miércoles, 23 de septiembre de 2009

Pelis que molan: 28 días después

Hola, manada de mascarraíces. ¿Cómo os va? Era retórica. No nos importa. Por si no os habíais dado cuenta no queremos nada de vosotros. Sólo estamos aquí porque a un calamar de cuatro toneladas se le antoja que actuásemos como si fuésemos los sherpas de vuestra lamentable peregrinación por esta vida. Y eso hacemos.

Tras el juicio friki de hace un par de días ha quedado claro que el lector medio de PcP opina que los Ewoks se podían haber ido a cagar y el mundo no sólo seguiría en su sitio, sino que sería un lugar mejor. Si a esto unimos el hecho comprobado de que el lector medio de PcP es equiparable a una persona normal que ha descuidado su figura podemos establecer la teoría de el ciudadano medio piensa lo mismo, pero suda menos mientras lo piensa, siendo esto último irrelevante.

Pues bien, tras firmar la sentencia por la que condenamos al pueblo de Endor a pasar por el banco de trabajo de un taxidermista de Puerto Hurraco, los chicos de PcP volvemos al tajo, y lo hacemos con el fin de hablaros de una de esas pelis que molan.

Nos referimos a 28 Días Después, un apocalipsis zombie en plena campiña inglesa.



Y es que antes de hacer truños infumables para gafapastas con niños indios, allá por 2002, Danny Boyle hizo una de esas pelis que molan mogollón. 28 días después cuenta la historia de un contagio masivo de la Ira, un virus experimental liberado por un puñado de abraza-árboles que deciden soltar a un grupo de titís de un laboratoriode investigaciones bacteriológicas. El virus en cuestión se transmite por el intercambio de fluídos (que no te entre la risa floja, cachofriki), y hace que quien se infecta se vea imbuído (si es que en el fondo dominamos la lengua cervantina) de una rabia asesina y decida zumbarle a cualquier cosa que se mueva.

Esto nos lleva a nuestro protagonista, Jim, quien se despierta de un coma en un hospital de Londres 28 días después de que el virus comience a extenderse. En su particular huída topará con hordas de infectados, otros supervivientes, militares desquiciados y dementes (quienes no nos engañemos, actúan de la misma forma de la que lo harían los miembros de esta redacción de encontrarse en su situación), y todo ello para dar con dos finales alternativos, a cada cual más deprimente.

Cualquier cosa que os digamos a mayores de todo esto va a ser spoilearos de forma horrible.

Aún así, y tras esta breve reseña, vamos a recordaros tres zombi- cosas:

1


Por cojonuda que sea esta peli, su secuela, 28 Semanas Después, es más mala que practicar una endodoncia con una pata de cabra.



Desde el director hasta el último ayudante de cámara la película apesta. Nada que decir de los protagonistas que serían más creíbles haciendo un full monty que huyendo de los infectados. Lo peor es que alguien se atreva a decir que tiene algo que ver con el cine español.

2


Que sí, que son infectados, y no zombies, y que eso ya lo decía Enjuto Mojamuto en ese vídeo que estais hartos de ver y que no vamos a requeterrepetir.

3


En breve se estrenará Zombieland, una producción más en la líneade Epic Movie, Superhero Movie y similares.



Pues nada, mangurrianes, que nos vamos. Jodeos. Quizás nos deis tanta lástima que tengamos que volver a escribir algo mañana. Quizás no.

6 comentarios:

Luis E. Froiz dijo...

Si estos no son zombies, la madre de Lionel en Braindead tampoco? Y de producciones italianas como La Invasión De Los Zombis Atómicos? De hecho, podrían entrar también muchas heridas producidas por zombie que se infectan hasta matar al humano para que este resucite... Todo eso son infectados, y a la vez zombies. Por tanto, si se contagian como zombies y se comportan como zombies, a mi parecer, son zombies. Aunque sean más rápidos (a este comportamiento nuevo es lo que denomino en mis dejes gafapastas la característica básica que define al zombie postmoderno).

Y 28 semanas, aunque no mole tanto, y la cámara esté manejada por alguien con Parkinson (supongo que así conseguían subvenciones o algo, por usar a gente enferma), tiene grandes momentos, entre los que destaca LA MATANZA DE ZOMBIES CON LAS HÉLICES DE UN HELICÓPTERO!

Shonen_bat dijo...

la diferencia entre una plaga zombie y una plaga de infectados es que en las zombies TODO aquel que muera resucitara convertido en zombie, el hecho de que te muerdan solo acelera el proceso. No son lo mismo los zombies de romero que los infectados que tienen (digo tienen por que no la he visto) que aparecer en esta pelicula

MARY dijo...

Esta sí, no estubo mal pero yo la que quiero ver es Zombieland :P
Saludos!!!!

Luis E. Froiz dijo...

Mmmh, es que aquí también TODO el que es infectado, se convierte en zombie (o al menos lo que definan por ese ser con la infección ya desarrollada). La diferencia, realmente, solo radica en la velocidad, como ocurre con tantos ejemplos de zombies desde 28 días (El amanecer de los muertos, Left 4 Dead, Dead Set)

Shonen_bat dijo...

A lo que voy es que para ser un zombie tienes que morir, y en 28 dias despues imagino que no sera asi, por eso se dicen que son infectados y no zombies, la velocidad no importa nada en el termino que se le de, solo en lo flipah que quiera ser la pelicula/videojuego/serie

Luis E. Froiz dijo...

Si, es que el problema es ese, que si no mueren, para mucha gente no son zombies. No obstante, no considero necesaria la muerte para ser zombie, al igual que no me pongo quisquilloso y critico los zombies de O'Bannon porque hablan, o los del Left 4 Dead porque mueren disparándoles en el cuerpo y no solo en la cabeza. La norma zombie es poco estricta, y se basa, principalmente, en el comportamiento de los comedores de carne de la película, videojuego, cómic, serie, etc que sea, pero con cuestiones en común como es ese hecho de comer carne, y razonar poco o nada, al tiempo que además contagian al ser al que muerden. Si incluso se deberían considerar zombies los de I Drink Your Blood!