miércoles, 29 de abril de 2009

Mitos de la farándula: Fred Savage

Hola muchachada. Vosotros, lectores, no tenéis puta idea de lo realmente mal que lo pasamos los redactores de PcP. Todo el día agobiados por reconocimientos sociales, viajes en primera clase a islas paradisíacas y donaciones de esperma, al final cuando toca escribir estamos hasta los cojones y utilizamos las plantillas que nos preparan unos monos con máquinas de escribir. Pero bueno, nadie dijo que fuese fácil.

Dicho esot, hoy vamos a hablar de Fred Savage.

¿Que quién cojones es Fred Savage, aparte de un tipo al que le envidiamos el nombre?



Exacto. Fred Savage es el crío prodigio de finales de los ochenta, ese que salía en todas las pelis y en todas las series y que toda madre (incluídas tus siete madres) cambiaría por cualquiera de sus retoños. Hablamos de un auténtico ídolo de masas, a la altura de McCauly Culkin o Joselito (que sigue diciendo que no tiene ni idea de qué hacía esa droga allí). Se hizo famoso por sus geniales papeles e interpretaciones, todas ellas diferentes, dominando variedad de registros.

Así, por ejemplo, Fred era el niño simpático que no tenía ganas de ver a su abuelo, el plasta del Teniente Colombo, hasta que éste comenzó a leerle el libro que le leía a su padre, su padre a él. Ese libro era La Princesa Prometida y Fred tenía sólo 11 años.



En Chicos Monsters, a la edad de 13 años, el colega Fred se encuentra con que hay un mosntruo que vive debajo de su cama, y lo mejor que se le ocurre en vez de denunciarlo a las autoridades es irse de parranda con él a una fiesta rave que se desarrolla a altas horas de la madrugada en algún lugar del inframundo.



Desde los doce hasta los diecisiete años, Fred protagonizó la serie "Aquellos maravillosos años". Contaba la historia de un adolescente yanki, y de como iba haciéndose mayor, en el contexto temporal de finales de los sesenta y principios de los setenta.



Esta serie está en boca de todos cuando sale el tema de Marilyn Manson y se dice que él es el amigo nerd de Fred en la serie, sólo que entonces aún no conocía el Mundo de Tinieblas.

Manson antes de jugar al Vampiro"


Pero tras terminar el rodaje de la serie le sucedió lo que, tarde o temprano, le sucede a todos los niños prodigios de Hollywood: que creció, y eso mandó su carrera (pf... carrera, oiste...) a tomar por el culo a una velocidad de vértigo. Ahí perdió su tirón, sus papeles, y todo lo que tenía. Por suerte antes de desaparecer logró enchufar a su hermano Ben (todos los gilipollas tienen algún ser querido llamado Ben) en "Yo y el mundo", que era una especie de crossover entre "Verano azul" y "Sensación de vivir".



El último papel friki que le han dado fue la del astuto "topo" de Austin Powers en Goldmember. Puede que tener que llevar un trozo de plastilina en la cara fuese un coñazo, pero el tío se acercó lo suficiente al culámen de Beyoncé para que mereciese la pena.



Triste, sin duda, pero es lo que tiene Hollywood para los niños prodigio, que así que te cambia la voz y te empieza a crecer la panza te echan a la puta calle.

Una lástima Fred, pero nosotros no vamos a llorar, porque entonces las lágrimas no nos dejarían ver las estrellas. Hala, a chuparla, nos vemos, bocasucios.

5 comentarios:

Nico dijo...

Os olvidais de que por el camino fue director de Tv-movies y películas para la disney. Creo que dirigió papa canguro 2.

El Staff dijo...

Sí, el bueno de Fred hizo eso... Papá Canguro 2... ¡una puta secuela de Papá Canguro! Ahora que has destruído la poca dignidad que le quedaba estarás contento...

juan dijo...

¿Qué me decís de Winnie? A mí me ponía.

Miss Misery dijo...

Pues yo he de confesar que Kevin fue mi primer amor platónico...
Gracias a Dios la gente evoluciona y los gustos cambian, ahora prefiero los hombres con cuello

isidro dijo...

aaaaaaaaa