domingo, 26 de julio de 2009

Fauna urbana: Los góticos

¿Fauna urbana? ¿Pero esto que es lo que es? ¿Vais a rescatar esa sección? ¿En pleno domingo veraniego? Lo que sois es unos xenófobos.

Callaos todos, inútiles freaks. Aquí volvemos en PcP para daros la tabarra con un nuevo post, en este caso para volver al camino de una de las secciones que más fama y denuncias ante los juzgados dieron a este blog. Nos referimos a la sección de fauna urbana, en la que hemos analizado hasta ahora a una gran variedad de colectivos de subseres que infestan (infestan de "infestar", no de "infectar", amigos hoygan) nuestras urbes.

Curiosamente, a día de hoy, los chicos de PcP han puesto a parir al noventa por cien de las tribus urbanas que existen, restando casi únicamente por pasar por el patíbulo los hombres topo y los góticos. Como estamos pendientes de firmar un convenio de colaboración con los primeros que puede sacarnos de la pobreza de por vida vamos a introduciros hoy a los góticos.

"Hola, soy Victoria Francés, y me he forrado a base de hacer el mismo dibujo cien mil veces"


Los góticos son una de las tribus urbanas que cuentan con más y mejor público entre los consumidores de psicofármacos. Visten como si fuesen una mezcla entre payasos de la edad media y pintores bohemios del siglo diecinueve, sólo que totalmente de negro, pretendiendo así, no sólo asarse de calor en julio, sino también dar a entender al mundo lo tristes y lamentables que son sus vidas en nuestro planeta.

Por lo general todo este rollo de los góticos comienza durante la más temprana adolescencia, donde esos chavales que de pequeños no querían jugar al fútbol con los dás infantes y se dedicaban a hacer castillos de arena con forma de murciélago, comenzaron a entender que eran diferentes del resto de la sociedad y que sólo se tenían a sí mismos. Tras verse varias películas de Tim Burton, jugar un par de tardes al Vampiro y comenzar a escuchar música aún no compuesta y a dudar de su propia sexualidad, los jóvenes descubren el verdadero fin de su existencia: llamar la atención lo más posible pero fingir no querer llamarla porque los demás les traen de culo. Así, amigos lectores, nacen los góticos.

"Marilyn Manson antes de descubrir el poder del rol"


A partir de ahí su vida cambia, pasan a quedar sólo entre ellos, siempre de negro como si se les hubiese muerto el perro el día anterior, gastándose la paga que les dan sus padres con tal de perderlos de vista en polvos de talco, tiza, harina de trigo, algo de levadura y tintes de pelo, conformando pequeños grupos con costumbres fijas y extrañamente morbosas: visitar cementerios, recitar poesía, quejarse de su condición de incomprendidos y acudir a bares de música heavy. En este momento nuestro lector se topa con un problema: ¿bares de música heavy? ¿Y cómo los distingo de los propios heavys, que también van de negro y se cuidan más el pelo que un perro de exhibición? Pues porque mientras que los heavys acostumbran a parecer pasarlo de puta madre, los góticos se sientan en un rincón donde se ponen caritas unos a otros para demostrarse a sí mismos lo sensibles que son y que, aún en un lugar de gente semajante, destacan por lo torturada de su existencia.

Y es que los góticos se caracterizan, por encima de todo, por su extraña obsesión con la tristeza. ¿Como los emos? No, colega no, existen diferencias que no pueden escapar al ojo experto:

- Mientras que los emos toman su estilo de las diferentes bandas de pijopunks y su rollo pseudosuicida de su condición social alta, medio alta o medio idiota, los góticos son el fiel reflejo de influencias de otras épocas pasadas (pasadas y por lo tanto peores, que por no haber no había ni tele).

- Los emos acostumbran a pensar que los góticos son "un grupo respetable", algo así como una tribu urbana con una superioridad moral sobre ellos. Los góticos saben que los emos son unos retrasados mentales que sólo buscan enrollarse con alguien de su misma estética y grabarlo en vídeo para subirlo a youtube.

- Los emos, pese a ir de tristes por la vida, disfrutan de las pelipos de toda la vida y dejan escapar una risilla floja viendo Hostal Royal Manzanares. Sin embargo, los góticos precisan de algo dibujado por Luís Royo y de Eduardo Manostijeras para tener una erección.

En definitiva, que los Emos, adoradores de plastas como Green Day o Him chocan frontalmente con las tendencias góticas, lideradas por novelas de Lovecraft, Anne Rice y, más recientemente, la petarda esa de las novelas de vampiros de cuyo nombre no nos acordamos. Podríamos decir que los emos son algo así como góticos de Fotolog.

¿Cómo? ¿Que te molaría mogollón ser un gótico? ¿Que siempre te ha ido el rollo necrofílico y quieres hacerlo público de una forma indolora? Pues coño, te vamos a dar una de nuestras guías PcP para convertirte en gótico en siete cómodos pasos:

1. Abandona cualquier costumbre, tarea, estudios, trabajo, obligación o responsabilidad que tengas actualmente. Ahora tienes algo mucho más importante de lo que preocuparte: de tu infelicidad.

2. Viste de negro. Siempre. ¿Que hace calor? COño, pues más motivos para ir de negro. Es molón, es chulo, es decadente y va con tu nuevo estado de ánimo. Completa tu atuendo con suficiente maquillaje blanco como para parecer del color de la leche. Hay quien recomienda la brocha doméstica, nosotros no, nosotros os recomendamos algo terminal, al fin y al cabo no vais a volver a encajar entre humenos corrientes, por lo que lo mejor es la inmersión en anticongelante.

3. Tira esos posters de Lara Croft y de Barb Wire, cachogañán, ahora eso es basura sin sentido que sólo te recuerda que no eres normal y que lo normal es malo. Cómprate unos cuantos posters de Luís Royo y Victoria Francés, y alguno de Pesadilla Antes de Navidad. Y hazme el favor de tirar todas esas chorradas frikis, joder, que ahora eres algo más, algo que trasciende al mero coleccionismo. Tu habitación tiene que ser un oscuro y sucio chamizo, y a partir de ahora de "habitación" hostias, la llamarás "alcoba"

4. Diles a tus amigos que has cambiado, que ya no eres como antes, que ahora ves la vida tal y como es y que Andy, Lucas y Sergio Ramos serían delincuentes de no ser por la música y el fútbol. Ahora que te odian corre a quejarte con el grupo de tipos siniestros y presuntamente drogados de los que escapabas la semana pasada.

5. Intégrate eres uno más, participa en sus divertidos juegos, mezclad sangre, visitad cementerios, gesticulad por la calle, ¡apartaos de los convencionalismos! Y recuerda, a partir de ahora, lo que antes te daba mucho mal rollo, ahora resulta que es la hostia, y viceversa. Adiós a los adosados, adiós a las bodegas, hola a los ataúdes, crucifijos y alacranes.

6. Ten la mente abierta chaval, que se te nota tenso cuando otro tío (o en su defecto una gorda tatuada y descomunal) te da un abrazo. Date cuenta de que tu alma gemela puede estar atrapada en el cuerpo de alguien de tu mismo sexo (o de alguien sencillamente incómodo de mirar) y eso no puede ser óbice para que vuestra historia juntos siga adelante. En definitiva, enróllate con todo lo gótico que se mueva, chaval, a ver si vas a quedar de gótico frígido, y con todo es con todo eh, no con alguien ahí en plan parejita, a ver si vas a ser el menos liberal de tu grupete. Eso sí, sólo con lo gótico eh, si te lías con la típica pilingui discotequera... ¿cómo va a entender el tenebroso destino que os aguarda? Saluda a tu futuro, colega:



7. Recuerda: el mundo no está hecho para gentes como tu. Tu vida ahora la diriges tu mismo, y sólo tu eres dueño de los oscuros caminos por los que pasarás: dibujar, tocar la guitarra, la sodomía creativa, el fetichismo y la drogadicción son complementos que siempre te quedarán de puta madre a los ojos de tus nuevos colegas.

Y aquí termina nuestro post de hoy. Ningún gótico ni ninguna otra especie animal ha resultado herida durante la confección de este post.

Hala, pasadlo bomba, freaks.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que grande que hayáis recuperado esta maravillosa sección. Pero para otra, si alguno de estos animales resulta herido, nadie se va ha quejar...

Berna dijo...

"descubren el verdadero fin de su existencia: llamar la atención lo más posible pero fingir no querer llamarla porque los demás les traen de culo."

me habeis matao jajjaja