miércoles, 23 de diciembre de 2009

Mitos de la farándula: John Lithgow

¿Qué pasa gambiteros? ¿Cómo va ese rollo guapo? ¿Qué pasa con esa chavalada? Seguramente no tendréis ni puta idea de qué puñetas queremos decir con esto, lo que quiere decir dos cosas: uno, sois unos inútiles; dos, habéis venido al lugar equivocado. De entender algo os mandaríamos directamente a comentar las fotos del Tillate.

Hoy estamos un día más en la refundada redacción de PcP. Dicho sea de paso, esta redacción, cada día, va viendo como se le amontonan los currículums de frikis de buena voluntad de medio mundo y también, qué cojones, de algún que otro interesadillo que sólo busca la parte buena de ser redactor de PcP (lo de alternar con supermodelos y conocer a superestrellas del mundo del espectáculo); todos ellos buscan entrar a formar parte del nuevo elenco de PcP. Eso está bien. El Staff necesita descansar y el bueno de Albert, el calamar gigante que vive en nuestra salita de estar y pasa la mayor parte del tiempo durmiendo, leyendo el marca y fumando cohibas, también necesita alimentarse, con lo que la solución es buena para todos los elementos de la ecuación (todos los elementos que importan, claro está).

Pues eso, que estamos aquí hoy para rescatar una de las secciónes que hicieron grande (¿?), la de "Mitos de la farándula", en la que repasamos las trayectorias de iconos frikis injustamente maltratados por el mundo laboral y de los que sabemos que, en el peor de los casos, deberían estar gobernando estados y reuniéndose con jerifantes en vez de ser "aquél tipo de aquella peli" para el común de los mortales.

Hoy nos vamos con nuestro botijo del tiempo a 1945. Hitler y su mujer ya habían jugado al "juego de los vasos" y la bomba atómica acababa de ser testada con devastadores resultados. Días después del comienzo de los juicios de Nuremberg, en medio de un clima mundial de seriedad y taciturnismo, viene al mundo en el estado de Nueva York, John Lithgow, un auténtico "mito de la farándula".



Hijo de madre actriz y padre director, el pobre de John luchó para no tener nada que ver con sus padres, a quienes con toda seguridad consideraba un par de excéntricos y estrafalarios alternativillos. Así, consiguió estudiar en Harvard, donde se graduó con la calificación de "cum laude" (pero cum laude de verdad, no como los de aquí, que si te descuidas te tocan en una tómbola) a la edad de 22 años.

Sin embargo, su sangre le pedía a gritos dedicarse al mundo del escenario. Así, en 1973 debutó en Broadway, y del teatro se fue de cabeza a la pantalla, tanto a la grande como a la pequeña, siendo en esta última en la que obtuvo los mayores éxitos de su carrera.

Además de al mundo de la actuación, dedica parte de su tiempo a trabajar para los frikis de las próximas generaciones, como autor (de libros de cuentos que luego lee como sólo saben hacer y poner de moda los americanos) y como cantante (de canciones pseudoeducativas).

Sí sí, todo esto está muy bien, muy guay el tío, estamos todos a punto de llorar de lo guay que es el gañán este, pero... ¿qué le convierte en un verdadero Mito de la Farándula? ¿El haber participado en cienes de películas sin tener medio papel decente (bueno, en Ricochet quizás era medio decente, pero la peli era un asco...)? Pues con una carrera de eterno secundario no basta, no... ¿Qué es entonces lo que le hace merecedor de entrar en este selecto club creado por el staff de PcP? Pues por cuatro trabajos en concreto:

3rd Rock From the Sun

En 1996 arrancó en yankilandia la serie que aquí sería titulada "Cosas de Marcianos". Este título, mucho menos ocurrente que el original, responde a la perenne necesidad de Antena 3 de, a falta de traductores titulados, recurrir a ver los tres primeros minutos del piloto de cada serie y comenzar y titularla "Cosas de X", donde X varía en función de lo que, a juicio de los entendidos, sean los protagonistas. Así hemos tenido Cosas de Hermanas, de Hermanos, de Gemelas, de Brujas, de Casa (es que lo único que se veía por allí era la cortinilla de la casa vista desde fuera entre escena y escena) y, como no, de Marcianos.



A ello. Como sabréis, la serie cuenta la historia de un grupo de extraterrestres que, por órdenes de "La Gran Cabeza Flotante", son enviados a La Tierra para infiltrarse entre los humanos y obtener datos sobre su cultura. Así, los cuatro miembros de la tripulación se hacen pasar por una familia afincada en Nueva Jersey. Juntos van descubriendo los entresijos de la vida humana, así como de sus cuerpos, que les van sorprendiendo con efectos como la pubertad, la menstruación (que no te entre la risa floja, cachofriki), o el amor. John interpreta a Dick Solomon, quien debe hacerse pasar por profesor de instituto y quien pronto se enamorará de su compañera de trabajo terrícola.



Su actuación como el cabeza de familia y personaje más importante de la serie le llevó a ser nominado seis veces consecutivas (todas las temporadas que duró la serie) como mejor actor de comedia, ganando el premio en tres ocasiones.

Shrek

Mike Myers fue Shrek. Eddie Murphy fue el asno. Cameron "Arf Arf" Díaz fue la princesa Fiona. Y John Lithgow dio voz a Lord Farquaad, el raquítico monarca absoluto del pueblo de Duloc.

"¿A dónde vas a correr ahora, hombre de genjibre?"


El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi

No no, no nos lapidéis aún. John no participó en ninguna de las dos películas. Sin embargo sí dio voz a Yoda en la adaptación radiofónica de la serie.

Dexter

La cuarta temporada de Dexter acaba de terminar, y John ha encarnado a uno de los más aterradores psicópatas que jamás habréis visto y, conociendo vuestros gustos habréis visto gritones de ellos.



John encarna a "Trinity", un demente que dedica su vida a una siniestra trinidad de asesinatos que se repiten por todos los Estados Unidos sin conexión aparente. Da tanto miedo que a más de un miembro de la redacción le ha producido la más líquida de las diarreas.

-------------------


En fin, que John es un Mito de la Farándula por derecho propio, que 3rd Rock From the Sun es una de esas series maltratadas por las productoras, que Lord Farquaad debería haberla metido en adobo, que sólo los yankis harían versiones radiofónicas de la saga Star Wars, y que Dexter es una serie que todos debéis ver.

Ahora nos vamos, pero volveremos mañana, aunque sólo sea para felicitaros las fiestas... o para mandaros a cagar, quien sabe.

7 comentarios:

Nolfy dijo...

Ayer mismo vi la final de la cuarta temporada de Dexter. (por ende, mi serie favorita de todos los tiempos)

Mae mía, mae mía, qué capitulazo.

Tiene varios grandes momentos, pero de verdad, el final del todo me dejó totalmente traumatizado, patidifuso y flipado.

¿Para cuando un "Series que molan: Dexter"?

Nolfy dijo...

Por cierto que es verdad, si los malos de Dexter acojonan... este se lleva la palma... y eso que es viejo, tiene tripita cervecera y una calva como un aeropuerto.

Denis dijo...

Los viejos con tripa cervecera y calva son los más peligrosos. Si no mira tú al Hannibal Lecter. Con sus senta y tantos, su pelo blanco, su tripita, y esa cara de neerd que bebe de la taza del water en cada recreo gracias al capitan del equipo de futbol. Pero mira; es uno de los entes (junto a Galactus) al que no es buena idea invitarle a cenar.

...almenos no en este planeta, claro.

Wizzard dijo...

muy bueno si, muy bueno, pero si no abro hoy el puto correo no me entero de que habíais vuelto, no podíais haber avisado antes no...

Out Of Time Man dijo...

Muy buen artículo, pero se os ha olvidado mencionar algo importantísimo: Lithgow iba a ser el doctor Emmett Brown en Regreso al Futuro... pero algo se torció y acabo siéndolo Christopher Lloyd. ¿Sabíais que, en un primer momento, Marty McFly iba a ser interpretado por Eric Stoltz, el de Pulp Fiction?

BrownCoat dijo...

Cuando lo vi aparecer en Dexter flipé, hace muy buen papel ¿se pueden largar spoilers aquí? bueno no me arriesgo, pero hay una escena flipante donde alguien acaba con un dedo roto que me ensucié la ropa interior... No sabía lo de regreso al futuro, interesante...

El Staff dijo...

No, por Bruce, nada de spoilers aquí, ya nos cuesta a nosotros no cascarlos.