miércoles, 25 de marzo de 2009

Por un puñado de capítulos

A los buenos días, pazguatos. A la vista de que ayer el que escribió se pasó por el arco del triunfo lo de los muertos y las explosiones, yo voy a hacer lo mismo, y que me quiten lo bailao.

Además, ayer hablamos en el top ten de duelos de El Bueno, El Feo y El Malo. Joder, pues no iba sin tiempo. Que el western es el caldo de cultivo de todo lo que visionamos en la actualidad, no sólo de Atmósfera Cero, como esos desgraciados de la Fotogramas, que no paran de comparar pelis aunque tengan tanta relación entre sí como John Goodman y los Vitalínea.

Hoy, como el tema nos moló, lo que vamos a hacer es daros la tabarra con la mejor serie estilo western de la historia... ¿Deadwood? ¿La doctora Quinn? ¿Los dramas familiares de los Cartwright? No. Todos una puta mierda al lado de la pedazo de serie de culto queos traemos hoy... diríamos que lo son definitivamente si no fuese porque sirvieron para crear el trasfondo de la serie en cuestión. Hablamos de esa maravilla de western, con un poquito de steampunk y mogollón de molonismo que es... ¡las aventuras de Brisco County Jr.!



¿Lo qué? Mierda. Es verdad. Bueno... Las Aventuras de Brisco County Jr. es una serie realmente cojonuda, esto... que se emitía a finales de los noventa... en La 2, esa cadena que tan poco a menudo visitáis. En caso de que realmente la visitéis, o que seais de los que opinan que si alguna vez hubo un telediario cojonudo ese era el de Lorenzo Milá, o que sepais que Todo está en los Libros, o que la mejor Noche es la que está Abierta, quizás deberíais iros a otro blog porque este no está hecho para gafapastas como vosotros. En definitiva, que la pasaban por La 2, entre las competiciones de hípica y los documentales en los que las gacelas eran el secundario cómico.

Eso, que Las Aventuras de Brisco County Jr., esa serie que pasaban por La 2, era un western que fue definido por frikis de pro como Regreso al Futuro III, pero protagonizado por vuestro Dios, el siempre genial Bruce Campbell; e iba de eso, caballos, puestas de sol, rifles vetustos (que poco a menudo podemos decir esta palabra y cuánto nos gusta), artilugios mecánicos molones y viajes en el tiempo, ¡que era un no parar!

Bruce bajo presión, así, tan campante


Pues sí, a ver si os pensábais que el actor que eclipsa a todos los demás sólo había hecho cuatro papeles, la mitad cameos, y todos con Sam Raimi y poco menos que de favor. No. Brisco County Jr. (lo cual os da la pista de que habrá algún Brisco County que no sea Junior) fue el papel que más tiempo mantuvo el bueno de Bruce. ¿Cómo lo sabemos? Pues porque si ponemos todos seguidos los 27 episodios de Brisco, nos salen más minutos que las 3 de la saga de Evil Dead. En PcP no nos andamos con coñas: las cosas se contrastan.

La serie cuenta las aventuras de Brisco County Junior, un cazarrecompensas del lejano oeste muy leído, con sus estudios de derecho en Harvard, su genial habilidad a las cartas, y su sonrisa de triunfador con la que se lleva a todas al catre, que debe vengarse de la banda de John Bly, el archienemigo de Brisco y líder de un grupo de pistoleros que acabó con la vida de su padre, el marshall County Senior. Para ello contará con la ayuda de su caballo, que se llamaba Comet, como el de Super Girl, el cazarrecompensas Lord Bowler (Julius Carry, el prota de "El Último Dragón"), y el abogado Sócrates Poole, quien aportará los fondos con los que se financiarán las aventuras de Bruce. Ah sí, también había una tiparraca, pero no era tan molona como Brisco o Lord Bowler, con lo que que le den.

Bruce en un posado-robado


Pero aunque, como podéis apreciar en la foto que preside estas líneas, aunque Bruce sea el puto amo, su lucha contra John Bly no va a ser cosa de risa, poque él cuenta con la ayuda de un extraño orbe, un cacharro del futuro que otroga unos poderes molonísimos a aquél que lo posea.

La serie es un constante ir y venir de guiños a películas de ciencia ficción (tremenda la aparición en plena calle de la viajera del futuro en pelotas, al estilo Terminator) y westerns, preparados para que un ojo medianamente entrenado pueda detectarlos. En definitiva, que la serie mola más que el arroz con leche, y que vosotros además de unos iletrados sin gusto, que os enganchais a mierdas como Héroes, sois unos pazguatos. ¡Que hacéis aquí con la mula descansando! Corred o, si sois de ese grupo de frikis posesivos con complejo de hijos únicos, ¡adquiridla!

"El regalo perfecto para un chico molamucho"


Hasta mañana, tarados.

No hay comentarios: