sábado, 7 de marzo de 2009

Watchmen... ¡ahora es cuando!

Como siempre, Paranoia con Patatas os diráqué es lo que hay que opinar sobre los temas importantes, para que lo leáis hoy y podáis repetirlo hasta mediados de la semana que viene, quedando como personas leídas y muy válidas. Hoy toca ilustraros con nuestra palabra que, como sabéis es la ley.

Ya es complicado que una banda de frikis sin vida y sin aspiraciones sociales como quienes hacemos posible este blog nos pongamos de acuerdo para hacer algo todos el mismo día (sobre todo si ese algo no es quedar varios de nosotros para poner a parir al que no está presente, pero ese es otro tema del que hablaremos más adelante). Ayer, la redacción de PcP al completo asistió al estreno de Watchmen.



El problema de ir a ver Watchmen cuando te has leído el tebeyo un gritón de veces es que tu capacidad de sorpresa es menor que la de Homer Simpson viendo la cuenta atrás previa de los documentales. Poder terminar casi todas las frases de una película que ves por primera vez puede llegar a ser bastante frustrante.

Hay que decir que la peli, tanto estética como argumentalmente es idéntica al cómic, salvo el detalle del pulpo gigante pero es que ya no estamos en los ochenta, y esas cosas hoy por hoy serían vistas como algo demasiado bizarro por las petimetres mentes de los espectadores (a todo esto, ya se promueven iniciativas para salvar al pulpo). Cuando decimos idéntica es idéntica: las frases, las tomas, la historia, todo va igual, cumpliéndose ese precepto que todo friki tiene escrito a fuego en su cerebro de que "si algo no está roto no intentes arreglarlo". Ni penséis encontraros por aquí comparativas de viñetas y fotogramas, eh desgraciados, que nosotros somos frikis serios que no precisamos de los avatares de las nuevas tecnologías para decir verdades como puños. Si queréis comparativas de esas os vais a blogs más curraos que este, que los hay a patadas.

¿Adaptación firedigna? Sí, pero como diría Mel Gibson, "pero con violencia". Violencia hay a cascoporro. A almorzas. A chorro. La propia historia de vuestro personaje preferido, Rorschach (el tío más molón de la peli y del cómic) y la del Comediante, son violencia constante, igualitas que como nos las contó tito Moore. Esa violencia llega a su extremo más brutal durante su encierro en la cárcel, pero claro, eso ya lo sabíamos. Por otra parte, las escenas de tollinas molan, molan mogollón. Nada de golpecitos de esos mierdecillas como Spiderman o Batman, no. Aquí cuando caen hostias, caen hostias como panes, de esas que puedes sentir en tu butaca, sea por la visión del hueso expuesto, sea por las flexiones imposibles, o sea por el boquete que abre en el decorado el cuerpo castigado de turno.

Otra cosa que asustaba sobremanera a los miembros de este Staff era cómo se abordaría el tipo azul del cimbel luminoso, el todopoderoso Doctor Manhattan, un tipo que tiene una visión particular del tiempo, viviéndolo simultáneamente (algo que si pudiésemos hacer en PcP sería horrible porque lo único que hacemos es comer y cagar, con lo que estaríamos siempre viviendo el comer y el descomer). Para que os hagáis una idea, podría ser que estuviésemos insultándoos, escribiendo esto, y contándoos un chiste al mismo tiempo. De todas formas, Zack Snyder lo ha colao de forma que no queda mal, de saltito para aquí y saltito para allá, ahora estoy en 1959, ahora estoy en un bar y le vuelo la cabeza a un gañán, ahora me enrollo con la jaca esta, ahora me pilla mi novia, ahora me deja, ahora dejo a mi nueva novia... Menudo agobio, el tío dejando a dos novias a la vez y nosotros sin tocar pelo en nuestra puta vida. Eso, que el Doctor Manhattan no está mal montado, y además se gasta un nardo matutino que os cagáis, sobre todo cuando se le ve en Vietnam acompañado de las valkirias de Wagner.

Porque esa es otra, y nada tiene que ver con el cómic, la banda sonora es para que el comando gafapasta poppy completo se haga "una extraña" común. A nosotros nos llega con la musiquita esa del Bob Dylan de la canción de "The times are changing" para que se nos salte una lagrimilla antes del minuto diez de la peli. Lo demás, no sabemos de música más allá de Def Con Dos y Weird Al Jankovic, con lo que molar mola, pero si el que lo dice tiene gafas de pasta deberíais mandarlo a cagar a la vía.

En definitiva, ¿qué es lo más importante de Watchmen? Que es igual que el cómic. Ayer, nos levantábamos de nuestras butacas y nos girábamos a ver a los cienes de espectadores de la sala. Alguno seguían conmovidos, viendo el blanco sobre negro de los créditos, otros reían moviendo los hombros, otros ladeaban la cabeza y otros decían que era mucho mejor el cómic. La película, salvo por un par de detalles, es el puto cómic. Tal cual. No hay más. Watchmen, el mejor cómic de la historia para muchos, es eso. Es así. No tiene más. Tiene diálogos cojonudos, viñetas geniales, buenos golpes del destino, flashbacks a los tiempos en que los héroes estaban de moda pero es igual de lento que la película, sólo que en vez de durar dos horas y cincuenta minutos dura 414 páginas.

Por todo esto decimos que la peli mola, mola un puñao, y si eres un friki nostálgico como nosotros, hartos de ver siempre lo mismo en las librerías, que ve como retoman una obra clásica y dan vida a algunos de tus personajes preferidos, te molará más si cabe.

Estos días se los vamos a dedicar al señor Moore y a tratar la peli, hasta entonces, os abandonamos a vuestra suerte, no sin antes recordaros una de las citas de Rorschach, tanto del cómic como de la película.


Esto me recuerda un chiste:

Un hombre va al médico. Le cuenta que está deprimido. Le dice que la vida le parece dura y cruel. Dice que se siente muy solo en este mundo lleno de amenazas donde lo que nos espera es vago e incierto.

El doctor le responde: "El tratamiento es sencillo, el gran payaso Pagliacci se encuentra esta noche en la ciudad. Vaya a verlo. Eso le animará".

El hombre echa a llorar, y dice: "Pero, doctor... yo soy Pagliacci".

6 comentarios:

Denis dijo...

He visto Watchmen; ya puedo morir tranquilo.

La peli es cojonuda, es el puto comic en la pantalla.
Zack Snyder es Dios y Rorschach es su profeta.

Punto.

Anónimo dijo...

Amén

Maeglin dijo...

la película es laaaaaaaaaargaa...muy laaaaargaa....y lenta en algunos momentos. Lo mejor, para mi, es Rorschach (su estancia en la cárcel es im-presionante) y el Doctor Manhattan. Claro que yo nunca he leído el cómic, asi que hablo sólo como cinéfila. A la película le sobra 1h. Por lo demás las escenas de acción cojonudas, y la trama me ha gustado.

Si quieres un comic te lo lees...hacer una película igual que el comic lo veo innecesario, porque la pelicula es cansina....podía haber obviado algunos puntos.

Y ahora...ya podeis ponerme a caer de un burro, que me la suda.

Anónimo dijo...

Joder... que peliculon, nunca habia visto una peli basada en algo tan cojonuda, casi hecho ha llorar cuando muere --SPOLIER-- .
Viva el sr. Moore y viva la madre que pario a Zack Snyder.
PD: las tollinas de esta peli hasta duelen.

Flashez dijo...

Bueno, yo os ahorro el futuro post. Pelis que hay que ver etc etc... del 2009: Watchmen. A no ser que estrenen Miracleman, claro.

Por cierto

"...algo que si pudiésemos hacer en PcP sería horrible porque lo único que hacemos es comer y cagar, con lo que estaríamos siempre viviendo el comer y el descomer"

sois unos anormales. Jurl, jurl.

satrian dijo...

Un cuerpo vivo y un cuerpo muerto tienen el mismo numero de particulas.
No creo que la gente le saque el jugo que hay que sacarle a esta película.
No me ha defraudado Snyder.