lunes, 2 de febrero de 2009

Dominando el mundo: el lacayo

No sabemos tú, pero nosotros aspiramos a todo. Tú probablemente aspires a que, por un día, el tipejo granujiento de la cafetería de la facultad no te escupa dentro del bocadillo de lomo que te tomas a media mañana, cuando decides parar un rato de fingir que estudias. Nosotros aspiramos a más. ¿Qué a qué aspiramos? Joder, pues a inyectarnos con el suero del supersoldado, a tener a nuestro servicio un ejército de gárgolas homicidas, a tener a nuestra disposición a Candice Michelle y a Pilar Rubio... cosas de esas que para tí son inalcanzables.

Sin embargo nosotros, que siempre mantenemos abiertos todos los frentes, nos hemos decidido finalmente a hacernos con todo lo que siempre deseamos... pero... la pregunta es... ¿pueden hacerse con el mundo un grupo de varones tremendamente atractivos y superinteligentes por sí sólos, o por el contrario necesitan de algún subordinado estereotípico? No sabemos si lo necesitamos, pero el hecho de que todo villano demente y megalómano tenga siempre de su mano un criado deforme y servil... pues... nos seduce bastante...

Eso sí, metidos en súbditos ansiosos por complacernos, ¿cuál nos compramos?

A: El inteligente y elegante

Un súbdito del tipo A nos permitiría despreocuparnos relativamente del hastío diario que conlleva tener que controlar el mundo, permitiéndonos dedicarnos a nuestros maquiavélicos planes, dejando de pensar en salarios para esbirros o planes de inversiones en épocas de crisis, para ocupar nuestra mente únicamente en financiar porno casero y en enterarnos de qué cojones pasa en la isla de Lost para no llevarnos más sorpresitas.



B: El robot

Exacto, un tipo chungo, como Frankenstein, capaz de repartir estopa si llega el caso, de ser prácticamente indestructible, y que te obedezca ciegamente por aquello de que carece de voluntad... Con los avances que ha ido viviendo la carrera armamentística desde finales del siglo veinte, la posibilidad de tener un robot artillado que pueda guardar tu documentación confidencial en alguna de sus compuertas ha ido gananto enteros.



C: El clásico ayudante deforme

Sin duda la opción más sencilla y trillada. Un sirviente deforme que no tenga ninguna razón para vivir salvo las vanas promesas de respeto y mujeres que le hayamos hecho sus amos. Un tipo que esté dispuesto a servirnos sin dudarlo, y que sea más bajito que nosotros, para poder despacharnos a gusto con él e irnos a nuestras casas relajaos tras duras jornadas de trabajo.



D: Un animal

Aunque todo friki estará de acuerdo en que nuestro mejor amigo es nuestra mano derecha, quizás, un animal sea justo lo que necesitemos como complemento vistoso para dominar el mundo e inspirar un cierto respeto.



E: El mulo

El esbirro fuerte como un toro y experto en todo tipo de lucha cuerpo a cuerpo es el ideal para meterle una manita de bastos al intruso de turno, luego sacarle toda la información que desees, y finalmente arrancarle la piel a tiras. Si además el mulo es asiático, con un poco de suerte, sabrá como hacerte un par de billeteras con la piel del desdichado "héroe".



F: La jamelga

Amigos, vosotros no lo sabéis porque nunca habéis tratado con una sin ser por internet (quitando a aquélla, pero sólo la trataste por diez minutos y su chulo te jodió cuarenta euros), pero no es recomendable que tipos poderosos tomen como segunda de aborto a una chicuela de buen ver (en caso de que alguna de nuestras lectoras se sienta ofendida por algo, lo sentimos profundamente). En los ochenta se estilaba más, pero claro, en aquélla época no estaban al orden del día cosas como el wonderbra... flaco favor has hecho a los trabajadores competentes, estúpido sujetador con efecto realce.



Ahora es cuando pedimos consejo a los lectores... ¿cuál deberíamos pedirnos?

----------


En fin, que terminamos el post como empezamos, dejándoos claro que hemos sido elegidos para grandes cosas, y haciéndoos saber qué es lo que obligaríamos a hacer en primer lugar a Candice Michelle y a Pilar Rubio... ¡pegarle una somanta al gilipollas de la cafetería!

9 comentarios:

Denis dijo...

A mi siempre me ha atraido la idea de tener un ejambre de monos alados con espadas...

Zomkon dijo...

si tienen el virus de la ira mucho mejor...

Roger dijo...

Sí, hostia, un enjambre de monos alados con espadas, portadores del virus de la ira, y vestidos de botones... ¡eso sería lo más!
En lo del súbdito, me atrae lo del robot artillado...

F·4·I·LL·3·N dijo...

Que tal una jamelga modificada geneticamente para poder cargar con toda la artilleria que generalmente llevaría el androide, y por consiguiente metiese unas zurriagas de aupa?

Si algo nos ha enseñado el anime, es que todo ello es posible, y mas!

F·4·I·LL·3·N dijo...

Y mejor todavía! Su montura puede ser uno de esos monos... pero gigante *-*

Kal Zakath dijo...

Eso sí, la jamelga tiene que ir vestida de colegiala nipona con su faldita y sus calentadores, y el mono tiene que llevar un collar de pinchos.

Flashez dijo...

¿Y una jamelga robótica? Le veo muchas, muchas ventajas.

Zomkon dijo...

No se hable mas

Montura epica mono alado gigante infectado del virus de la ira con espada y de regalo una maquina expendedoras de jamelgacas colegialas niponas

Ya tenemos el regalo que pedirle al staff

Rare dijo...

Voto a favor de la Jamelga robotica!!!