jueves, 16 de abril de 2009

Los guardianes de la galaxia

En PcP ya hemos hablado de los Masters del Universo, de los Thundercats y los Halcones Galácticos... Aún no nos explicamos por qué, si nuestra infancia fue una mierda, nos dedicamos a revivirla una y otra vez. Hoy tocaba volver a hablar de una serie nostálgica en este, nuestro blog. ¿Cómo decidimos cual? Muy sencillo: les colgamos al cuello a los becarios un cartel con el título de cada serie y les hacemos jugar a la ruleta rusa con el cargador del revolver lleno. Al final se mira el cartel del que queda en pie y se habla de esa serie. Esto se estaba masificando y aún no habíamos hablado de estos chicos, así que todos salimos ganando.

Como íbamos diciendo, tocaba hablar de una serie en la que sus protagonistas luchasen contra especuladores inmobiliarios y otros monstruos interplanetarios de la peor calaña. Hoy hablamos de The Adventures of the Galaxy Rangers, más conocido en los países ajenos a la lengua de Shakespeare como Los Guardianes de la Galaxia... sin que tengan nada que ver con los de la Marvel.

"Toma placa"


¿Acabais de tener un flashback acojonante, verdad? Exacto, nosotros también lo tuvimos. Un nuevo western intergaláctico, el auténtico germen de magnas obras como Cowboy Bebop, Firefly o, si nos ponemos un poco frikis de más, Atmósfera Cero, y qué decir tiene que nos jugamos las pelotas a que tanto el famoso Watanabe ese como Joss Whedon tienen las temporadas completas de este serial en sus estanterías.

¿Y de qué iba? Pues como toda buena serie ochentera, con ver la intro te llega para conocer el argumento completo, sin dejarte demasiadas cosillas atrás, no como ahora, que como pretendas ver una serie a saltos lo tienes jodido, pero ese es otro tema. Dentro intro.



Lo repetiremos para los sordos. En el año 2086, dos pacíficos extraterrestres de aspecto marcadamente homosexual llegaron a la tierra en busca de ayuda (probablemente tabaco y drogas), en agradecimiento nos dejaron una serie de fantabulosos inventos, con los que construimos el primer hiperimpulsor, permitiéndonos viajar por el espacio.

Como algo había que hacer, porque ya se sabe, que el crimen va siempre un paso por delante de la justicia, y ya había mogollón de delincuentes haciendo su agosto a dos días de salir el hiperimpulsor ese, pues se creó un cuerpo de élite formado por auténticos devotos de los más altos ideales de justicia (te cagas) e inspirados, como no, en su versión terrícola del anterior milenio... así nacieron ¡los Galaxy Rangers!

El Capitán Zachery Foxx fue herido gravemente en una batalla contra el temible Capitán Kidd (una mezcla entre el Capitán Kirk y Billy the Kidd) y todo el lado izquierdo de su cuerpo se fue a hacer puñetas (esta no es la expresión que utilizó el médico). Por suerte para él, la bioingeniería ya estaba la leche de avanzada allá por el 2086, y resultó una pérdida menor: su brazo y su pierna fueron sustituídas por las de un Terminator que pasaba por allí y se convirtió en una auténtica bestia parda, capaz de coser a palos al mismísimo Bolo Yeung. Además, si se toca la chapita dispara un cañonazo capaz de tirar abajo un portaaviones. En su actual estado es la única forma en la que alcanza un mínimo de placer sexual. Por otra parte es un amantísimo padre y esposo, aunque los aliens han secuestrado a su mujer y... bueno, que de eso va su historia.

"¡Polla mortal!"


Shane Gooseman fue, como todos los personajes que molan en la historia de ciencia ficción, el resultado de un experimento científico que salio mal. Fue engendrado como parte del programa Superguardián, en la que creaban clones a gran escala para lanzarlos contra los enemigos de los humanos. En su mayoría, estos superguardianes fueron rociados con un gas que los volvió majaras e impredecibles, gas que no afectó a Gooseman. Los Guardianes de la Galaxia lo acogieron en su seno con la condición de que les ayudase a cazar a sus hermanos. Su implante biónico, en vez de permitirle lanzar rayos, le permite curarse y adaptarse a cualquier ambiente, convirtiéndole en el más resistente de los Rangers y capacitándole para enfrentarse a los Superguardianes en un combate medianamente equilibrado.

"Pero no creo que tu vayas a cobrarlos"


Niko es la jamelga que todo grupo de héroes intergalácticos necesita para que sus travesías no fuesen un puto coñazo. La tía además de ser un buen buyate tiene conocimientos de arqueología, telequinesis (que no, no es lo de vomitar después de comer), de taekwondo como para ahostiar a cualquiera que se le pusiesen a tiro, y además, manteniendo una tensión sexual con Goose de esas que se podrían cortar con un cuchillo... no se la puede culpar, el tío era el tronchamozas del grupo.

"Me gustaría ser baldosa para verte la cosa"


El componente interracial (siempre nos recuerda al sexo esta palabra) lo ponía Walter Hartford, alias "Doc", el hacker del grupo. Bueno, en los ochenta más que un hacker era un manitas como el de Un chapuzas en casa, pero hoy en día sería uno de esos hackers que despliegan ante sí mismos mogollón de ventanitas suspendidas en el aire (bueno, eso en función del sistema operativo). Su habilidad especial es la de poder convertir sus pensamientos en realidad, algo así como el anillo de Linterna Verde, pero en versión "poder afro".

"Escuchad que música más guapa"


Por último nos quedaban los dos extraterrestres coñazo que desencadenaron todo este galopar de corceles espaciales. Sus nombres son Zozo y Waldo. Zozo es el de la izquierda, el que parece un sifilítico con paperas; y Waldo es el salao de la derecha, mucho más sociable que su amigo morado, probablemente por un cierto deje hippie que se dejaba entrever en la época.



En definitiva: cuatro tipos preparados para todo montados sobre corceles biónicos y armados con carabinas y pistolas láser, además de su propio arsenal acoplado... Una vez más debemos decir que no se hacen series como las de antes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya solo os falta hablar de Bravestar!

El Staff dijo...

Mira tu por donde, el becario que llevaba el cartelito de Bravestar fue el primero en morir... cuando reclutemos nuevos becarios quizás...

suguru dijo...

Pero que buena era esta serie Ché , a ver si hubiera algún dvdrip por ahí en la galaxia... ;)

Saludos!!