponerles la triste realidad: Keyser Soze quiere que trabajen para él, un día de trabajo, 91 millones de dólares de recompensa, y casi ninguna posibilidad de supervivencia.

En el año 81 Keaton participó en el secuestro de un camión den Buffalo, la mercancía pertenecía al señor Soze, e iba destinada a Pakistán, donde se trabajaba en la construcción de un reactor nuclear. Al inicio de 1994, Fenster y McManus secuestraron un avión bimotor de carga, cuya mercancía era oro y cable de platino, también con destino a Pakistán. Unos meses antes, Hockney robó un camión lleno de piezas de armas en Queens, armas que deberían de haber acabado en Belfast, siendo también mercancía de Keyser Soze. Por último, poco tiempo antes, uno de los correos menos inteligentes del serñor Soze fue enredado en una complicada estafa ideada por un tullido.

Todos están en deuda con Keyser Soze, y el legendario criminal quiere cobrarse esa deuda.

Si no la habéis visto, sois unos loosers.

Para terminar, os dejamos un vídeo de La Hora Chanante que parodia una de las escenas de la película. Avisamos a los cuatro frikis desgraciados que no la hayan visto que tiene un spoiler que te cagas.



Hasta mañana, freacs.