sábado, 4 de abril de 2009

Videojuegos chanantes: House of the Dead Overkill

Es por todos sabido que si hay algo que os ponga brutacos a los frikis como vosotros, son los videojuegos. Lo sabemos en PcP porque no hay nada que no sepamos; lo saben vuestros padres, porque son los que se tiran de los pelos cada vez que os ven pegados a la pantallaca jugando con la maquinita; y lo saben los amigos de vuestros padres, que son los que tienen que aguantar sus llantos cuando claman al cielo preguntándose qué hicieron mal para tener unos hijos como vosostros. Es pues, un hecho cierto, y es eso lo que nos lleva en PcP a tener una sección titulada... ¡Videojuegos Chanantes!

Hoy rescatamos este espacio no apto para escépticos para hablaros de House of the Dead: Overkill.



Al igual que sucede con los Kinder Sorpresa, House of the Dead: Overkill son tres cosas:

1. Es una precuela.

Una precuela de la saga de videojuegos para recreativas House of the Dead, esa a la que te viciabas hasta romperle los gatillos, esa que costaba veinte duracos la partida. En aquél videojuego encarnabas a un enigmático agente que debía adentrarse en un caserío abandonado en el mapa (siempre sospechamos que su ubicación real era Puerto Hurraco) en el que los zombies habían vuelto a la vida y sólo entendían una ley... ¡la del gatillo! Aunque tu nunca llegaste a saberlo, más que nada porque no tenías amigos que te lo dijesen, lo de las dos pistolas en la máquina eran para que jugaseis dos, no para que las usases las dos a la vez, mongo. En cualquier caso, seguro que tu lado necrófilo se lo pasó bomba disparando a esos zombies (de aquellos polvos vinieron estos lodos).

La madre de la criatura


2. Es un homenaje.

Por un lado es un homenaje a las películas de estilo Grindhouse, recientemente rescatadas por Tarantino y Robert Rodríguez con buen resultado (salvo Death Proof que es peor que comerse un cagao). Los personajes, un enigmático agente y un policía playboy; los villanos, hordas de zombies y el malvado Papa Caesar; la imagen; los diálogos; los tiroteos; bizarros experimentos; carcajadas melévolas; persecuciones; las chicas de barra americana; los giros y, sobre todo, la banda sonora nos dan la razón.

Para que os hagáis una idea, esta es la intro del videojuego.

Mu rico...


Pero por otra parte, y en medio de este entorno plagado de cutrez, es un homenaje a las películas de zombies. Un homenaje como dios manda, con todo lo que una peli de zombies necesita... empezando por aquello de que los zombies no pueden ser llamados zombies. En este caso hablamos de "mutantes" (no debe decirse la palabra que empieza por "z"), mutantes contra los que deben luchar los dos protagonistas. Los escenarios también son los clásicos de este tipo de películas: hospitales, prisiones, plantaciones (al más puro estilo del zombie vudú).

Nuevamente, y ahora para que os hagáis una idea de conjunto, mezclando el mensaje grindhouse con los zombies, os dejamos la intro del primer capítulo, que no tiene desperdicio. Gracias a ella conoceréis a los protagonistas y poderéis comenzar a disfrutar del juego en tantos niveles como nosotros.



3. Es un shooter en primera persona... ¡que puedes convertir en recreativa!

Todos conocemos las limitaciones de diversión en el mando de la Wii, pero eso no es óbice para que te pilles un pistolón y mates a esos mutantes. La posibilidad de amortizar en tu salón un juego que mola un cojón y reírte de aquellos tiempos en los que pagarías veinte duros por cada tres vidas no tiene precio. Además, las pistolas oficiales son igualitas que las de los personajes.



Debemos decir también que no muchos videojuegos entran en el lobro Guiness, y House of the Dead: Overkill ya lo ha hecho. Es el videojuego más vulgar de la historia debido a su lenguaje. Utiliza la palabra "fuck" (que en inglés es algo así como "jopé") 189 veces a lo largo de sus tres horas de diálogos. Eso implica que la palabra fuck acapara el 3% de cuantos vocablos (que somos muy leídos) se pronuncian durante la partida... algo que sin duda agradece el jugador, que lleva meses tirándose de los pelos con la Wii.

¿Cómo? ¿Que aún no os han dao bocata? Pues ala, ahí os va el trailer de esta obra de arte que os estamos despiezando hoy aquí:



En definitiva, un juegazo que debe ser disfrutado como sólo deben ser disfrutadas las cosas que realmente molan: ¡con violencia!



Volvemos mañana, sucios.

4 comentarios:

Out Of Time Man dijo...

Me sé de uno que tiene que empuñar su Hand Cannon y venir a terminarse lo que empezó...

"Sé cortés con tu anfitrión... ¡porque tu primera visita puede ser la última!"

Luis E. Froiz dijo...

Pfff que pereza me da una nueva versión del House Of The Dead para Wii, teniendo esos pedazo juegos de zombis de la Xbox que son el Left 4 Dead y el Dead Rising.

Además, la intro del juego más que rescatar el espíritu de las grindhouse, se va a una copia más o menos "homenajeante" a Planet Terror, la verdad.

monares@terra.es dijo...

Exacto Luis. Creo que sobrevalorais este juego,
Left 4 Dead es muchoooo mejor aunque sin historia y demasiado corto.
Actualmente como mejores juegos me quedo con CRYSIS, BIOSHOCK Y DEAD SPACE.

Zutroid dijo...

Pues a mí lo que me parece es que vosotros dos sois dos gordos con acné y sin novia