jueves, 5 de marzo de 2009

Steven Seagal Vampire Slayer

"Si Jesucristo puede yo no iba a ser menos"

- Steven Seagal, actor, séptimo dan de Aikido y cantante de Country.


En PcP solemos dedicarles posts individuales bajo el epígrafe "Pelis que molan" a esos grandes clásicos contemporáneos que hacen que a los frikis como nosotros se nos dibuje una sonrisa en la cara y suene una canción en nuestra alma. En otras ocasiones recordamos esas "cosas que no deberían existir por marranas y feas pero sin embargo existen". Hoy no vamos a hablar de eso, sino de un nuevo título lanzado en DVD el pasado 10 de febrero que hace que "Werewolf Women of the S.S." parezca algo coherente.

Es una locura, pero por lo menos es falsa


El título del post de hoy basta para que sepáis cuales son los elementos de esta ecuación.

1. Steven Seagal



Por un lado tenemos al mito de la farándula de PcP Steven Seagal, un hombre al que le da igual la película, que el personaje, que la historia, que lo que sea, que él le retuerce el brazo a quien se le ponga por delante y el argumento lo deja en manos de los de marketing.

Un héroe que lleva toda la vida luchando contra terroristas, mafiosos, pandilleros hispanos, pandilleros negros, policías corruptos, militares rebeldes, psiquiatras, empresas poco respetuosas con el medio ambiente, y ahora, con su prestigio relativamente devaluado, los vampiros.

Podemos decir que, ante estos villanos, podría haber surgido una filmografía similar a la de ese héroe clásico mexicano que era El Santo: Enmascarado de Plata y sus más de setenta películas con este título "El Santo contra las mujeres marcianas", "El Santo contra los zombies". Así tendríamos Steven Seagal contra los pandilleros de Harlem, Steven Seagal contra los contaminadores, Steven Seagal contra los policías corruptos, y por último, Steven Seagal contra los vampiros.

2. Los vampiros



Los vampiros, esos seres inmortales, guardianes de la noche, estereotipos de la caduca burguesía europea. Su única debilidad conocida, el clavarles una estaca de pino (de pino, no de cerezo ni de roble, que no estamos en Ikea) en el corazón, y la luz del sol. Sus capacidades sobrehumanas les permiten evitar la muerte a manos de mortales comunes, superándolos fácilmente en cualquier enfrentamiento.

Sin embargo, a lo largo de los siglos, siempre ha habido humanos que han sido capaces de hacerles frente. Jesucristo, Van Helsing, James Woods... y ahora... Steven Seagal.


Ahora sumamos uno más uno y tenemos "Cazadores de Sangre", la última película de Steven Seagal.



Es obvio que se trata de una peli bizarra como pocas, en la que los pobres chupasangres se topan con algo peor que el mismísimo día del Juicio Final: Steven Seagal. Ya podéis rendir culto a Onán, porque el friki medio, el que disfruta con las torsiones de muñeca imposibles y con la lucha contra malvados chupasangres, amén del que goza con las producciones postapocalípticas, está de enhorabuena.

Un futuro postapocalíptico. Un virus mortal y contagioso. Una plaga vampírica sedienta de sangre. Una horda de muertos vivientes. Y ni un sólo actor en todo el reparto. Este es el trailer de "Cazadores de Sangre".



Los antihéroes deberán abrirse paso en un hospital tomado por los vampiros guiados por Seagal a golpe de katana. El personaje de nuestro héroe es un poco Nico, un poco Ryback, un poco ecologista, un poco marine y un poco experto en artes marciales. Su nombre: Tao. Sus compañeros, un par de jamelgas buenorras de pocas palabras y un par de tiparracos que podrían integrar el vestuario de la WWE.

¿Y los vampiros?


Partiendo de que la película tiene menos presupuesto que cualquiera de los pedidos que se hacen desde la redacción de PcP al Pizza Hut, pues han hecho lo mejor que han podido. Han cogido a mogollón de extras, les han echao talco por encima, les han embadurnao la cara con tomate Solís, y los han mezclado con dos o tres indigentes a quienes prometieron un bocata a cambio de su participación (bocata que, seguramente, jamás les hayan dado). Los vampiros de esta cinta son más lamentables que una fiesta de disfraces de parvulario pero joder, los espectadores tenemos que poner algo de nuestra parte, que si no con razón le llaman a la tele "la caja tonta".

A la película se le achacan mogollón de horribles defectos, como el de plagiar el pesadísimo "tiempo bala". Pues no. No plagian el tiempo bala. Lo que pasa es que los primeros cuarenta minutos son a cámara lenta, así ruedan un cuarto de hora y te lo cuelan como el triple, con planos imposibles rodados por el director de videoclips más cutre del mercado, en los que se representa a los poderosísimos cazadores con su extenso entrenamiento y sus cacharritos high tech (que son de cartón piedra).

En definitiva, que si supiésemos lo que significa "deleznable" diríamos que esta película lo es... pero joder, lo tiene todo: vampiros, tollinas y Steven Seagal.

5 comentarios:

Baronesa Roja dijo...

Buen purgante, si señor.

Anónimo dijo...

En esta linea yo recomiendo "Zombie Strippers"

El argumento es similar, sustituyendo a Steven seagal por Jenna Jameson y a los vampiros por zombies.
Añade bonitos stripteases y la participación de Robert Englund (Freddy)
Un saludo

Baronesa Roja dijo...

Prefiero los zombies...

Denis dijo...

O_o

Que cosa más bizarra por Crom!!!

THE ROCK ACTITUD dijo...

Jejjj, decir que es mala es quedarse corto.
Acabo de publicar en mi blog un artículo sobre Seagal
www.traficantedekarmas.blogspot.com