miércoles, 28 de enero de 2009

Top Ten: Putos amos de las tollinas

Dejad de masturbaros como monos en celo y prestad atención al post de hoy, porque vuestro dios hecho carne ha vuelto a la ciudad y va a hacer un poco de proselitismo con vuestras decadentes mentes.

¿Habéis leído el título del post? Pues esperamos que sí, que por algo lo escribimos, hostias. Pues eso, que hoy toca hablar de algunos de esos tipos que son idolatrados por quienes redactamos y quienes leéis este sucio blog, tipos que padecen de elefantiasis genital, tipos que no entraron en MENSA porque les recordaba a Barrio Sésamo, tipos que podrían hacerse un collar con los dientes de Terminator y otro con las orejas de los agentes de Matrix. Estamos aquí para hablar de esos tipos que han sido reconocidos mundialmente como lo que son: putos amos de las tollinas.

Hablamos de esos grandes expertos en artes marciales que han motivado que te apuntases a clases de gu shu, quempo, de taicuondo, o de aiquido, al igual que hicieron los colegas frikis de Javier Cámara en Torrente. Estos tipos, que les da igual zumbarse a cinco que a cincuenta (como le dijo Josdefina a Napoleón en la noche de bodas), y que saben como utilizar a un tipo como escudo humano para evitar los daños causados por una bomba H.

Estos señores que recordaremos hoy son... los diez mayores putos amos de las tollinas del mundo mundial.

10. Sonny Chiba



Para abrir el ránking de maestros de los mamporros os traemos a un clásico de clásicos, de aquélla época en la que los anabolizantes y los gimnasios tal y como los conocemos no existían, y en la que un hombre se ponía así de mostrenco a base de cargar con cubos de agua y pelearse con venerables ancianos.

Sonny Chiba es cuarto dan de ninjutsu, segundo de karate goju ryu, segundo de judo, primero de kendo y de kempo, y cuarto también de karate kyokushin. Vamos, que el tío no paraba y lleva una vida de mamporros a sus espaldas.

Recientemente ha interpretado a Hattori Hanzo en el Volumen 1 de Kill Bill. Próximamente se le dedicará un post porque el tío molaba que se pasaba.

9. Jet Li



Jet Li, el chinito bajito que debutó en Hollywood haciendo imposibles las vidas de Martin Riggs y Roger Murtaugh, capaz de desmontar un arma de un movimiento, capaz de librarse de cualquier número de perseguidores, de derrotar a un gimnasio lleno de policías y de darles estopa para parar un buey a tipos mucho más grandes que él (lo cual tampoco es demasiado difícil, porque es un chinorri bastante pequeñajo), empezó en esto del deporte como bailarín. Desde los 11 hasta los 17 años ganó todos los campeonatos nacionales de Wu Shu en China, para retirarse invicto del mundo del deporte y dedicarse a realizar exhibiciones.

8. Steven Seagal

"Que estoy muy loco, eeeeh"


Steven Seagal es uno de esos actores de los que en el blog podemos decir que hemos visto casi toda (si no toda) su filmografía, y una cosa es segura: es el rey de los codazos en los dientes, los rodillazos en el estómago y las torsiones imposibles.

Maestro de aikido, del que ha alcanzado el nivel de séptimo dan, el máximo con el que puede hacerse un occidental, todo el tema ese del kempo, el haberle partido la jeta a su mujer, el haber huído de Jean Claude Van Damme y el patearle las pelotas a los especialistas cuando no le facilitan el trabajo son su carta de presentación.

7. Jackie Chan

"No me chilles, que no te veo"


Jackie Chan es un chino pequeño, pero aún así se hace bastante más grande que Jet Li. Se trata de uno de los pocos grandes artistas del género que no utiliza ni ha utilizado dobles, ya sea porque tiene un seguro cojonudo o porque su medicación le hace estar siempre de buen humor.

Sus luchas acrobáticas, su capacidad para luchar con cualquier objeto convirtiéndolo en un arma, y esa cara de estreñimiento constanta le avalan. Pero, ¿cómo llegó Jackie a convertirse en un puto amo de las tollinas? Pues entrenando con la Ópera de Pekín 19 horas diarias desde los diez años, clases de interpretación, baile, música y Kung Fu. Vamos, que tuvo una infancia de mierda, y no se comió una rosca hasta los veinte años, pero se cumplió aquéllo de "cuando seas padre comerás dos huevos", porque ahora el tío se puede pegar con King Komg sin miedo a salir demasiado escaldado.

6. Bolo Yeung

"Bolo tener teticas"


¡Boloooooo! "El hércules chino" es mucho más fuerte, mucho más grande, y está mucho más ciclado que cualquier otro luchador de la región. Inició su carrera entrenando para ser el puto jefe del Kung Fu, pero a los dieciocho años descubrió la que sería su vocación: ponerse como un oso a base de batidos ultraproteicos y microciclos de musculación hasta que se convirtió en la versión china del Yeti.

Su papel recurrente como sicario u hombre-para-todo capaz de ganarle a un Pit Bull en una pelea a mordiscos.

5. Jean Claude Van Damme

"A lot of... Vandammage!"


Como todos los freaks de los que hemos hablado hasta ahora, su despiadado padre deciió matricularle en clases de karate shotokan a la edad de diez años, siguiendo la estela de Bolo Yeung para convertirse, primero en todo un campeón, y después en un auténtico berraco de estos que tienen músculos hasta en los párpados.

Pese a la leyenda urbana de que antes se dedicaba al porno (a verlo, como mucho), sí fue un bailarín decentillo, lo suficiente ocmo aparecer en el fondo de algunos videoclips y para protagonizar uno propio con el ya mítico Kiss My Eyes.



4. Tony Jaa



Buf, Tony Jaa es el último genio de las artes marciales que nos aborda en los albores del tercer milenio. No es que tenga una filmografía de la hostia, pero a estas alturas tiene varias escenas simplemente dignas de ser recordadas, tanto por la ausencia de dobles como por el hecho de ser filmadas íntegramente en un único plano (no sabemos si con vuestros estudios de EGB os bastará para entender lo que esto significa, pero tiene algo que ver con el que no haya cortes entre los mamporracos que pega, debiendo rodarse la escena entera de una sóla tacada). ¡Demostración!



Vaya vaya vaya, pues sí, cuatro minutos para el recuerdo.

3. Bruce Lee



Bruce Lee siempre trabajó en esas películas de chinos en las que no te enterabas de la misa la mitad pero en las que se veían unas patadas y unos salticos de estos que hacen época. Al contrario que otros, Bruce Lee sí usaba dobles, pero el tío pegaba unas patadas y unos gritos que acojonaban, tronco, acojonaban.

Su muerte y posterior usurpación por la cultura pop gafapasta le han convertido en un icono publicitario y en un tipo alabado por la crítica, obviando que pelis como Operación Dragón o Karate a Muerte en Bankok sólo molan por las patadas en el estómago y los saltos del tigre.

En cualquier caso, Bruce se hizo un hueco en el cansino corazón de nuestros lectores con aquella matraca del "Be Water My Friend", que parece algo muy inteligente, pero aquí estamos seguros que lo escribió después de haberse fumado un chiste. No es que nosotros escribamos después de fumar nada, ni que estemos a favor de ese tipo de conductas, de hecho, el que Warren Ellis le diese a los ácidos nunca ha sido algo que... bueno, dejemos el tema, ya venga, vamos al número dos.

2. Chuck Norris



Chuck Norris, el hombre sobre el que más información circula por Internet (después de Pierre Woodman, claro), merece la plata en nuestro ránking mundial. Podríamso estar repitiendo frases como aquélla de que se dedica a patear vacas hasta que éstas dan mantequilla, o que derribó un caza del ejército apuntándole con el dedo y gritando BANG!, pero estamos convencidos de que lo tenéis más visto que el vídeo porno de Pamela y Tomy Lee.

1. Bud Spencer

"Y si no, nos enfadamos"


¿Quién si no? ¿Quién merece más que Bud el título a mayor amo de los mamporros de la historia? El hombre del molinillo, el que cubría las espaldas de su colega Trinidad, el que nos daba lecciones socioeconómicas con Banana Joe, el que compitió en aquella carrera de minibólidos con absoluto desprecio por su integridad fisica.

-----------


En definitiva, que aquí termina nuestro post de hoy, es verdad que no hemos hablado de vuestros otros ídolos, que vienen siendo Paco Porras y el insignie Alberto el Pagafantas, pero hoy no, chicos, hoy sólo tocaban estos tipos que podrían pegarte una paliza a tí y a los tuyos (a los que sean) e irse a tomar un café al bar de viejos de enfrente de vuestra parada de autobús amiga. Tened cuidado ahí fuera, y ahora, a mamarla.

2 comentarios:

kao dijo...

Bud Spencer, de fucking amo.

Por cierto, habéis hablado más de "chistes" en éste post que en toda vuestra carrera. No será que tenéis una nueva afición? :p
Tranquilos, los gafapasta no fuman de eso.

Saludos mangurrianes!

Zomkon dijo...

vandamme aprendio karate a los cien años... lolz?